¿POR QUIÉN HA­CES EL TON­TO?

Conectate - - NEWS - Linda Cross Linda Cross es una ma­má de­di­ca­da a su ho­gar. Tie­ne sie­te bu­lli­cio­sos y en­can­ta­do­res hi­jos. Vi­ve en Sue­cia.

«Per­ma­nez­can en Mí, y Yo per­ma­ne­ce­ré en us­te­des. Así co­mo nin­gu­na ra­ma pue­de dar fru­to por sí mis­ma, sino que tie­ne que per­ma­ne­cer en la vid, así tam­po­co us­te­des pue­den dar fru­to si no per­ma­ne­cen en Mí. […] El que per­ma­ne­ce en Mí, co­mo Yo en él, da­rá mu­cho fru­to; se­pa­ra­dos de Mí no pue­den us­te­des ha­cer na­da » 1.

He com­pro­ba­do la ve­ra­ci­dad de es­te ver­sícu­lo en mi pro­pia vi­da. Cuan­do ha­go el es­fuer­zo de po­ner a Je­sús en pri­mer lu­gar, las opor­tu­ni­da­des se pre­sen­tan pro­vi­den­cial­men­te y se me abren puer­tas pa­ra dar a co­no­cer mi fe, mu­chas ve­ces mien­tras lle­vo a ca­bo mis ac­ti­vi­da­des dia­rias, co­mo via­jar en trans­por­te pú­bli­co.

En uno de esos via­jes, en el mo­men­to en que me acer­ca­ba a la es­ta­ción de bu­ses re­ple­ta de gen­te vi a dos hom­bres en evi­den­te es­ta­do de ebrie­dad. Uno de ellos lle­va­ba una bol­sa de plás­ti­co car­ga­da de la­tas de cer­ve­za. Los dos ha­cían mu­cho rui­do y mo­les­ta­ban, y mi reac­ción ini­cial fue guardar cier­ta dis­tan­cia, pues no que­ría que me in­co­mo­da­ran.

Pe­ro en­ton­ces sen­tí que el Se­ñor me de­cía: «¡Há­bla­les!» Me di cuen­ta de lo rá­pi­do que los ha­bía juz­ga­do por su as­pec­to y com­por­ta­mien­to. La Bi­blia di­ce: «La gen­te juz­ga por las apariencias, pe­ro el Se­ñor mi­ra el co­ra­zón» 2. A Je­sús no le im­por­ta­ba

la eti­que­ta o la po­si­ción so­cial de una per­so­na cuan­do de­ci­día brin­dar­le Su amor y aten­ción. Has­ta Él mis­mo fue acu­sa­do de ser un bo­rra­cho y de­nun­cia­do por ro­dear­se de ma­las com­pa­ñías. Pu­so el amor por en­ci­ma del pres­ti­gio y la co­mo­di­dad.

Me de­ba­tía en­tre obe­de­cer la in­di­ca­ción del Se­ñor y des­es­ti­mar­la, pe­ro de­ci­dí lan­zar­me. Le en­tre­gué a ca­da uno un fo­lle­to cris­tiano y les di­je que es­pe­ra­ba que les gus­ta­ran mu­cho. El que lle­va­ba la bol­sa con las la­tas de cer­ve­za me res­pon­dió que ha­bía te­ni­do de­ma­sia­das ma­las ex­pe­rien­cias con cris­tia­nos que ha­bla­ban del amor de Je­sús pe­ro con un tu­fi­llo de su­pe­rio­ri­dad.

— No quie­ro sa­ber na­da de ellos — agre­gó.

A me­di­da que la pa­ra­da de bu­ses se iba lle­nan­do de gen­te, es­ta es­cu­cha­ba en si­len­cio nues­tra in­só­li­ta con­ver­sa­ción so­bre la sal­va­ción.

De pron­to, el más gro­se­ro de los dos, con son­ri­sa ma­li­cio­sa y voz cla­ra y fuer­te, pro­cla­mó:

—¡Yo acep­to a Je­sús si me pue­do acos­tar con­ti­go!

Me di cuen­ta de que su exa­brup­to no te­nía otra in­ten­ción que es­can­da­li­zar y aver­gon­zar a una cre­yen­te; y así era, pues ni tiem­po ha­bía te­ni­do de con­tes­tar­le cuan­do agre­gó sus­pi­ran­do: — O si me das al­go de co­mer. —¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que co­mis­te al­go? —le pre­gun­té.

