CA­JA­FRES­CA iAu­tén­ti­ca­men­te co­ol!

15 a 20 - - SOY FAN - Por Fa­bio­la Ba­rre­ra

Des­ta­pa­mos la ca­ja y re­ve­la­mos sus se­cre­tos, así fue la en­tre­vis­ta con es­ta ori­gi­nal you­tu­ber. Si­gue le­yen­do y des­cu­bre qué opi­na de los ca­ja­lác­ti­cos, quién es su crush ¡y mu­cho más!

En YouTu­be es un éxi­to ¡y có­mo no! Tie­ne una per­so sú­per co­ol, re­la­ja­da, trae nue­vas ideas y es ca­si ca­si nues­tra her­ma­na ma­yor (así lo di­jo XD). Por­que sus cer­ca de 500 mil sus­crip­to­res no pue­den es­tar equi­vo­ca­dos, ¡con­tá­gia­te de su ex­ce­len­te vi­bra!

“Veía mu­cho unas con­fe­ren­cias lla­ma­das ‘Pien­sa fue­ra de la ca­ja’, me gus­ta­ba esa ideo­lo­gía so­bre atre­ver­te a in­ten­tar co­sas di­fe­ren­tes y no ir­te por lo que to­do el mun­do ha­ría; des­cu­brir tu iden­ti­dad sin im­por­tar el qué di­rán. Pe­ro yo no que­ría só­lo pen­sar fue­ra de la ca­ja, sino ser una nue­va y así en­con­trar­te a ti mis­mo de­jan­do de la­do la opi­nión de otros”.

“Mi pri­mer vi­deo­clip mu­si­cal. Aun­que yo no lo gra­bé o pro­du­je, mu­cha gen­te me ayu­dó en la pla­nea­ción y rea­li­za­ción, me cos­tó por­que es­ta­ba sú­per ner­vio­sa”.

“Has­ta aho­ri­ta el de mi via­je a Pe­rú. Fue al­go to­tal­men­te má­gi­co y me re­cuer­da mu­chí­si­mas co­sas, ver­lo me trans­por­ta de nue­vo a vi­vir esa sen­sa­ción”.

“Me gus­ta­ría tra­tar más te­mas de có­mo so­bre­lle­var el bull­ying, los ha­ters en in­ter­net y ata­ques ci­ber­né­ti­cos de per­so­nas a tra­vés de una pan­ta­lla por­que pa­sa to­do el tiem­po y a cual­quie­ra, no só­lo a you­tu­bers”.

“Di­ría que es po­pu­la­ri­dad, co­mo te­ner mu­chos cua­tes en la es­cue­la, yo lo veo de esa ma­ne­ra; aun­que no con­vi­va per­so­nal­men­te con mis se­gui­do­res, les ha­blo co­mo mis ami­gos y ellos lo ha­cen tam­bién”.

“Co­no­cer gen­te sin co­no­cer­la. Pue­des dar un men­sa­je y lo re­ci­ben en to­do el mun­do, no hay lí­mi­tes pa­ra de­cir lo que quie­ras y quie­nes te ven se iden­ti­fi­can con­ti­go; no im­por­ta el lu­gar del pla­ne­ta don­de es­tén, tie­nen las mis­mas bron­cas, les pa­san co­sas pa­re­ci­das, to­dos so­mos igua­les”.

“Me gus­ta­ría ha­cer unas fo­tos con Yu­ya, no sé, co­mo un fas­hion vi­deo ti­po co­mer­cial de per­fu­mes pa­ra ver­nos sú­per co­ol, ja­ja. O tal vez con Los Ca­ba­lle­ros, pue­den sa­lir mu­chos te­mas de amor, con­se­jos de có­mo li­gan los chi­cos; es in­tere­san­te su for­ma de pen­sar”. #Po­nChan­gui­tos

“Ay, ¡los amo! Ellos son co­mo el gru­pi­to de la es­cue­la que nun­ca tu­ve, lin­dí­si­mos. Aun­que no me co­noz­can, me de­po­si­tan su con­fian­za, me tra­tan co­mo una her­ma­na ma­yor, así los veo, los pue­do re­ga­ñar y acon­se­jar”. Tie­ne los me­jo­res tips, ¡có­mo no con­fiar! ^_^

“No es que mi in­ten­ción sea con­ver­tir­me en la si­guien­te Lu­ce­ri­to, ja­ja pe­ro siem­pre me ha gus­ta­do la mú­si­ca. No es­toy se­gu­ra si en un fu­tu­ro me va­ya a de­di­car a eso, soy más de quie­nes van des­cu­brien­do en el ca­mino qué pue­den ha­cer y es lo im­por­tan­te, lo de­más que ven­ga de sor­pre­sa”.

