¿Qué se sien­te... ser pro­fe­so­ra?

Es uno de los tra­ba­jos más an­ti­guos de la ci­vi­li­za­ción y, aun­que pue­de pa­re­cer sen­ci­llo, tie­ne su chis­te. Así lo des­cu­brió Da­nie­la en su pri­me­ra se­ma­na dan­do cla­ses, ¡co­no­ce su ex­pe­rien­cia!

15 a 20 - - EN PORTADA - Por Fabiola Ba­rre­ra

DE ES­TU­DIAN­TE A PRO­FE

An­tes de es­ta opor­tu­ni­dad hi­zo sus pi­ni­nos co­mo do­cen­te en un tra­ba­jo de ve­rano con pe­ques de 7 años: “Pu­se un anun­cio en mi co­lo­nia para ‘re­gu­la­ri­zar’ a ni­ños de pri­ma­ria cuan­do aca­ba­ba de sa­lir de la pre­pa y me gus­tó. Ob­vio al ser chi­qui­tos te po­nen mu­cha aten­ción, en es­pe­cial cuan­do só­lo son 3 o 4, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio es­tar muy al pen­dien­te de ellos”. Ahí se dio cuenta que lo su­yo po­dría ser la en­se­ñan­za y si­guió con esa la­bor du­ran­te las épo­cas de va­ca­cio­nes, por eso cuan­do la op­ción de dar cla­ses de Es­pa­ñol a alum­nos de una se­cun­da­ria lle­gó, le en­can­tó la idea por­que con­si­de­ra­ba con­tar con ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te.

Da­ni es una chi­ca de 24 años, quien re­cién sa­li­da de la uni tu­vo el chan­ce de dar cla­ses en una se­cun­da­ria. A pe­sar de no ser su plan ini­cial no du­dó acep­tar en cuan­to le ofre­cie­ron el em­pleo, pues siem­pre le gus­tó la do­cen­cia; sin em­bar­go, no fue na­da fá­cil: “Se­ré sú­per ho­nes­ta, mis pri­me­ros días fren­te a un gru­po que­ría sa­lir co­rrien­do, ja­ja”, con­fe­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.