JUS­TIN Y EL AMOR

15 a 20 - - DETRAS DE CA­MA­RAS -

TO­DO INI­CIÓ EN YOUTU­BE…

Ha­ce exac­ta­men­te una dé­ca­da el mun­do co­no­ció a es­te ca­na­dien­se, ¡sí, 10 años ya! Y to­do por­que a su mom, Pat­ti Ma­let­te, se le ocu­rrió su­bir vi­deos a YouTu­be pa­ra com­par­tir su ta­len­to con al­gu­nos fa­mi­lia­res; ja­más ima­gi­nó lla­mar la aten­ción de un má­na­ger y mi­llo­nes de chi­cas 15a20 en to­do el pla­ne­ta. ¡Gra­cias, Pat­ti! Pos­te­rior­men­te, ya con 13 años, Scoo­ter Braun lo lle­vó a Atlan­ta a gra­bar de­mos; ob­vio to­dos que­da­ron me­ga en­can­ta­dos, in­clui­do el fa­mo­sí­si­mo Us­her, quien se vol­vió su men­tor, ga­nán­do­se­lo a Jus­tin Tim­ber­la­ke, tam­bién in­tere­sa­do en fir­mar­lo.

EL POPS­TAR #1

¿Re­cuer­das el 2009? Nues­tro ga­lán en­tra­ba a los 15a20 pe­ro aún te­nía ca­ri­ta de ni­ño, voz tier­na y nos ha­cía sus­pi­rar ca­ñón con Baby, ¿a po­co no? En esa épo­ca lan­zó los dis­cos

My world y My World 2.0; to­do fluía in­creí­ble y de for­ma tran­qui­la, así lo de­ja­ba ver en en­tre­vis­tas: “Soy una per­so­na nor­mal. Es­toy vi­vien­do mi sue­ño y lo dis­fru­to ca­da mi­nu­to”.

Lue­go vino la exi­to­sa mo­vie­con­cier­to Ne­ver say ne­ver, que hi­zo des­pun­tar su fa­ma, y ni qué de­cir del CD Be­lie­ve, otro hi­ta­zo con to­do y cam­bio de voz. Fi­nal­men­te Pur­pu­se, lan­za­do en 2015, fue el que lo ter­mi­nó de con­so­li­dar, con­si­guien­do va­rias no­mi­na­cio­nes pa­ra los Grammy 2017.

So­bre sus lo­gros, en 2013 di­jo: “Es­toy or­gu­llo­so de mí y lo le­jos que he lle­ga­do, pe­ro no ol­vi­do de dón­de ven­go y que no es­ta­ría aquí sin Dios”. Pues con fe, ta­len­to y el apo­yo de sus be­lie­bers, hoy Jus­tin es un ar­tis­ta pop in­dis­pen­sa­ble.

Va­rias han si­do las afor­tu­na­das en ga­nar su aten­ción: a una la de­fen­dió y otra en se­rio le ro­bó el co­ra­zón. ¡Sí!, nos re­fe­ri­mos a Se­le­na Go­mez, sin du­da la chi­ca más es­pe­cial en su vi­da, con quien pri­me­ro tu­vo una amis­tad y des­pués un ro­man­ce taaan bo­ni­to co­mo tor­men­to­so, el cual apa­ren­te­men­te ya no con­ti­nua­rá. #ByeB­yeJe­le­na La se­gun­da, y a quien de­fen­dió de las be­lie­bers ce­lo­sas, es So­fia Ri­chie, mo­de­lo e hi­ja del le­gen­da­rio can­tan­te Lio­nel Ri­chie. La co­sa se pu­so sú­per fea, al gra­do de ame­na­zar con des­apa­re­cer su Ins­ta­gram: “Voy a ha­cer mi cuen­ta pri­va­da si no de­jan el odio, es­to se es­tá sa­lien­do de con­trol, si real­men­te fue­ran fans no se­rían tan ma­la on­da con la gen­te que me agra­da”. Ö Ac­to se­gui­do: ¡per­fil eli­mi­na­do! De he­cho lla­mó a es­ta app co­sa del de­mo­nio. ¿Al­gún día vol­ve­re­mos a ver sus fo­tos? Otras gua­pas que han for­ma­do par­te de la vi­da de es­te can­tan­te son las her­ma­nas Ky­lie y Ken­dall Jen­ner, Hai­ley Bald­win, Jas­mi­ne V y Ni­co­la Peltz, por men­cio­nar al­gu­nas. ¡Suer-tu-do-tas!

