Ne­tas de chi­cos Nos fas­ci­nan las chi­cas que aman el fut

Na­da se com­pa­ra con unir en la mis­ma ecua­ción a tu no­via y de­por­te fa­vo­ri­to, pues eso sig­ni­fi­ca más ci­tas ro­mán­ti­cas vien­do los partidos en la te­le.

15 a 20 - - EN PORTADA - Por Mr. Eco

NO CA­BE DU­DA, LAS CHI­CAS FUTBOLERAS SON CO­TI­ZA­DAS EN­TRE LOS AFI­CIO­NA­DOS POR­QUE SON TAN DI­VER­TI­DAS CO­MO TU ME­JOR CUATE, PE­RO CON CUR­VAS Y UN OLOR DE­LI­CIO­SO.

Co­mo to­do un pam­bo­le­ro de co­ra­zón, de­bo con­fe­sar­lo: muy po­cas co­sas me unen tan­to a mi chava co­mo ver­la com­par­tir mi do­lor, su­frir y llo­rar (por des­gra­cia de­ma­sia­do se­gui­do) cuan­do de­rro­tan a nues­tro ado­ra­dí­si­mo

CRUZ AZUL. Es una sen­sa­ción pa­drí­si­ma que una per­so­na tan im­por­tan­te para ti lo­gre com­pren­der tu sen­tir co­mo afi­cio­na­do. De he­cho, en cuan­to mis ami­gos se en­te­ra­ron so­bre su gus­to por es­te de­por­te (y que afor­tu­na­da­men­te tam­bién le iba al equi­po de mis amo­res), no pa­ra­ban de ha­cer bro­mas re­cal­can­do la enor­me suer­te de ha­ber en­con­tra­do a mi me­dia na­ran­ja:

NO MIEN­TAS POR CON­VI­VIR Aho­ra, es sú­per ne­ce­sa­rio acla­rar: si tie­nes

la in­ten­ción de li­gar­te a un ga­lán y te en­te­ras que es fiel se­gui­dor de X club, mi me­jor con­se­jo es nun­ca acer­car­te a él con fal­sos in­tere­ses; es de­cir, ja­más, por na­da del mun­do, te au­to­nom­bres una afi­cio­na­da de hue­so colorado por­que te lo ase­gu­ro, 2 pre­gun­tas bas­ta­rán para dar­se cuenta si en se­rio lo eres o ha­blas so­la­men­te para que­dar bien. Ade­más, hay otra co­sa, en ca­so de con­se­guir en­ga­ñar­lo y ne­ta se crea tu gus­to por el fút­bol, pro­ba­ble­men­te que­rrá pa­sar la ma­yor par­te de los fi­nes de se­ma­na vien­do con­ti­go ca­da jue­go de su equi­po y si tú de plano no lo dis­fru­tas, al mes vas a aca­bar has­ta el go­rro de su ‘ge­nial idea’ y arre­pen­ti­da por tu ‘inocen­te men­ti­ra’, ¿te arries­gas?

GÁNATELO CON MI­NI DE­TA­LLES En­ton­ces, no por el he­cho de an­dar con un pam­bo­le­ro te sien­tas obli­ga­da a com­par­tir su pa­sión.

Si na­da más no te gus­ta, aquí te paso los dos con­se­jos que pue­des apli­car para evi­tar­te plei­tos du­ran­te las tem­po­ra­das de tor­neos. Lo pri­me­ro es bus­car­le el la­do po­si­ti­vo al de­por­te: sí, qui­zá no en­cuen­tras emo­cio­nan­te ver a

22 hom­bres per­se­guir un ba­lón; sin em­bar­go, pue­des dis­fru­tar­lo de otra for­ma co­mo echán­do­te un ta­co de ojo con ju­ga­do­res ti­po CRIS­TIANO RO­NAL­DO mien­tras pa­sas la tar­de jun­to a tu no­vio. El se­gun­do pun­to más que recomendación es un bá­si­co para la con­vi­ven­cia: ¡NUN­CA le im­pi­das dis­fru­tar un par­ti­do! La ma­yo­ría en­ten­de­mos per­fec­ta­men­te si no quie­res es­tar con no­so­tros cuan­do se en­fren­tan Mé­xi­co y Por­tu­gal, mas no so­por­ta­mos que ha­gas pla­nes para jus­to a esa ho­ra sa­lir a co­mer o al ci­ne. En con­clu­sión, aun­que es un plus com­par­tir el gus­to por un de­por­te con nues­tra chi­ca, pre­fe­ri­mos la sin­ce­ri­dad; o sea, si no te la­te pe­ro quie­res ver fe­liz a tu BAE, dé­ja­lo dar rien­da suel­ta a su pa­sión y apro­ve­cha para ha­cer tus co­sas, crée­me, evi­ta­rás ba­ta­llas cam­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.