CAM­BIO DE MEN­TA­LI­DAD

Conectate - - CONÉCTATE - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

Un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do por Char­les Sch­wab arro­jó que en EE. UU. 2,4 mi­llo­nes de dó­la­res es la ci­fra de ri­gor pa­ra que una fa­mi­lia se sien­ta acau­da­la­da, y que un po­co más de 1 mi­llón es lo que se pre­ci­sa pa­ra sen­tir­se desaho­ga­do. La­men­ta­ble­men­te, eso sig­ni­fi­ca que ape­nas el 10% de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se se sien­te desaho­ga­da. Des­pués ve­ni­mos to­dos los de­más. Apar­te de eso, in­de­pen­dien­te­men­te de la po­si­ción de una fa­mi­lia en el es­pec­tro de in­gre­sos, ca­si to­das se­ña­la­ron que ne­ce­si­ta­ban un po­co más. Com­pá­re­se eso con la si­tua­ción de la ma­yor par­te de la po­bla­ción mun­dial, que vi­ve en paí­ses en vías de desa­rro­llo en los que se­me­jan­tes mon­tos se con­si­de­ran ju­go­sas for­tu­nas a las que so­la­men­te tie­nen ac­ce­so los más adi­ne­ra­dos.

Yo he si­do una de esas per­so­nas que siem­pre pien­san que ne­ce­si­tan un po­co más. Me cos­tó bas­tan­te apren­der a ma­ne­jar mi di­ne­ro sin de­jar­me con­tro­lar por él. Ahon­dar un po­co en lo que di­ce la Bi­blia so­bre el te­ma me ayu­dó a es­ta­ble­cer un me­jor mar­co de re­fe­ren­cia pa­ra nues­tra economía. A con­ti­nua­ción, al­gu­nos prin­ci­pios que es­tán bien cla­ros en las Es­cri­tu­ras: Mi di­ne­ro le per­te­ne­ce a Dios.

¡To­do lo que te­ne­mos ha ve­ni­do de Ti, y te da­mos so­lo lo que Tú pri­me­ro nos dis­te! 1 Cró­ni­cas 29:14 ( NTV) El amor al di­ne­ro es pe­li­gro­so y con­du­ce a la in­sa­tis­fac­ción.

Los que aman el di­ne­ro nun­ca ten­drán su­fi­cien­te. ¡Qué ab­sur­do es pen­sar que las ri­que­zas traen ver­da­de­ra fe­li­ci­dad! Ecle­sias­tés 5:10 ( NTV) La vir­tud es pre­fe­ri­ble a las ri­que­zas.

Me­jor es lo po­co del jus­to, que las ri­que­zas de mu­chos pe­ca­do­res. Sal­mo 37:16

La ge­ne­ro­si­dad es una obli­ga­ción de quie­nes tie­nen di­ne­ro.

Si al­guien tie­ne su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra vi­vir bien y ve a un her­mano en ne­ce­si­dad pe­ro no le mues­tra com­pa­sión, ¿có­mo pue­de es­tar el amor de Dios en esa per­so­na? 1 Juan 3:17 ( NTV) No to­me­mos pres­ta­do con im­pru­den­cia.

El que to­ma pres­ta­do es sier­vo del que pres­ta. Pro­ver­bios 22:7 No pon­ga­mos nues­tra fe en el di­ne­ro.

A los ri­cos de es­te si­glo man­da que no sean al­ti­vos, ni pon­gan la es­pe­ran­za en las ri­que­zas, las cua­les son in­cier­tas, sino en el Dios vi­vo, que nos da to­das las co­sas en abun­dan­cia pa­ra que las dis­fru­te­mos. 1 Ti­mo­teo 6:17

Huel­ga de­cir que esa no es una lis­ta ex­haus­ti­va de ver­sícu­los so­bre la ma­te­ria. Es más, las Es­cri­tu­ras to­can bas­tan­te el te­ma de los bie­nes ma­te­ria­les. Un con­cep­to ge­ne­ra­li­za­do que se atri­bu­ye al cris­tia­nis­mo es que el di­ne­ro es per­ni­cio­so o que Dios se opo­ne al bie­nes­tar eco­nó­mi­co. No es cier­to.

El di­ne­ro no es ni bueno ni ma­lo. Eso sí, el buen o mal uso que le da­mos re­ve­la có­mo so­mos. La Pa­la­bra de Dios con­tie­ne prin­ci­pios pa­ra ad­mi­nis­trar sa­na­men­te nues­tros re­cur­sos. La apli­ca­ción de esos prin­ci­pios le ha per­mi­ti­do a nues­tra fa­mi­lia sor­tear o ma­ne­jar nues­tros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, tan­to en las tem­po­ra­das de abun­dan­cia co­mo en las de es­ca­sez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.