Paty,

15 a 20 - - BOYS -

Recuerdo a mi no­via en la es­cue­la, una lin­da ni­ña con gus­tos muy pa­re­ci­dos a los míos: dis­fru­ta­ba de las se­ries nor­te­ame­ri­ca­nas de co­me­dia, las pe­lí­cu­las po­co co­mer­cia­les, pe­ro es­pe­cial­men­te, ama­ba el rock en inglés al igual que yo. Te­nien­do es­to co­mo re­fe­ren­cia, cuan­do me in­vi­tó a una co­mi­da en su casa pen­sé que to­da su familia ten­dría el mis­mo es­ti­lo, in­clu­so con­si­de­ré la idea de ba­jar un play­list de can­cio­nes de rock pa­ra ame­ni­zar la tar­de. ¡Me­nos mal no lo hi­ce! Gran­de fue mi im­pre­sión al lle­gar y dar­me cuen­ta que su per­so­na­li­dad no se re­la­cio­na­ba en na­da con la de su familia. A ellos les fas­ci­na­ba la música de ban­da -al gra­do de po­ner­la a to­do vo­lu­men-, las te­le­no­ve­las y, por su­pues­to, las cer­ve­zas. Nun­ca ol­vi­da­ré que su ma­má rá­pi­da­men­te aga­rró con­fian­za – fue evi­den­te cuan­do me pi­dió ayu­da pa­ra car­gar los re­fres­cos-, su pa­pá can­ta­ba a to­do pul­món, y su her­mano, un cua­te bur­lón y com-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.