SAL Y LUZ

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam

Je­sús co­mien­za el Ser­món del Mon­te con las Bie­na­ven­tu­ran­zas, que ofre­cen una vi­sión ge­ne­ral de có­mo de­ben vi­vir su fe los se­gui­do­res de Sus en­se­ñan­zas. En el res­to del ser­món en­tra en ma­yo­res de­ta­lles y pre­sen­ta otros prin­ci­pios que am­plían los ex­pues­tos en las Bie­na­ven­tu­ran­zas.

Uno de esos prin­ci­pios apa­re­ce jus­to a con­ti­nua­ción de las Bie­na­ven­tu­ran­zas. Es el si­guien­te: «Us­te­des son la sal de es­te mun­do. Pe­ro si la sal pier­de su sa­bor, ¿có­mo se­gui­rá sa­lan­do? Ya no sir­ve más que pa­ra arro­jar­la fue­ra y que la gen­te la pi­so­tee. Us­te­des son la luz del mun­do. Una ciu­dad si­tua­da en lo al­to de una montaña no pue­de ocul­tar­se. Tam­po­co se en­cien­de una lám­pa­ra de acei­te y se ta­pa con una va­si­ja. Al con­tra­rio, se po­ne en el can­de­le­ro, de ma­ne­ra que alum­bre a to­dos los que es­tán en la ca­sa. Pues así de­be alum­brar la luz de us­te­des de­lan­te de los de­más, pa­ra que vien­do el bien que ha­cen ala­ben a su Pa­dre ce­les­tial» 1. En la An­ti­güe­dad, la sal era mu­cho más im­por­tan­te que hoy. La ley mo­sai­ca exi­gía que los sa­cri­fi­cios rea­li­za­dos en el tem­plo con­tu­vie­ran sal, y los sol­da­dos ro­ma­nos re­ci­bían una por­ción de su suel­do en sal. Una piz­ca de sal que se agre­gue a la co­mi­da con­di­men­ta to­do el pla­to y le da mu­cho me­jor sa­bor. Los au­tén­ti­cos se­gui­do­res de Je­sús irra­dian los atri­bu­tos men­cio­na­dos en las Bie­na­ven­tu­ran­zas y a lo lar­go del Ser­món del Mon­te, con lo que ejer­cen una in­fluen­cia po­si­ti­va en sus con­gé­ne­res. En ese sen­ti­do son co­mo sal, ya que dan sa­bor a to­dos los que es­tán a su al­re­de­dor.

Des­de tiem­pos re­mo­tos la sal se em­pleó pa­ra con­ser­var la co­mi­da —más que na­da el pes­ca­do y la car­ne— y evi­tar que se pu­drie­ra y des­com­pu­sie­ra. En el mun­do, los cre­yen­tes pue­den y de­ben in­fluir en las per­so­nas y en la so­cie­dad de ma­ne­ra que se pre­ser­ven los bue­nos y sa­nos va­lo­res y se con­tra­rres­te lo que se­gún las Es­cri­tu­ras es per­ni­cio­so. Los cris­tia­nos te­ne­mos la mi­sión de ser una fuer­za es­pi­ri­tual y mo­ral po­si­ti­va en es­te mun­do, vi­vien­do las en­se­ñan­zas de Je­sús, es­for­zán­do­nos por emu­lar­lo y dan­do a co­no­cer la bue­na nue­va de la sal­va­ción.

Hoy en día sa­be­mos que la sal pu­ra (clo­ru­ro só­di­co) no pier­de su sa­bor. Sin em­bar­go, por lo ge­ne­ral en tiem­pos de Je­sús la sal no era pu­ra, to­da vez que no ha­bía re­fi­ne­rías. En

