MIS OJOS

Conectate - - NEWS - Elsa Si­chrovsky Elsa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

De ni­ña te­nía un ojo pe­re­zo­so y vi­sión bo­rro­sa, lo que me obli­gó a usar len­tes des­de los sie­te años. Pa­ra evi­tar que mi mio­pía em­peo­ra­se, me fi­ja­ron nor­mas muy es­tric­tas en cuan­to a la lec­tu­ra. No po­día leer de no­che, so­lo sen­ta­da fren­te a mi es­cri­to­rio, con una bue­na lám­pa­ra y bue­na pos­tu­ra. De­bía mi­ni­mi­zar el tiem­po que veía la te­le­vi­sión o pe­lí­cu­las, así co­mo cual­quier ac­ti­vi­dad que me can­sa­ra la vis­ta, ya fue­ra pin­tar, co­ser o ha­cer ma­nua­li­da­des.

Ob­ser­va­ba a otros ni­ños que se pa­sa­ban ho­ras echa­dos en un si­llón dis­fru­tan­do de un li­bro o vien­do di­bu­jos ani­ma­dos y me pre­gun­ta­ba por qué yo te­nía que ser tan di­fe­ren­te de ellos, que usa­ban el sen­ti­do de la vis­ta sin nin­gu­na li­mi­ta­ción.

Apar­te de sen­tir­me ais­la­da por mis pro­ble­mas de vi­sión, de los ocho a los die­ci­ocho años tu­ve que ir se­ma­nal­men­te a que me re­vi­sa­ran la vis­ta y a se­sio­nes de te­ra­pia vi­sual. Ade­más te­nía­mos que en­car­gar len­tes nue­vos ca­da vez que au­men­ta­ba mi mio­pía, co­sa que ocu­rría con fre­cuen­cia. Pa­ra evi­tar que me em­peo­ra­ra la vis­ta de­bía te­ner bue­nos há­bi­tos de lec­tu­ra y pos­tu­ra. Por eso, to­do de­te­rio­ro era siem­pre mo­ti­vo de ma­yor an­sie­dad y nue­vas res­tric­cio­nes. Me mo­les­ta­ba que mi vi­da de­pen­die­ra de las fluc­tua­cio­nes de mi mio­pía, un pro­ce­so que ocu­rría den­tro de mí sin que yo lo per­ci­bie­ra y que pa­re­cía em­peo­rar ar­bi­tra­ria­men­te a pe­sar de to­dos los es­fuer­zos que ha­cía por pro­te­ger­me la vis­ta.

Cuan­do al­can­cé mi pleno desa­rro­llo fí­si­co, la mio­pía se es­ta­bi­li­zó. Ya no te­nía que ir se­ma­nal­men­te a te­ra­pia vi­sual, aun­que sí a ha­cer­me che­queos va­rias ve­ces al año. No obs­tan­te, cuan­do re­cuer­do to­dos los es­fuer­zos que mis pa­dres y yo tu­vi­mos que ha­cer pa­ra cui­dar mis ojos, me doy cuen­ta de que la in­cer­ti­dum­bre y el do­lor que me cau­só ese tras­torno me en­se­ña­ron a es­tar agra­de­ci­da por una fun­ción fí­si­ca tan in­na­ta y ele­men­tal co­mo es la ca­pa­ci­dad de ver. Ca­da vez que un exa­men arro­ja­ba que mi vis­ta ha­bía per­ma­ne­ci­do es­ta­ble, me em­bar­ga­ba una sen­sa­ción de ale­gría y gra­ti­tud. A me­di­da que mis ojos se es­ta­bi­li­za­ron y se me per­mi­tió leer y pin­tar con mo­de­ra­ción, ca­da vez que se re­la­ja­ban las res­tric­cio­nes so­bre mis ac­ti­vi­da­des sen­tía una enor­me di­cha. Si bien mis ojos han si­do pa­ra mí la cau­sa de an­sie­da­des y frus­tra­cio­nes de las que otras per­so­nas es­tán exen­tas, tam­bién me han en­se­ña­do a ale­grar­me por ex­pe­rien­cias que otros con­si­de­ran lo más na­tu­ral del mun­do y no apre­cian de­bi­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.