¡Adiós DUFF!

DUFF SIG­NI­FI­CA DESIGNATED UGLY FAT FRIEND Y SE RE­FIE­RE A LA CHI­CA DE UN SQUAD SIN TAN­TO PE­GUE, PUES A QUIÉN NO LE HA PA­SA­DO QUE CUAN­DO VA­RIOS CHA­VOS SE ACER­CAN A TUS BEFAS, ¡TÚ PARECES IN­VI­SI­BLE! OB­VI ES CE­RO CO­OL, PE­RO BAJONEARTE TAM­PO­CO ES OP­CIÓN; APLIC

15 a 20 - - EDICION DE COLECCION -

Ad­mi­tá­mos­lo: más de una vez nos he­mos sen­ti­do la ami­ga ‘fea’ de nues­tro gru­pi­to... ¡Llegó la ho­ra de de­jar esos pen­sa­mien­tos a un la­do! En­té­ra­te có­mo. Por Fabiola Ba­rre­ra

Cla­ro, qué teen no qui­sie­ra ser el crush de to­dos los chi­cos de la es­cue­la, pe­ro no siem­pre son taaan buen par­ti­do co­mo crees. No los de­jes afec­tar tus emo­cio­nes por no in­vi­tar­te a la party o no vol­tear a ver­te cuan­do te pu­sis­te el out­fit más per­fec­to de la tien­da, ¡al con­tra­rio! De­mués­tra­les cuán equi­vo­ca­dos es­tán por no te­ner a al­guien tan co­ol co­mo tú en su ra­dar; ya lo di­jo De­mi Lo­va­to: “What’s wrong with being con­fi­dent?” Tam­po­co seas tan du­ra con­ti­go, exis­ten mi­les de mo­ti­vos por los cua­les en la fies­ta del vier­nes no li­gas­te co­mo tu bes­tie. Pién­sa­lo, ¿por qué de­be­ría ser así siem­pre? En pri­mer lu­gar no ha­bla­mos de una com­pe­ten­cia, aun­que por su­pues­to, eso no qui­ta que chan­ce en la es­cue­la an­dan tras tus hue­si­tos más ga­la­nes o arra­sas­te en el cen­tro co­mer­cial. Ade­más, re­cuer­da el con­se­jo de tu abue­li­ta: tu al­ma ge­me­la lle­ga­rá cuan­do me­nos la es­pe­res, ce­ro te ago­bies, sé pa­cien­te y ¡dis­fru­ta ca­da ex­pe­rien­cia!

Lo has es­cu­cha­do un mi­llón de ve­ces y te lo re­pe­ti­mos una más: no siem­pre se tra­ta de tu look o ras­gos fí­si­cos, sino de la ma­ne­ra co­mo te mues­tras al mun­do: ¿lle­gas a una fies­ta y te la pa­sas vien­do la puer­ta?, ¿cuan­do sa­les y te en­cuen­tras a un co­no­ci­do no te de­tie­nes a so­cia­li­zar ni por 5 mi­nu­tos? Qui­zá los de­más per­ci­ban una vi­bra de ‘Na­die me mo­les­te’ y por eso pre­fie­ren ale­jar­se. ¡Auch! Ol­ví­da­te de echar­le la cul­pa a tus ami­gas y por­tar­te ma­la on­da, ¡ni al ca­so! Mien­tras tú pien­sas que de­be ser pa­drí­si­mo es­tar en sus za­pa­tos y re­ci­bir to­da la aten­ción, tal vez ellas cam­bia­rían eso por te­ner un sen­ti­do del hu­mor co­mo el tu­yo, tus bue­nas ca­lis o ese in­creí­ble don pa­ra ha­cer sen­tir bien a quie­nes te ro­dean, cua­li­da­des que de se­gu­ro no con­si­de­ras de­ma­sia­do va­lio­sas... ¿o sí? u__u

Ky­lie Jen­ner lu­ció una t-shirt con es­ta fra­se, ¿lo sabías? Vi­vi­mos den­tro de una so­cie­dad la cual nos en­se­ña a com­pe­tir en­tre mu­je­res, por eso no es na­da di­fí­cil ima­gi­nar que en al­gún pun­to tus in­se­gu­ri­da­des te lle­ven a con­si­de­rar­te la DUFF; in­clu­so tam­po­co fal­ta­rán las mean girls (y boys) in­ten­tan­do ha­cer­te sen­tir de ese mo­do, ¡ni los pe­les! Ig­no­ra los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos y sé fe­liz en tu pro­pia piel, pro­ba­ble­men­te los mal vi­bro­sos son así por­que, en se­cre­to, se creen la/el DUFF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.