En una re­la­ción con: LA CO­MI­DA

15 a 20 - - MI MUNDO - Por Fa­bio­la Ba­rre­ra

Lle­gó di­ciem­bre y el tan es­pe­ra­do Gua­da­lu­pe-Re­yes ¡lleno de pla­ti­llos de­li! De­ja la cul­pa a un la­do, re­con­cí­lia­te con el pla­cer de los sa­bo­res y ¡dis­fru­ta!

LO­VE FOOD

La re­la­ción con la co­mi­da pue­de vol­ver­se com­pli­ca­da y con­tra­dic­to­ria: la ama­mos pe­ro fac­to­res psi­co­ló­gi­cos, cul­tu­ra­les y has­ta ge­né­ti­cos lle­gan a pro­vo­car­nos an­sie­dad al es­tar fren­te a ella. Sin em­bar­go, es in­ne­ga­ble que los ali­men­tos sim­bo­li­zan re­cuer­dos, víncu­los y sa­bo­res; nos po­nen fe­li­ces, nos­tál­gi­cas o nos trans­por­tan a otros lu­ga­res. Por esa ra­zón nos emo­cio­na tan­to es­ta épo­ca: den­tro del ce­re­bro he­mos cons­trui­do una co­ne­xión en­tre el ban­que­te na­vi­de­ño y nues­tra his­to­ria.

ME­MO­RIA GUSTATIVA

¿Sa­bías que tu pre­fe­ren­cia por las co­sas dul­ces o sa- la­das se las de­bes en gran par­te a los ge­nes? ¡Ne­ta! Se­gún es­tu­dios cien­tí­fi­cos, el 45% de lo que ama­mos co­mer lo de­ter­mi­nan la ge- né­ti­ca y las pa­pi­las gus­ta­ti- vas; el res­to es re­fle­jo de ex­pe­rien­cias y apren­di­za­jes. O sea, las cos­tum­bres de tu fa­mily y lo que se gra­bó en tu ce­re­bro, en es­pe­cial du­ran­te la ni­ñez, in­flui­rá en tus elec­cio­nes, y en de­fi­ni- ti­va las co­mi­das li­ga­das a me­mo­rias po­si­ti­vas se­rán tus favs de tooo­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.