BÁ­SI­COS DE JB

▶Su nom­bre com­ple­to es Jus­tin Drew Bie­ber Ma­llet­te.

▶Cum­pli­rá 23 años el pró­xi­mo 1 de mar­zo. ¡No ol­vi­des fe­li­ci­tar­lo!

▶Na­ció en la pro­vin­cia de Ontario, Ca­na­dá ¡y ama su país! Al gra­do de ne­gar­se a pe­dir la na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se aun­que re­si­da ahí gran par­te del año.

▶Mi­de aprox. 1.75 m.

▶Es hi­jo de una teen mom: Pat­ti lo tu­vo a los 18 y lo crió so­li­ta.

▶El pei­na­do que lo ca­rac­te­ri­zó un buen ra­to re­ci­bió el nom­bre “The bie­ber”, y fue co­pia­do por ce­lebs y cha­vi­tos.

▶Ha si­do mo­de­lo de mar­cas co­mo Cal­vin

Klein y Adi­das. ^_^

▶Tie­ne su lí­nea de fra­gan­cias y, has­ta aho­ra, ha lan­za­do So­me­day, Girl­friend, The Key y Co­llec­tor’s Edi­tion.

▶Otro de sus ta­len­tos es la ac­tua­ción. ¡Sí!, lo he­mos vis­to en cin­tas co­mo Zoo­lan­der 2, y se­ries co­mo C.S.I. o Los Sim­psons... ¡Y se ru­mo­ra que sal­drá en Pitch Per­fect 3!

▶Ha im­pul­sa­do ca­rre­ras co­mo la de la ta­len­to­sa Carly Rae Jep­sen. :D

¿CHI­CO MA­LO O SÓ­LO UN SER HU­MANO?

Jus­tin se­rá una es­tre­lla a ni­vel mun­dial y to­do pe­ro, al fi­nal del día, es un cha­vo co­mo cual­quier otro: a ve­ces es­tá de bue­nas ¡y otras na­da más no! De­sa­for­tu­na­da­men­te, esa par­te fea ha si­do #TT con te­mas co­mo: su arres­to por ma­ne­jar en es­ta­do in­con­ve­nien­te, gol­pear a un fan, sus co­men­ta­rios inapro­pia­dos so­bre

Ana Frank, bur­lar­se de sus se­gui­do­res o ca­llar­los en ple­na pre­sen­ta­ción... “En­tien­do, vas a un con­cier­to y gri­tas pe­ro si pu­die­ra ser des­pués de la can­ción. Dis­frú­ten­la, lue­go cál­men­se un se­gun­do y es­cú­chen­me ha­blar. A ve­ces sien­to que no lo ha­cen y se vuel­ve un po­qui­to frus­tran­te. Cuan­do es­toy ha­blan­do, ¿pue­den no gri­tar? ¿Eso es­tá bien pa­ra us­te­des? ¿Po­de­mos ha­cer­lo?”, pi­dió du­ran­te un show.

SU LA­DO BUENO, ¡BUE­NÍ­SI­MO!

Ok, qui­zá por ra­tos no ha si­do un mo­de­lo a se­guir; sin em­bar­go, tam­bién ha mos­tra­do su buen co­ra­zón. ¿Có­mo? Ha ayu­da­do a It

gets bet­ter, or­ga­ni­za­ción que pre­vie­ne el sui­ci­do de jó­ve­nes de la co­mu­ni­dad lés­bi­co-gay, y a Pen­cils

of pro­mi­se, de­di­ca­da a cons­truir es­cue­las en paí­ses en vías de desa­rro­llo. Ade­más, pi­dió adop­tar ani­ma­les de re­fu­gios en lu­gar de com­prar­los a nom­bre de

Peta, y es­tá en­tre las stars más com­pro­me­ti­das con la fun­da­ción Ma­ke-A-wish, quien cum­ple sue­ños a pe­que­ños con en­fer­me­da­des cró­ni­cas o ter­mi­na­les. “No lo ha­go por otra ra­zón que las son­ri­sas y ex­pan­dir la paz en el mun­do”, con­fe­só.

De­fi­ni­ti­va­men­te, es y se­rá uno de nues­tros favs, ¡ever! Pre­pa­ra tu gar­gan­ta y car­ga pi­la pa­ra can­tar y bai­lar en su show... ¿No al­can­zas­te bo­le­tos? Sí­gue­le la pis­ta, hay Jus­tin pa­ra ra­to, se­gu­ro regresará.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.