“¡Me en­can­ta­ría! Pe­ro no he te­ni­do nin­gún plan, só­lo pro­pues­tas. No pue­do spoi­lear de­ma­sia­do aun­que sí se gra­ba­rían al­gu­nos ca­pí­tu­los en Nue­va York, por ejem­plo y to­do pa­ra una se­rie di­gi­tal. Es co­mo de cien­cia fic­ción y lle­var mi lo­cu­ra al lí­mi­te, es hu­ge, sin em­bar­go, to­da­vía es­tá por em­pe­zar”.

“En es­cu­char”.

“Apar­te de la co­mi­da, aho­ri­ta es­toy me­ga cla­va­da con una ro­la que des­cu­brí gra­cias a Si­rPo­ta­sio. Se lla­ma ‘Phan­tot­he­que’ y la es­cu­cho to­dos los días, es lo pri­me­ri­to que pon­go al des­per­tar”. #Me­ló­ma­naTop

“Sue­na co­mo cli­ché pe­ro mi ma­má. Ella hi­zo bas­tan­tes co­sas por no­so­tros y una vez que cre­ces y te in­de­pen­di­zas, apren­des a va­lo­rar­lo. Si ya era un ejem­plo, se ha vuel­to lo má­xi­mo”.

“Or­lan­do Bloom es mi crush des­de El se­ñor de los ani­llos. Has­ta com­pra­ba por in­ter­net los pós­ters ta­ma­ño real de Le­go­las, por­que ese hom­bre... Al­gún día”.

“Re­ci­bir a al­guien de un via­je con una ca­ja que in­cluía to­das sus co­sas fa­vo­ri­tas: ac­ce­so­rios, mú­si­ca, dul­ces... Era un ami­go, ja­ja, mi best friend. Pa­ra no­vios he com­pues­to can­cio­nes, só­lo que des­pués de cor­tar, lo ro­mán­ti­co me sa­le más cuan­do ten­go el co­ra­zón ro­to”. u_u

“De­ben dar­se cuen­ta que me­re­cen a una chi­ca dis­pues­ta a en­tre­gar lo mis­mo que us­te­des por ella”.

“Si ves a tu ami­ga en la friend­zo­ne, ¡acon­sé­ja­la! Las ni­ñas sa­be­mos cuan­do nos en­con­tra­mos ahí, sin em­bar­go se­gui­mos, por eso ne­ce­si­ta­mos más a nues­tras ami­gas, es­cu­char ese: ‘La es­tás re­gan­do’”.

“Via­jan­do, dan­do plá­ti­cas alen­tan­do a los jó­ve­nes y mí­ni­mo con dos hi­jos. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te me gus­ta­ría te­ner una fa­mi­lia, y una ca­sa en un bos­que don­de pue­da sem­brar va­rias fru­tas y ver­du­ras”.

“Ha­cer ci­ne... Ima­gino tra­ba­jar con Ta­ran­tino y que par­ti­ci­pa­ra An­ya Tay­lor, pues se­gún mu­chí­si­ma gen­te nos pa­re­ce­mos; una vez me res­pon­dió en Twit­ter, me vol­ví lo­ca. La pe­li pue­de ser al­go ga­lác­ti­co, fu­tu­ris­ta pe­ro de mie­do”.

“Ten­go una ob­se­sión por la si­me­tría, los nú­me­ros pa­res y bai­lar en la ma­ña­nas, no des­pier­to bien si no pon­go mú­si­ca”.

“Ve­nir­me a la Ciu­dad de Mé­xi­co a vi­vir, de la na­da. Pa­sa­ba mo­men­tos muy di­fí­ci­les por una rup­tu­ra amo­ro­sa, lle­va­ba me­dio año de­pri­mi­da y tu­ve que to­mar la de­ci­sión de bus­car una es­cue­la, y op­té por la CDMX. Fue sú­per rá­pi­do, no lo pen­sé bien, en una se­ma­na sa­qué to­do y no me arre­pien­to”.

“Si quie­ren lo­grar al­go, no qui­ten el de­do del ren­glón; lo que pa­re­ce im­po­si­ble aho­ra, qui­zá sea una gran sor­pre­sa en el fu­tu­ro”. ¡Si­gue tus sue­ños!

“Cuan­do quien me gus­ta se me que­da vien­do, es inevi­ta­ble; ade­más, los vi­deos de ani­ma­li­tos be­bés y la mú­si­ca dis­co”.

“Con­tro­lar mis emo­cio­nes. To­da­vía no lo lo­gro al cien por cien­to, pe­ro sí lo con­si­de­ro un su­per­po­der que to­dos po­de­mos desa­rro­llar”.

“‘Si lo crees, lo creas’, re­su­me to­do lo que qui­sie­ra pro­yec­tar­les”.

CA­JA­FRES­CA SÍ QUE HA­CE HO­NOR A SU NOM­BRE, ¡ES SÚ­PER REFRESCANTE! BAS­TA CON­VI­VIR UN RA­TO CON ELLA PA­RA SEN­TIR UN RUSH DE ENER­GÍA, COM­PRUÉ­BA­LO, CLÁVATE EN SU CA­NAL Y RE­CUER­DA: ¡PIEN­SA FUE­RA DE LA CA­JA! ~_~

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.