LA MÚ­SI­CA DE NUES­TRA VI­DA

Conectate - - NEWS - Ch­ris Miz­rany Ch­ris Miz­rany es di­se­ña­dor de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo ( Su­dá­fri­ca).

Si al­guien me pre­gun­ta­se mi opi­nión so­bre la mú­si­ca, le con­tes­ta­ría que soy un en­tu­sias­ta. Mis ami­gos tal vez me ca­ta­lo­ga­rían de fa­ná­ti­co, pe­ro no les ha­go ca­so.

La mú­si­ca tie­ne al­go inex­pli­ca­ble que nos emo­cio­na y con­mue­ve. Una le­tra con fuer­za pue­de ser jus­to lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra le­van­tar­nos el áni­mo y ale­grar­nos la exis­ten­cia. Per­so­nal­men­te, de­bo a mu­chos com­po­si­to­res ins­pi­ra­dos in­fi­ni­dad de gra­tos mo­men­tos.

Sin em­bar­go, aun­que la mú­si­ca no ten­ga le­tra, la me­lo­día, las ar­mo­nías y el flu­jo ex­pre­si­vo de una com­po­si­ción lo di­cen to­do. Cuan­do es­cu­cho una obra clá­si­ca ad­vier­to que mis emo­cio­nes van mu­dan­do con las no­tas. Los tem­blo­res len­tos y ta­ci­tur­nos dan lu­gar a rit­mos ale­gres y sal­ta­ri­nes, tem­pes­ta­des ca­da vez más fuer­tes y cie­los cre­pus­cu­la­res. La mú­si­ca me trans­por­ta sin es­fuer­zo, y sin que ha­ya pa­la­bra al­gu­na cap­to el sen­ti­do con cla­ri­dad.

He des­cu­bier­to que es­te con­cep­to tie­ne otra apli­ca­ción en mi vi­da. Ten­go la for­tu­na de con­tar con ami­gos lea­les, lle­nos de fe, que se to­man la mo­les­tia de le­van­tar­me el áni­mo cuan­do su­cum­bo an­te emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. Sue­len re­cor­dar­me al­gún ver­sícu­lo, tes­ti­mo­nio, fra­se o has­ta al­gu­na anéc­do­ta gra­cio­sa. Igual que la le­tra de una bue­na can­ción, me in­fun­den es­pe­ran­za y op­ti­mis­mo. Agra­dez­co mu­chí­si­mo su apo­yo.

Por otra par­te, a ve­ces no di­cen na­da. Tal vez ni es­tán al tan­to de mis lu­chas in­ter­nas. Si­guen ade­lan­te con su vi­da, li­dian­do con sus al­ti­ba­jos; pe­ro la mú­si­ca de su al­ma re­sue­na en la mía. Per­ci­bo las tem­pes­ta­des, los cie­los des­pe­ja­dos, los mo­men­tos fe­li­ces y los tran­ces tur­bu­len­tos. En me­dio de to­do eso, veo su com­pro­mi­so in­que­bran­ta­ble de con­fiar en Je­sús. Sin­ce­ra­men­te, la can­ción de su vi­da re­sue­na con ma­yor fuer­za que cual­quier con­se­jo sa­bio, ada­gio in­ge­nio­so o ex­pre­sión ver­bal.

Ten­go cla­ro que se ne­ce­si­tan am­bas co­sas. Hay mo­men­tos pa­ra dar res­pues­tas a quien es­tá ago­bia­do y bus­ca paz. A ve­ces, no obs­tan­te, aun­que nues­tras pa­la­bras sean po­cas, la mú­si­ca de nues­tra vi­da —la for­ma en que vi­vi­mos y la me­di­da en que ama­mos— siem­pre se de­ja oír.

Si es­tás tris­te y con el áni­mo por los sue­los, o co­no­ces a al­guien en esa si­tua­ción y quie­res brin­dar­le apo­yo, re­cu­rre a Je­sús. Co­mien­za por pe­dir­le que en­tre en tu vi­da aho­ra mis­mo:

Je­sús, sien­to Tu lla­ma­do a la puer­ta de mi co­ra­zón. Te rue­go que en­tres y me re­ga­les vi­da eter­na con­ti­go. Ayú­da­me a ha­cer lo que pue­da por tra­tar a los de­más con amor y con­si­de­ra­ción, pa­ra que ellos tam­bién lle­guen a co­no­cer­te. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.