Los chi­cos y su mun­do ¿Por qué nos atraen las chi­cas que no bus­can la per­fec­ción?

Aun­que no lo creas, los cha­vos no nos cla­va­mos de­ma­sia­do con es­te­reo­ti­pos y a la hora de bus­car pa­re­ja tam­po­co nos en­fo­ca­mos en que sea ‘ideal’. Si­gue le­yen­do y des­cu­bre por qué.

15 a 20 - - CONTENTS - Por Mr. Eco

EN GUS­TOS SE ROM­PEN GÉ­NE­ROS Y ES IN­NE­GA­BLE QUE CA­DA CHI­CA TIE­NE SU EN­CAN­TO: ES­TÁ LA MÁS PO­PU­LAR DE LA CLA­SE, LLE­NA DE GLA­MOUR; LA DE­POR­TIS­TA; LA SEXY DE PIN­TA INAL­CAN­ZA­BLE; LA NERD CON CO­RA­ZÓN ENOR­ME... Y SON JUS­TO ESAS PAR­TI­CU­LA­RI­DA­DES O SE­LLO PER­SO­NAL LAS CUA­LES LO­GRAN VOL­VER­NOS LO­COS, PUES NO BUS­CAN SE­GUIR ES­QUE­MAS, MÁS BIEN DIS­FRU­TAN SER ELLAS MIS­MAS.

NA­TU­RA­LI­DAD AN­TE TO­DO

La ra­zón prin­ci­pal por la cual una ni­ña que no bus­ca ser per­fec­ta es atrac­ti­va, es por­que ab­so­lu­ta­men­te to­do en ella su­ce­de de for­ma na­tu­ral, es de­cir, co­mo no vi­ve es­pe­ran­do la apro­ba­ción de na­die, sim­ple­men­te de­ja pa­sar las cosas, es re­la­ja­da y, por lo tan­to, al­guien sú­per co­ol. Du­ran­te una fies­ta, ob­ser­va unos mi­nu­tos a las 2 chi­cas más ase­dia­das. Qui­zá una de ellas es la ‘sú­per atrac­ti­va’, quien tam­bién pue­de ser muy di­ver­ti­da, pe­ro se­gu­ra­men­te tam­bién te to­pas con aque­lla de apra­rien­cia co­mún, pe­ro con un ‘no sé qué’ ca­paz de aca­pa­rar la aten­ción... Ella es pre­ci­sa­men­te la que nos de­rri­te a la ma­yo­ría.

SÉ GE­NUI­NA, SÓ­LO ESO NE­CE­SI­TAS

Abri­ré el baúl de los re­cuer­dos pa­ra con­tar­te la his­to­ria de mi ami­go de la pre­pa,

Ro­ber­to, el ga­lán de la cla­se. Un día co­men­zó a an­dar con Adria­na, una chi­ca ‘di­fe­ren­te’; al pre­gun­tar­le qué lo con­quis­tó, re­ci­bí una lec­ción: “¡Es úni­ca! No le im­por­ta en­ca­jar con to­dos, pe­ro aun así lo lo­gra y es in­creí­ble; ade­más, amo su sen­ti­do del hu­mor. Sin em­bar­go, me atra­jo más que nun­ca mos­tró mu­cho in­te­rés en mí”.

Sin du­da, pa­ra que al­guien se vuel­va tu crush ne­ce­si­ta ha­ber quí­mi­ca, gra­cias a eso la con­vi­ven­cia dia­ria es es­pe­cial, las plá­ti­cas du­ran ho­ras... En­ton­ces, si te­ne­mos una per­so ge­nui­na y na­ce esa chis­pa má­gi­ca, el re­sul­ta­do es un per­fect match. Ése era el don de Adria­na, pues yo veía in­tri­ga­do qué ha­cía pa­ra em­bo­bar a Ro­ber­to y ¡só­lo se li­mi­ta­ba par­ti­ci­par en cla­se! Es­to nos lle­va a la fór­mu­la cla­ve pa­ra enamo­rar a un cha­vo: mos­trar­te se­gu­ra y re­cor­dar que la per­fec­ción y la mu­jer ideal NO EXIS­TEN.

¿SOR­PREN­DI­DA? YA SA­BES, A PARTIR DE HOY NO TE EN­FO­QUES EN EN­CA­JAR EN UN MOL­DE, ME­JOR MUÉS­TRA­TE SE­GU­RA Y OR­GU­LLO­SA DE QUIEN ERES, ¡ENCANTARÁS A MÁS DE UNO!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.