—No he pro­ba­do bo­ca­do en dos días —res­pon­dió.

Hu­bo si­len­cio. Le pre­gun­té al Se­ñor qué de­bía ha­cer. Sa­bía que aque­lla era una opor­tu­ni­dad de que Je­sús lle­ga­ra al co­ra­zón de aquel hom­bre per­di­do y le de­mos­tra­ra lo mu­cho que lo ama.

— Muy bien —res­pon­dí—. Es­ta no­che voy a pre­pa­rar es­pa­gue­tis pa­ra mi fa­mi­lia. Te pue­do traer co­mi­da ca­lien­te a la ho­ra de la ce­na.

Con gus­to acep­tó, y nos pu­si­mos de acuer­do en la ho­ra. A par­tir de ese mo­men­to, su ac­ti­tud cam­bió de des­pec­ti­va a res­pe­tuo­sa.

Co­mo fal­ta­ba po­co pa­ra que lle­ga­ra el bus, sen­tí que Dios que­ría que me ofre­cie­ra a orar por él.

Su com­pa­ñe­ro — que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do el más dis­cre­to de los dos— reac­cio­nó gri­tan­do con fu­ria: —Y ¿có­mo va a ayu­dar­lo Je­sús! Pe­ro el hom­bre con el que yo ha­bla­ba lo pu­so en su lu­gar di­cién­do­le:

—¡Más res­pe­to por la ora­ción, hom­bre! Ella va a re­zar por mí.

Pu­se mi mano so­bre su hom­bro y am­bos aga­cha­mos la ca­be­za an­te una mul­ti­tud que no nos qui­ta­ba la vis­ta de en­ci­ma. Re­cé por su sal­va­ción, pa­ra que com­pren­die­ra cuán­to lo ama Je­sús y se li­be­ra­ra del al­coho­lis­mo.

Se con­mo­vió, y con voz cor­ta­da con­fe­só:

— Me in­va­dió una cá­li­da sen­sa­ción cuan­do re­zas­te. Ja­más ha­bía sen­ti­do al­go así. Lle­gó el bus, y me subí. —¡Gra­cias! — di­jo, y nos des­pe­di­mos.

Al pre­pa­rar la ce­na esa tar­de nos per­ca­ta­mos de que la co­mi­da al­can­za­ría pa­ra dos per­so­nas ex­tra. Pu­si­mos en un en­va­se lo que les íba­mos a lle­var y agre­ga­mos cu­bier­tos des­car­ta­bles y ser­vi­lle­tas.

No sa­bía si el hom­bre se pre­sen­ta­ría a la ho­ra que ha­bía­mos acor­da­do, pe­ro lo hi­zo. Pa­ra en­ton­ces ya no es­ta­ba be­bi­do. Nos que­da­mos en la es­ta­ción, que a esa ho­ra es­ta­ba va­cía, y con­ver­sa­mos un ra­to so­bre el po­der sa­na­dor de Je­sús. Al en­tre­gar­le la co­mi­da le ex­pli­qué que ha­bía­mos ser­vi­do su­fi­cien­te pa­ra dos.

—¡Gra­cias! — ex­cla­mó—. Mi com­pa­ñe­ro tam­bién tie­ne ham­bre. Yo pen­sa­ba com­par­tir mi ra­ción con él. Nun­ca na­die ha­bía he­cho al­go así por mí.

Me em­bar­gó una emo­ción muy gran­de al ver los efec­tos de ha­ber es­ta­do dis­pues­ta a obe­de­cer cuan­do Je­sús me pi­dió que me sa­lie­ra de mi zo­na de con­fort pa­ra tes­ti­fi­car y ma­ni­fes­tar el amor de Dios a aquel hom­bre, aun­que al prin­ci­pio me mo­ría de ver­güen­za por to­do el pú­bli­co que nos ob­ser­va­ba. Me dan ga­nas de arries­gar­me a ha­cer el ton­to por Cris­to3, sin im­por­tar lo que Él me pi­da, por muy di­fí­cil que me re­sul­te al prin­ci­pio. Es­te es el desafío: «Yo ha­go el ton­to por Cris­to. ¿Tú por quién lo ha­ces?»

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.