Pa­les­ti­na la sal so­lía pro­ce­der del mar Muer­to y era más pul­ve­ru­len­ta que la de hoy en día. Ade­más con­te­nía otros mi­ne­ra­les. Por ser la sal la par­te más so­lu­ble de la mez­cla, se co­rría el pe­li­gro de que el agua se lle­va­ra la sal, da­do que el clo­ru­ro de so­dio es hi­dro­so­lu­ble. De mo­do que si es­ta­ba ex­pues­ta a con­den­sa­ción o a la llu­via, po­día di­sol­ver­se y per­der­se. Cuan­do eso su­ce­día, aun­que el pol­vo blan­co que que­da­ba se­guía pa­re­cien­do sal, ni sa­bía a sal ni te­nía sus pro­pie­da­des con­ser­van­tes. No ser­vía pa­ra na­da. Al igual que la sal sosa, los dis­cí­pu­los que no es­tán au­tén­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­dos pa­ra ac­tuar co­mo dis­cí­pu­los se vuel­ven in­efi­ca­ces.

A con­ti­nua­ción Je­sús uti­li­za otra me­tá­fo­ra pa­ra se­ña­lar que los dis­cí­pu­los de­ben ilu­mi­nar el mun­do que los ro­dea, y que si no po­nen de manifiesto las obras del Pa­dre son co­mo lu­ces que no se ven. El mun­do ne­ce­si­ta la luz de Je­sús, y los dis­cí­pu­los de­ben ser vi­si­bles, co­mo una ciu­dad asen­ta­da so­bre un mon­te, que de día se ve cla­ra­men­te de le­jos y de no­che tam­bién gra­cias a sus lu­ces.

Je­sús ha­bla tam­bién de las lám­pa­ras que se usan den­tro de una ca­sa. La tí­pi­ca ca­sa cam­pe­si­na de Is­rael con­ta­ba con un úni­co cuar­to, con lo que una so­la lám­pa­ra la ilu­mi­na­ba to­da. En tiem­pos de Je­sús, las lám­pa­ras do­més­ti­cas con­sis­tían en un cuen­co de acei­te, no muy hon­do, con una me­cha. Nor­mal­men­te es­ta­ban fi­jas y se co­lo­ca­ban en un can­de­le­ro. Je­sús se­ña­la que la lám­pa­ra se po­ne en el can­de­le­ro pa­ra que ilu­mi­ne to­da la ca­sa; no se ta­pa con una va­si­ja, pues no se al­can­za­ría a ver la luz. Tal va­si­ja —pa­la­bra que en al­gu­nas ver­sio­nes de la Bi­blia se tra­du­ce co­mo ca­jón— era un re­ci­pien­te que se em­plea­ba pa­ra me­dir grano y te­nía unos nue­ve li­tros de ca­pa­ci­dad. Se ha­cía de ba­rro o de jun­cos. Al co­lo­car un re­ci­pien­te de ese ti­po so­bre una lám­pa­ra, se ocul­ta­ría to­tal­men­te la luz y ter­mi­na­ría apa­gán­do­se.

Pa­ra que una lám­pa­ra cum­pla su pro­pó­si­to, que es alum­brar, tie­ne que es­tar vi­si­ble; por con­si­guien­te, ta­par la luz se­ría ab­sur­do, con­tra­rio a la ra­zón de ser de la lám­pa­ra. Asi­mis­mo, pa­ra ser cris­tia­nos efi­ca­ces de­be­mos vi­vir de tal ma­ne­ra que otros no­ten que so­mos cris­tia­nos y se­pan có­mo es una per­so­na que se ri­ge por las en­se­ñan­zas de Je­sús. Así co­mo una ciu­dad ubi­ca­da so­bre un mon­te se dis­tin­gue cla­ra­men­te y una lám­pa­ra ilu­mi­na to­da la ca­sa, tam­bién no­so­tros de­be­mos ser luz de Dios pa­ra las per­so­nas con las que nos re­la­cio­ne­mos.

Más ade­lan­te en el Ser­món del Mon­te Je­sús en­se­ña a Sus dis­cí­pu­los que no de­ben de­jar que otros vean las bue­nas obras que ha­gan, lo cual a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce con­tra­de­cir lo que se in­di­ca aquí: « Así de­be alum­brar la luz de us­te­des de­lan­te de los de­más, pa­ra que vien­do el bien que ha­cen ala­ben a su Pa­dre ce­les­tial».

