Ne­tas de chi­cos Sue­gra mo­der­na: pros y con­tras

UNA SUE­GRA QUE DO­MI­NE LAS PE­LIS, MÚ­SI­CA Y ME­MES DE MO­DA ES CO­OL... A ME­NOS QUE SE OL­VI­DE DE PO­NER LÍ­MI­TES POR IN­TEN­TAR SER ‘AMI­GA’ DE SU HI­JA.

15 a 20 - - NEWS - Por Mr. Eco

Acep­té­mos­lo, a to­dos nos da un po­co (o mu­cha) ver­güen­za cuan­do nues­tros pa­pás in­ten­tan mos­trar­se ‘en on­da’ y se lu­cen fren­te a nues­tros ami­gos, ‘en­se­ñán­do­les’ que ubi­can y do­mi­nan per­fec­to lo que nos gus­ta. Por suer­te, en esos ca­sos exis­te con­fian­za y de al­gún mo­do po­de­mos ex­pli­car­les que nos es­tán dan­do pe­ni­ta; sin em­bar­go, no pa­sa lo mis­mo cuan­do quien está ha­cien­do ‘show’ de­lan­te de los de­más es nues­tra ado­ra­da sue­gra, pues ni mo­do de lle­gar y de­cir­le :

LOS CA­SOS DI­VER­TI­DOS

Re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño a la ma­má de Fer, una se­ño­ra real­men­te agra­da­ble y una de las sue­gras bue­na on­da que me han to­ca­do. Sor­pren­den­te­men­te sa­bía de ci­ne, las nue­vas pe­lis por es­tre­nar­se, y has­ta es­ta­ba in­for­ma­da so­bre las ban­das de rock que to­ca­rían en la ciu­dad. Era una on­da Kris Jen­ner, de he­cho, cuan­do es­ta­ba en su ca­sa po­día sen­tir una vi­bra mo­der­na muy pa­dre y al pla­ti­car con ella pen­sa­ba: “De­be ser in­creí­ble te­ner una ma­má así de ali­via­na­da”.

Aho­ra, de­bo de con­fe­sar que tam­bién he hui­do de al­gu­nas cha­vas só­lo por su je­fa, co­mo la de Jen­ni, una com­pa­ñe­ra de la se­cun­da­ria que me gus­ta­ba, quien lle­ga­ba con unos es­co­tes muy re­ve­la­do­res y pan­ta­lo­nes pe­ga­dí­si­mos. Ja­más le pe­dí a su hi­ja ser mi no­via por­que pa­ra mí sim­ple­men­te no era po­si­ble sa­lir con una sue­gra así sin sen­tir pe­na. Es la ver­dad.

CUAN­DO SU AC­TI­TUD SE MALINTERPRETA

La si­tua­ción cam­bia pa­ra peor si to­ma­mos el ca­so de mi ami­go Juan, quien al en­trar a la ca­sa de su chi­ca ob­ser­vó có­mo su ma­má per­mi­tía a la her­ma­na ma­yor en­ce­rrar­se toda la tar­de en la re­cá­ma­ra con su ga­lán. Por su­pues­to, es­to mo­di­fi­có to­tal­men­te la per­cep­ción de mi cua­te y con­tri­bu­yó pa­ra nun­ca to­mar muy en se­rio a Mart­ha y su fa­mi­lia; va­rias ve­ces me di­jo: “Es al­guien na­da más pa­ra pa­sar­la bien, no pa­ra cla­var­se”.

En­ton­ces, aho­ra lo sa­ben: su ma­má sí in­flu­ye pa­ra, a ve­ces, ani­mar­nos o des­ani­mar­nos a dar el pa­so e ini­ciar una re­la­ción, o man­te­ner­la. Si ellas lo aprue­ban está per­fec­to, pe­ro de igual for­ma es bueno que to­men en se­rio (por su­pues­to, sin exa­ge­rar) su edad y cuán per­mi­si­vas son con sus hi­jas.

“SE­ÑO­RA, BÁJELE UN PO­QUI­TO A SU MO­DER­NI­DAD”. EN­TON­CES, LO ÚNI­CO QUE QUE­DA ES APECHUGAR Y AC­TUAR CO­MO SI NO NOS IM­POR­TA­RA. Es tí­pi­co de pa­pás sa­car su la­do cha­vo­ru­co con tus cua­tes, la bron­ca es cuan­do lo ha­ce la ma­má de tu no­via... Ahí, ni qué de­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.