Chia­pas me­xi­cano

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - PLÁ­CI­DO MO­RA­LES VÁZ­QUEZ* pla­ci­do­mo­ra­les2006@hot­mail.com *Pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la NAM

Po­cos lo sa­ben, pe­ro el 14 de sep­tiem­bre, la Ley del Es­cu­do, la Ban­de­ra y el Himno Na­cio­nal obli­gan a con­me­mo­rar con la ban­de­ra a to­da as­ta la Fe­de­ra­li­za­ción de Chia­pas a la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na; lo pa­ra­dó­ji­co es que só­lo los chiapanecos ce­le­bran es­ta con­me­mo­ra­ción, a pe­sar de que la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na per­dió cua­tro es­ta­dos en la gue­rra del 47 y an­tes en 1924 ad­qui­rió, una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va sin con­flic­to ar­ma­do, por ra­zo­nes de la co­yun­tu­ra po­lí­ti­caen que se dio la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co y la in­de­pen­den­cia de las na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas. Los he­chos his­tó­ri­cos de 1821 a 1824 se desem­bo­ca­ron en un ple­bis­ci­to, acor­da­do con el Go­bierno me­xi­cano que de­ci­dió que la pro­vin­cia de los Chia­pas, con­ver­ti­da en una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, se ad­hi­rie­ra al pac­to fe­de­ral que con­for­mó a nues­tro país con la Cons­ti­tu­ción de 1824.

Del 14 de sep­tiem­bre de 1824 mu­chas vi­ci­si­tu­des po­lí­ti­cas pa­sa­ron para fir­mar el tra­ta­do de lí­mi­tes con Gua­te­ma­la en 1885, año en que se de­fi­nie­ron los lí­mi­tes en­tre Chia­pas y Gua­te­ma­la; des­de en­ton­ces el te­rri­to­rio na­cio­nal in­clu­ye a la pro­vin­cia de Chia­pas, con la po­ten­cia de la sel­va la­can­do­na, el cau­dal del Grijalva en la ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca, la ri­que­za cul­tu­ral de sus 11 et­nias, el ar­te de sus poe­tas y no­ve­lis­tas co­mo Emi­lio Ra­ba­sa, Ro­sa­rio Castellanos y Jaime Sa­bi­nes, pe­ro tam­bién con la in­fi­ni­ta mi­se­ria hu­ma­na que lo tie­ne pos­tra­do en el pri­mer lu­gar de mar­gi­na­ción y po­bre­za con to­do lo que eso im­pli­ca: atra­so edu­ca­ti­vo, con­flic­tos gra­ves por la tie­rra, re­za­go en sa­lud y nu­tri­ción, ade­más de una de las ta­sas más al­tas de na­ta­li­dad del país.

Pe­ro tam­bién Chia­pas da no­tas po­lí­ti­cas, ya que en las úl­ti­mas dé­ca­das in­cu­bó el mo­vi­mien­to ar­ma­do más re­le­van­te des­de los años de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na: el al­za mien­to­za­pat is ta, que tu­vo re­per­cu­sio­nes en to­do el mun­do y dio al tras­te con el pro­yec­to mo­der­ni­za­dor que el neo­li­be­ra­lis­mo mar­có en la pre­si­den­cia de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri; en­ton­ces se vo­ci­fe­ra­ba: la mo­der­ni­dad con el TLCAN se­rá la in­ser­ción me­xi­ca­na a la glo­ba­li­za­ción y al tra­to co­mer­cial de igua­les con Es­ta­dos Uni­dos, y el mis­mo día que en­tra­ba en vi­gor el tra­ta­do, re­tum­ba­ron en el Su­r­es­te los dis­pa­ros del re­za­go cen­troa­me­ri­cano de una gue­rri­lla, que on­deó en el tiem­po di­ver­sas ban­de­ras, la úl­ti­ma la de los de­re­chos y la cul­tu­ra in­dí­ge­na. Aquel 1994 co­lo­có al mo­vi­mien­to in­dí­ge­na chia­pa­ne­co a la van­guar­dia de la reivin­di­ca­ción de las mi­no­rías en el mun­do.

Des­de 1994, cuan­do ocu­rrio el al­za­mien­to za­pa­tis­ta, Chia­pas ha si­do no­ta po­lí­ti­ca, no siem­pre de paz, sino no­ta de san­gre co­mo el ca­so de la ma­sa­cre de Ac­teal, só­lo com­pa­ra­da con la in­dig­na­ción que le­van­tó el ca­so de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa. En el año 2000 se vi­vió una de las pri­me­ras al­ter­nan­cias par­ti­dis­tas, des­pués de una su­ce­sión de ocho go­ber­na­do­res en dos se­xe­nios re­le­va­dos por de­ci­sio­nes o con­flic­tos po­lí­ti­cos pro­pios de la tur­bu­len­cia social en que de­ri­vó el con­flic­to za­pa­tis­ta. Se pue­de afir­mar que du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo pa­sa­do, Chia­pas en gran par­te mar­có la agen­da po­lí­ti­ca na­cio­nal.

Chia­pas si­gue sien­do no­ti­cia po­lí­ti­ca, en ple­na transición na­cio­nal, las vio­len­tas con­fron­ta­cio­nes en los mu­ni­ci­pios in­dí­ge­nas, por la in­tro­mi­sión de par­ti­dos po­lí­ti­cos gu­ber­na­men­ta­les que no en­ca­jan en sus usos y cos­tum­bres, el de­ba­te en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca por la li­cen­cia del go­ber­na­dor que an­tes ha­bía asu­mi­do co­mo se­na­dor, aho­ra las 45 mu­je­res elec­tas el 1 de ju­lio que re­nun­cian para ser sus­ti­tui­das por hom­bres, vio­len­tan­do el prin­ci­pio de pa­ri­dad de gé­ne­ro. No hay du­da des­pués de 196 años de ser par­te for­mal de la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na; Chia­pas tam­bién de­be ser be­ne­fi­cia­do con el gran cam­bio de ré­gi­men, para que su vi­da po­lí­ti­ca sea más li­bre, me­nos bu­ro­crá­ti­ca, ma­yo­ri­ta­ria­men­te de ciu­da­da­nos y, de esa ma­ne­ra, po­da­mos su­pe­rar el gra­ve re­za­go social.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.