Que cues­tio­nas tu se­xua­li­dad

15 a 20 - - EDICION DE COLECCION -

An­tes que na­da...

Mé­te­te en la ca­be­za: ¡ser gay no es una en­fer­me­dad! Tu pre­fe­ren­cia se­xual no te de­fi­ne ni vuel­ve me­jor o peor; si­gues sien­do una ni­ña co­mo las otras a quien le gus­ta chis­mear con su BFF, can­tar ro­las de CD9, pin­tar­se las uñas... Úni­ca­men­te un día des­cu­bris­te que te atraían las mu­je­res y no los hom­bres (o qui­zás am­bos), ¡mas no es­tá mal ni de­bes cam­biar!

Da­te cuenta

La ado­les­cen­cia es don­de la ma­yo­ría co­no­ce su orien­ta­ción se­xual; co­sas ti­po po­ner­te más ner­vio­sa al ha­blar con X chi­ca que con el ‘ga­lán’ del sa­lón, te ha­rán sa­ber­lo. Aquí es bá­si­co acla­rar: ¡es par­te de tu na­tu­ra­le­za! No se eli­ge ni se cam­bia... y pa­ra na­da es un tras­torno men­tal.

Acép­ta­lo y en­frén­ta­lo

No es ra­ro sen­tir mie­do, cul­pa o no sa­ber có­mo sa­lir del cló­set. Si es tu ca­so, acér­ca­te a un psi­có­lo­go, él te ayu­da­rá en es­te pro­ce­so. Y tran­qui, se va­le no de­cir­le a na­die al ini­cio, cuan­do te sien­tas se­gu­ra y en paz po­drás gri­tar­lo al uni­ver­so.

¿Có­mo le di­go a mis pa­pás?

Lo pri­me­ro es en­ten­der que pue­den reac­cio­nar de for­mas di­fe­ren­tes: unos dan su apo­yo en fa, mien­tras a otros les to­ma tiem­po. De ser así, el psi­có­lo­go se­rá un gran alia­do pa­ra ex­pre­sar­se e in­ten­tar en­ten­der al otro. Ojo: al con­tar­les haz­lo re­la­ja­da y es­cú­cha­los, ca­da per­so­na pien­sa dis­tin­to... pe­ro ob­vio, pí­de­les res­pe­to.

¿Te gus­tan las chi­cas? No eres la pri­me­ra ni la úl­ti­ma. Lee có­mo en­fren­tar la si­tua­ción. POR NIVIA SUSANA GONZÁLEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.