¡Qué se sien­te... Ser bi­po­lar!

15 a 20 - - BOYS - Por Fa­bio­la Ba­rre­ra

Es más pro­fun­do que es­tar fe­liz y po­ner­te de ma­las por­que al­go no sa­lió bien o te re­ga­ña­ron. Ha­bla­mos de una en­fer­me­dad y, co­mo tal, re­quie­re ser diag­nos­ti­ca­da y tra­ta­da. Co­no­ce sus bá­si­cos y ¡ti­ra los es­tig­mas!

“¿QUÉ TEN­GO?”

Ci­clo­ti­mia o Tras­torno Bi­po­lar Ti­po 2, es el nom­bre mé­di­co de lo que su­fre Pam. Es­te pa­de­ci­mien­to se ca­rac­te­ri­za por un gi­ro re­pen­tino en el es­ta­do de áni­mo, pe­ro en me­nor ni­vel que un ma­nía­co-de­pre­si­vo. Cuan­do es­tos sube y ba­ja en su mood co­men­za­ron a afec­tar sus re­la­cio­nes, desem­pe­ño es­co­lar y sa­lud, sus pás ca­ye­ron en cuen­ta de la gra­ve­dad del asun­to: “De cier­ta for­ma es co­mún te­ner un hu­mor vo­lu­ble du­ran­te la ado­les­cen­cia, pe­ro con­mi­go es­to era de­ma­sia­do. Por mo­men­tos me sen­tía sú­per eu­fó­ri­ca y de in­me­dia­to me de­pri­mía ¡o al mis­mo tiem­po!”

“No es fá­cil pa­ra la gen­te cer­ca­na a ti en­ten­der que tie­nes un tras­torno de la per­so­na­li­dad. Me he en­fren­ta­do a re­cha­zos y has­ta bur­las; ob­vio no los pe­las, pe­ro tam­po­co ayu­dan a acep­tar tu reali­dad”.

ACEP­TA­CIÓN Y RE­CHA­ZO

Al tra­tar­se de un ti­po de tras­torno sin se­ña­les de aler­ta in­me­dia­ta, fue más di­fí­cil com­pren­der que real­men­te era un te­ma de sa­lud y no me­ros arran­ques teen. Sin em­bar­go, el lo­grar ser diag­nos­ti­ca­da no fa­ci­li­tó mu­cho las co­sas, pues aun­que sen­tía ali­vio por iden­ti­fi­car la en­fer­me­dad, no que­ría re­co­no­cer­lo por los es­tig­mas a su al­re­de­dor :

El ca­mino no es sen­ci­llo y la frus­tra­ción por no sen­tir­te al cien pue­de traer con­se­cuen­cias na­da po­si­ti­vas... “A los 16 de­ci­dí de­jar de to­mar los me­di­ca­men­tos, pen­sa­ba que no ser­vían pa­ra na­da y cen­su­ra­ban mi ver­da­de­ro yo. Fue un error muy gran­de”, re­cuer­da. El tra­ta­mien­to pa­ra el pa­cien­te va­ría se­gún el diag­nós­ti­co es­pe­cí­fi­co, eso sí, una vez de­fi­ni­do es in­dis­pen­sa­ble dar­le se­gui­mien­to pa­ra evi­tar po­ner­se en pe­li­gro por los di­fe­ren­tes epi­so­dios que atra­vie­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.