En el ejer­ci­cio de nues­tra fe de­be­mos es­for­zar­nos al má­xi­mo por re­fle­jar a Dios: ac­tuan­do con amor, mi­se­ri­cor­dia y com­pa­sión, ayu­dan­do al pró­ji­mo, prac­ti­can­do la ge­ne­ro­si­dad, etc. No obs­tan­te, nues­tra me­ta de­be ser ha­cer to­do eso pa­ra la glo­ria de Dios, no la nues­tra. Nues­tra mo­ti­va­ción pa­ra ayu­dar a nues­tros se­me­jan­tes, pa­ra tra­du­cir en ac­cio­nes las en­se­ñan­zas de Je­sús, de­be ser nues­tro com­pro­mi­so de amar a Dios y amar al pró­ji­mo co­mo a no­so­tros mis­mos. Eso for­ma par­te de nues­tra iden­ti­dad co­mo cris­tia­nos, ya que nues­tra fi­na­li­dad es vi­vir de una ma­ne­ra que glo­ri­fi­que a Dios. Ha­bien­do pa­sa­do a ser par­te de la fa­mi­lia de Dios, re­fle­ja­mos Sus atri­bu­tos, por cuan­to Él es nues­tro Pa­dre.

Ser se­gui­do­res de Je­sús y de Sus en­se­ñan­zas sig­ni­fi­ca ser dis­tin­tos. Co­mo di­jo Je­sús: «No son del mun­do, sino que Yo los es­co­gí de en­tre el mun­do» 2. El após­tol Pa­blo lo ex­pre­só de la si­guien­te ma­ne­ra: « An­tes us­te­des eran ti­nie­blas, pe­ro aho­ra son luz en el Se­ñor; an­den co­mo hi­jos de luz. Por­que el fru­to de la luz con­sis­te en to­da bon­dad, jus­ti­cia y ver­dad » 3.

Los dis­cí­pu­los de Je­sús so­mos la luz del mun­do. Co­mo una ciu­dad asen­ta­da so­bre un mon­te que no se pue­de es­con­der, co­mo una lám­pa­ra que alum­bra a to­dos los que es­tán en la ca­sa, he­mos si­do lla­ma­dos a de­jar bri­llar la luz que lle­va­mos den­tro, de ma­ne­ra que otros la vean y glo­ri­fi­quen a Dios. Los cris­tia­nos de­be­mos re­fle­jar en el mun­do la luz de Dios, a fin de ilu­mi­nar la sen­da que con­du­ce ha­cia Él. Es par­te in­te­gral de la fun­ción que de­be­mos desem­pe­ñar.

La vo­ca­ción de los cris­tia­nos es ser la sal de la tie­rra y la luz del mun­do. Pa­ra ser efi­ca­ces y fie­les a nues­tro lla­ma­do, de­be­mos se­guir sien­do sa­la­dos, y no per­mi­tir que na­da ta­pe nues­tra luz; de lo con­tra­rio nos tor­na­mos in­efi­ca­ces, co­mo sal que ha per­di­do su sa­bor, co­mo luz que no be­ne­fi­cia a na­die. Nues­tro com­pro­mi­so co­mo se­gui­do­res de Je­sús de­be ser vi­vir Sus en­se­ñan­zas de tal ma­ne­ra que la luz que lle­va­mos den­tro alum­bre a los de­más, pa­ra que vean nues­tras bue­nas obras, nues­tros ac­tos de amor, ob­ser­ven có­mo nos con­du­ci­mos en el amor de Dios, pres­ten aten­ción y dis­tin­gan en no­so­tros el re­fle­jo de Dios. Nues­tra es­pe­ran­za es que, que­rien­do sa­ber lo que nos trans­for­mó en lo que so­mos, nos den opor­tu­ni­dad de ha­blar­les del amor que sien­te Dios por ellos, y ter­mi­nen es­ta­ble­cien­do una re­la­ción con Él y glo­ri­fi­cán­do­lo aún más.

Sea­mos to­dos ver­da­de­ra­men­te la sal de la tie­rra y la luz del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.