¡Se tam­ba­lea Ma­rio Del­ga­do!

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - RI­CAR­DO ALE­MÁN @Ri­car­doa­le­ma­nMx Las opiniones expresadas por los co­lum­nis­tas son in­de­pen­dien­tes y no re­fle­jan ne­ce­sa­ria­men­te el pun­to de vis­ta de 24 HO­RAS.

Se tam­ba­lea Ma­rio Del­ga­do, el je­fe de la po­de­ro­sa ban­ca­da de Mo­re­na en San Lá­za­ro, di­cen al­gu­nos in­con­for­mes del “re­ba­ño” que pas­to­rea. Y es que, se­gún dipu­tados del par­ti­do ro­jo, el pro­ta­go­nis­mo y la in­con­ti­nen­cia ver­bal de su “pas­tor” ya pren­dió los fo­cos ro­jos en “la ca­sa de los mi­la­gros”, co­mo se co­no­ce a “la ca­sa de transición” del pre­si­den­te Ló­pez. ¿Y por qué Ma­rio Del­ga­do es­ta­ría per­dien­do el fa­vor pre­si­den­cial?

Por­que su in­con­ti­nen­cia ver­bal con­tra­di­ce fre­cuen­te­men­te al je­fe del par­ti­do y Pre­si­den­te elec­to, lo que ha ser­vi­do para in­cre­men­tar la per­cep­ción de que el nue­vo Go­bierno arran­ca­rá co­mo ges­tión fa­lli­da, por la abun­dan­cia de con­tra­dic­cio­nes y men­ti­ras.

El je­fe de los dipu­tados de Mo­re­na, co­mo sa­ben, es uno de los al­fi­les de Mar­ce­lo Ebrard –quien le con­si­guió el car­go a par­tir de su cer­ca­nía con el pre­si­den­te Ló­pez-, y su ta­rea po­lí­ti­ca se­rá apun­ta­lar los ci­mien­tos de la fu­tu­ra can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Mar­ce­lo.

Pe­ro no es no­ve­dad que Ma­rio es “un chi­vo en cris­ta­le­ría”. Va­le re­cor­dar que a cau­sa de su pro­ta­go­nis­mo y de su in­con­ti­nen­cia ver­bal per­dió la ca­rre­ra para su­ce­der a Mar­ce­lo Ebrard, en los pre­vios a la elec­ción de 2012; ca­rre­ra que ga­nó Mi­guel Man­ce­ra.

Hoy, cuan­do su je­fe Mar­ce­lo le ha da­do una res­pon­sa­bi­li­dad aun ma­yor, los tro­pie­zos de Del­ga­do lo tie­nen apun­to de caer .¿ Y cuá­les han si­do los tro­pie­zos más es­can­da­lo­sos?

1. Con el tac­to po­lí­ti­co de un ele­fan­te en cris­ta­le­ría, Ma­rio Del­ga­do fue res­pon­sa­ble de aren­gar “la es­tu­pi­dez” –co­mo la ca­li­fi­ca­ron sus com­pa­ñe­ros- del co­ro de la su­mi­sión; “¡es-un-ho­nor-es­tar-con-Obra­dor!”. El gol­pe me­diá­ti­co a Mo­re­na, a los dipu­tados y al pre­si­den­te Ló­pez fue de­mo­le­dor.

2. La fal­ta de tac­to re­apa­re­ció cuan­do Ma­rio Del­ga­do gri­tó des­de la tri­bu­na –du­ran­te la en­tre­ga del Sex­to In­for­me- que Pe­ña Nie­to en­tre­ga­ba “un país en rui­nas”. El tro­pie­zo fue tal que el pro­pio pre­si­den­te Ló­pez en­men­dó la pla­na a Del­ga­do cuan­do di­jo que Pe­ña en­tre­gó un me­jor país que el de 2012, sin cri­sis po­lí­ti­ca, sin cri­sis eco­nó­mi­ca y sin cri­sis fis­cal.

3. El pro­ta­go­nis­mo de Del­ga­do re­gre­só en las pri­me­ras se­sio­nes de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, cuan­do sin nin­gún con­trol, el re­cin­to le­gis­la­ti­vo se con­vir­tió en cir­co. Ló­pez Obra­dor de­bió lla­mar a la cor­du­ra y al tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo de al­tu­ra.

4. El cir­co con­ti­nuó cuan­do, “can­tin­fles­co”, Ma­rio Del­ga­do no lo­gró ex­pli­car por qué re­sul­tó otro en­ga­ño la aus­te­ri­dad de los dipu­tados.

5. La go­ta que de­rra­mó el va­so fue una de­plo­ra­ble mues­tra de fuer­za de los dipu­tados de Mo­re­na –que son ma­yo­ría en San Lá­za­ro­pa­ra for­zar un “pun­to de acuer­do” que ex­hor­tó al Eje­cu­ti­vo a can­ce­lar la eva­lua­ción ma­gis­te­rial.

De nue­vo, Mo­re­na y el go­bierno de Ló­pez apa­re­cie­ron co­mo tro­glo­di­tas y de nue­vo vi­nie­ron los pa­los. Pe­ro no fue to­do; Del­ga­do di­jo que de la re­for­ma edu­ca­ti­va “no que­da­rá ni una co­ma”, a pe­sar de que él vo­tó por esa re­for­ma des­de el Se­na­do. La pa­li­za no se hi­zo es­pe­rar, así co­mo un emer­gen­te con­trol de da­ños.

Se tam­ba­lea Del­ga­do. ¿Has­ta cuán­do? Al tiem­po.

LEE MÁS CO­LUM­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.