GES­TOS RO­MÁN­TI­COS DE LOS CHI­COS

¡Los cha­vos tam­bién te­ne­mos co­ra­zón! Só­lo que nues­tra for­ma de de­mos­trar­les cuán­to las que­re­mos es dis­tin­ta a la su­ya, por eso a ve­ces no lo no­tan.

15 a 20 - - BOYS - Por Mr. Eco

“¿Por qué no me di­ces ‘Te quie­ro’?”, pe­ro al res­pon­der­le: “Te quie­ro”, su reac­ción es eno­jar­se, por­que “No sa­le de tu co­ra­zón, só­lo re­pi­tes lo que me gus­ta­ría es­cu­char”.

La ver­dad siem­pre he pen­sa­do que hom­bres y mu­je­res te­ne­mos chips di­fe­ren­tes al ha­blar de ro­man­ti­cis­mo: no­so­tros so­mos com­ple­ta­men­te prác­ti­cos y ol­vi­da­di­zos por na­tu­ra­le­za; en con­tras­te, us­te­des exi­gen detalles los cua­les ja­más aca­ba­mos de com­pren­der. Pa­ra ex­pli­car­me me­jor les pon­dré el ejem­plo de una si­tua­ción sú­per ha­bi­tual con mi no­via e im­po­si­ble de en­ten­der, al me­nos pa­ra mí: un día cual­quie­ra ella lle­ga y me pre­gun­ta (bueno, real­men­te exi­ge):

CON TO­DO Y TO­DO, LO IN­TEN­TA­MOS

A pe­sar de nues­tras di­fe­ren­cias tan evi­den­tes, una co­sa te­ne­mos bien cla­ra: to­do ma­cho con de­seos de con­quis­tar a su hem­bra de­be es­tar to­tal­men­te dis­pues­to a ha­cer cual­quier es­fuer­zo con tal de ga­nar pun­tos. Sí, sin im­por­tar si la ta­rea pa­re­ce muy ab­sur­da o abu­rri­da, no du­da­rá y la ha­rá. Y aquí es don­de vie­ne la otra par­te del pro­ble­ma: ser ro­mán­ti­cos y mos­trar nues­tro amor no con­sis­te só­lo en te­ner detalles vi­si­bles, co­mo re­ga­lar­les flo­res o in­vi­tar­las a un res­tau­ran­te ca­ro, sino en ca­da sa­cri­fi­cio que ha­ce­mos día a día por us­te­des y ja­más to­man en cuen­ta.

DENNOS UN PO­CO DE CRÉ­DI­TO

Por Ma­ria­na (mi no­via), he ce­di­do en mu­chas oca­sio­nes por amor: la he acom­pa­ña­do a pro­bar­se mi­les de ves­ti­dos pa­ra ver cuál le que­da per­fec­to (tar­da ho­ras); he es­pe­ra­do pa­cien­te­men­te mien­tras le cor­tan el pe­lo y la arre­glan; le he da­do la ra­zón fren­te a las ven­de­do­ras aun­que ella es­té equi­vo­ca­da... Por eso no lo­gro en­ten­der cuan­do se que­ja y enoja por mi nu­lo ro­man­ti­cis­mo. En fin, los detalles es­pe­ra­dos por us­te­des son muy di­fe­ren­tes a las muestras de ca­ri­ño de los chi­cos; en­ton­ces, cuan­do un cha­vo ha­ga por us­te­des co­sas que por na­die más ha­ce, no sean in­jus­tas, es­tá de­mos­tran­do su amor a su es­ti­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.