Ne­tas de chi­cos ¡No so­por­to a sus ami­gas!

ERES CA­PAZ DE AGUANTARLE MU­CHAS CO­SAS A LA BFF DE TU CHA­VA, ME­NOS QUE INTERFIERA EN TU NOVIAZGO... AHÍ SÍ, LA CO­SA PUE­DE ARDER.

15 a 20 - - NEWS - Por Mr. Eco

Co­mo hom­bre tie­nes cla­ro que no ha­cer clic con ellas pue­de afec­tar tu re­la­ción y bus­cas lle­var la fies­ta en paz, ¡pe­ro hay unas im­po­si­bles!

De­bo con­fe­sar­lo: muy po­cas co­sas matan más el en­tu­sias­mo en un chi­co, co­mo el he­cho de ver­te en la ne­ce­si­dad de li­diar con una BFF in­ca­paz de ocul­tar su des­agra­do y po­ner­te mil ca­ro­tas cuan­do te ‘atre­ves’ a acer­car­te a la cha­va que te gus­ta. Por lo me­nos a mí me qui­ta las ga­nas, pre­fie­ro bus­car al­guien sin pro­ble­mas ni ‘mos­cas’. La ver­dad, to­dos no­so­tros pen­sa­mos: “Qué ne­ce­si­dad ten­go de so­por­tar esos

ma­los ro­llos…” y, a no ser que tu crush ten­ga el cuer­pa­zo de Iri­na Shayk y el ros­tro de Ca­ra Delevingne,

CUAL­QUIE­RA OP­TA­RÁ POR LAS CO­SAS EN PAZ E IR TRAS LOS HUE­SOS DE UNA PER­SO­NA ME­NOS COM­PLI­CA­DA.

AÚN RE­CUER­DO MI TRIS­TE EX­PE­RIEN­CIA Cuan­do es­ta­ba en la pre­pa me fas­ci­na­ba Mariana, una ni­ña muy sim­pá­ti­ca y en­can­ta­do­ra; sus úni­cos de­fec­tos eran: dos ami­gas. A ellas les caía mal por no se­guir su jue­go ni ha­cer­les la bar­ba co­mo otros pre­ten­dien­tes de su be­fa, y yo no las tra­ga­ba por su ac­ti­tud fal­sa y gro­se­ra. To­tal, a pe­sar de to­do eso lo­gré acer­car­me a ella pe­ro, sor­pre­sa, mi en­tu­sias­mo de­ca­yó has­ta el sue­lo al dar­me cuen­ta de la tris­te reali­dad: Mariana era su­ma­men­te in­fluen­cia­da. Me sa­ca­ba mu­chí­si­mo de on­da que al es­tar jun­tos en una reunión, de re­pen­te ‘ne­ce­si­ta­ba’ ir al

ba­ño con ellas; ra­ra­men­te, al re­gre­sar su hu­mor y nues­tros

pla­nes ha­bían cam­bia­do de ma­ne­ra ra­di­cal: “¿Sa­bes? Ya lo pen­sé bien y me­jor no va­mos al ci­ne…”.

Ob­vio, yo ha­cía mis sú­per en­tri­pa­dos por­que te­nía cla­rí­si­mo el ver­da­de­ro mo­ti­vo de­trás de esa de­ci­sión: sus di­cho­sas be­fas. Evi­den­te­men­te, me can­sé y, lue­go de unas cuan­tas se­ma­nas, me­jor op­té por de­cir­le adiós. DA­LE SU LU­GAR A TU CHI­CO

Por des­gra­cia, no só­lo me ha pa­sa­do a mí, las anéc­do­tas de es­te ti­po no son ais­la­das; en­tre mis cua­tes es co­mún es­cu­char que­jas ti­po “Pin*#& me­ti­che, tooo­do el tiem­po es­tá opi­nan­do”, re­fi­rién­do­se a la tí­pi­ca cu­yo hobby es ar­mar líos en­tre la pa­re­ja. En mi opi­nión, la co­sa es sen­ci­lla: pue­des to­le­rar a su ami­ga que te cae mal, in­clu­so so­bre­lle­var­la sin bron­ca unas ho­ras al día o en reunio­nes a las cua­les te obli­gan a ir. Lo in­so­por­ta­ble es ver có­mo usa es­te la­zo pa­ra in­ci­dir di­rec­ta­men­te en tu noviazgo, con la idea de sa­car pro­ve­cho del asun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.