MIE­DO A CO­NO­CER

Uno de los ma­yo­res te­mo­res de un chi­co es la pri­me­ra reunión en ca­sa de su no­via, en es­pe­cial en­fren­tar­se a su pa­pá... ¡Na­da es­tá es­cri­to!

15 a 20 - - BOYS - Por Mr. Eco

a ne­ta, po­cas co­sas con­si­guen po­ner­nos tan ner­vio­sos co­mo ese en­cuen­tro ini­cial con nues­tro sue­gro. Em­pe­zan­do por­que no sa­bes con qué te to­pa­rás, si se­rá me­ga ali­via­na­do (on­da cha­vo-ru­co) o un su­per­es­ti­ra­do y ni el sa­lu­do te res­pon­da. Aun­que in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo sea, hay al­go cla­ro: pa­ra él tu no­via siem­pre se­rá ‘su ni­ña’, una prin­ce­sa (sin im­por­tar su fí­si­co, ca­rác­ter o repu­tación) a quien con­ta­dos mor­ta­les me­re­cen. De ahí la ne­ce­si­dad de ha­cer­le creer que po­sees una laaar­ga lis­ta de vir­tu­des, de otro mo­do se­rá im­po­si­ble po­der echár­te­lo a la bol­sa.

IMA­GÍ­NA­TE LOS NER­VIOS

Ba­jo es­ta ex­pec­ta­ti­va lle­ga­mos al te­mi­do mo­men­to y de­bo con­fe­sar­lo: en­tre más nos cla­va­mos, au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de ser in­va­di­dos por los ner­vios y el de­seo de agra­dar, en­ton­ces, no te ex­tra­ñes si tu chi­co apa­re­cer con el pe­lo re­la­mi­do y has­ta de cor­ba­ta, es ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. En ho­nor a la ver­dad, no me ha to­ca­do sa­cri­fi­car­me de­ma­sia­do pa­ra ga­nar­me a mi sue­gro; re­cuer­do ha­ber te­ni­do que reír­me de chis­tes ma­los, es­cu­char por qué el Cruz Azul es el me­jor equi­po del mun­do y has­ta de- jar una fies­ta in­creí­ble pa­ra re­gre­sar­le a su hi­ja a la ho­ra pro­me­ti­da y evi­tar su enojo, pe­ro de eso no ha pa­sa­do.

CUAN­DO SE VUEL­VE UNA PE­SA­DI­LLA

Sin em­bar­go, al­gu­nos de mis cua­tes sí han ter­mi­na­do de­jan­do a su chi­ca por no so­por­tar al sue­gro, pues muy po­cas co­sas nos due­len tan­to en el or­gu­llo co­mo sa­ber que nin­gu­na ac­ción se­rá su­fi­cien­te pa­ra re­ci­bir luz ver­de de par­te del se­ñor a su fa­mi­lia. Me lle­ga a la men­te la his­to­ria de mi ami­go Ri­car­do, quien no só­lo ter­mi­nó con su cha­va, al fi­nal la tra­tó súper mal (le pu­so el cuerno en una fies­ta y el gru­po com­ple­to se en­te­ró) y to­do co­mo una ma­ne­ra de des­qui­tar­se de ese ‘ru­co es­ti­ra­do’ por nin­gu­near­lo.

Por eso, y co­mo úl­ti­mo con­se­jo, te di­ría: si tu no­vio co­no­ce a tu pa­pá y a él no le agra­da, eví­ta­le la pe­na de en­te­rar­se que no fue tan bien acep­ta­do.

Crée­me, te qui­ta­rás un sin­fín de pro­ble­mas de en­ci­ma y evi­ta­rás una gue­rra de egos en­tre los hom­bres de tu vi­da. #Má­sVa­le

HAY MU­CHOS TI­POS DE SUEGROS, TO­DOS CON AL­TAS EX­PEC­TA­TI­VAS, LO SA­BE­MOS E IN­TEN­TA­MOS GANÁRNOSLOS... SÓ­LO PE­DI­MOS RES­PE­TO Y DIS­PO­SI­CIÓN DE SU PAR­TE. PA­RA ESE SE­ÑOR, SU HI­JA ES UNA COM­BI­NA­CIÓN EN­TRE EL FÍ­SI­CO DE TAY­LOR SWIFT Y LA GRAN IN­TE­LI­GEN­CIA DE MALALA. NI MÁS NI ME­NOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.