De­trás de cá­ma­ras Lo más sen­ci­llo es com­pli­car­lo to­do

Amo­res que ju­ras son para ti, pe­ro la vi­da de­ci­de lo con­tra­rio... aun­que ha­gas de to­do. Jus­to eso ve­rás en el de­but en ci­ne de Dan­na Pao­la y La­lo Bri­to, del cual nos pla­ti­can ¡en ex­clu­si­va!

15 a 20 - - NEWS - Por Clau­dia Gon­zá­lez Al­va­ra­do Fo­tos Cor­te­sía Corazón Films

TE IDENTIFICARÁS CON RENATA

Dan­na Pao­la in­ter­pre­ta a Renata, una chi­ca de 17 años quien des­de ni­ña es­tá enamo­ra­da de Leo­nar­do (Alo­sian Vi­van­cos), el mejor ami­go de su her­mano ma­yor. To­do va bien, has­ta que él anun­cia estar com­pro­me­ti­do; ob­vio, para no per­der­lo, ella ha­rá mil locuras, en­re­dan­do las co­sas... “A ve­ces el amor te nu­bla la vista y no ves lo que real­men­te im­por­ta, y es­tá lin­do re­cor­dár­se­lo a las per­so­nas. Es una gran lec­ción para mi per­so­na­je”, cuen­ta la pro­ta.

De pa­so, co­mo le die­ron li­ber­tad crea­ti­va, con­fie­sa ha­ber­le me­ti­do mu­cho de ella al per­so­na­je, por ejem­plo: “Lo sú­per so­ña­do­ra. Ade­más, co­mo Renata, yo creo to­tal­men­te en que hay co­sas des­ti­na­das a ti, aun­que ella en una ver­sión más lo­ca e in­ten­sa, se en­ca­pri­cha”. Sin em­bar­go, la jus­ti­fi­ca un poco, pues el amor nos trans­for­ma: “La en­tien­do mu­chí­si­mo, yo no lle­ga­ría a esos ex­tre­mos, pe­ro sí he he­cho ton­te­rías y tam­po­co me ha ido muy bien. Ena­mo­rar­te pro­fun­da­men­te te lle­va a per­der la ca­be­za y cuan­do no en­tien­des que al­go no es para ti y te afe­rras a eso, te va mil ve­ces peor”. De­fi­ni­ti­va­men­te de­bes ir al ci­ne y ver Lo más sen­ci­llo es com­pli­car­lo to­do, no só­lo te reirás ca­ñón, tam­bién te de­ja­rá al­go: “Es una gran en­se­ñan­za para las ni­ñas y quie­nes pa­san por una si­tua­ción si­mi­lar. Na­die es­tá exen­to de co­me­ter ese ti­po de locuras y ahí ves el re­sul­ta­do, nun­ca sa­bes có­mo pue­des aca­bar arruinando las co­sas”, com­par­te. Fi­nal­men­te, es­pe­ra que si al­gun@s de sus fans atra­vie­san por lo mis­mo vi­van el pro­ce­so com­ple­to: “Si pien­sas com­pli­car las co­sas, en­ton­ces com­plí­ca­las bien. To­tal, ya te arre­pen­ti­rás y te ser­vi­rá para cre­cer; gra­cias a que es­ta ni­ña pro­vo­có tan­to caos yo apren­dí un mon­tón”.

QUERRÁS EN­CON­TRAR UN NO­VIO CO­MO TO­MÁS

La­lo Bri­to da vi­da a To­más, uno de los gran­des amigos de Renata en la es­cue­la y su eterno enamo­ra­do se­cre­to… has­ta que de­ci­de con­fe­sár­se­lo ¡y es man­da­do di­rec­ti­to a la te­mi­da friend­zo­ne! ¿Có­mo su­ce­de? De­be­rás des­cu­brir­lo por ti mis­ma. Al pre­gun­tar­le so­bre su pa­pel, es­te ga­lán res­pon­de: “Tie­ne un to­que sú­per tierno; es un chi­co in­ge­nuo y muy no­ble, de esas per­so­nas que sa­ben es­cu­char. Po­dría ser un in­creí­ble par­ti­do, pe­ro qui­zá no sea el mo­men­to”. Y cuan­do sal­gas del ci­ne, quie­re que te lle­ves... “El apren­di­za­je de Renata y To­más: por más que bus­ques afe­rrar­te a cier­tas si­tua­cio­nes o a con­se­guir al­go, a ve­ces no es el tiem­po co­rrec­to. Es ne­ce­sa­rio te­ner pa­cien­cia y tra­ba­jar mu­cho para al­can­zar nues­tros sue­ños, pe­ro tam­bién en­ten­der que no siem­pre lle­gan cuan­do es­pe­ras y eso no es el fin el mun­do”. Para ce­rrar, re­co­no­ce que: “Sin du­da, ha si­do una de mis me­jo­res ex­pe­rien­cias den­tro de la ac­tua­ción. No de­ben per­der­se es­ta pe­lí­cu­la, tie­ne mu­cho que no se ha­cía una co­me­dia ro­mán­ti­ca tan bo­ni­ta”. ¿Le ha­rás ca­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.