Mé­xi­co es mu­cho más gran­de

24 Horas - El diario sin limites - - MUNDO - AL­BER­TO PE­LÁEZ al­ber­to.pe­laez­mon­te­jos@gmail.com // @pe­lae­z_al­ber­to Las opiniones expresadas por los co­lum­nis­tas son in­de­pen­dien­tes y no re­fle­jan ne­ce­sa­ria­men­te el pun­to de vis­ta de 24 HO­RAS.

En la ca­sa de la fa­mi­lia Pe­láez só­lo se res­pi­ra­ba Mé­xi­co. Apren­di­mos a cre­cer con Cri-Cri en aque­lla Es­pa­ña de la dic­ta­du­ra de Fran­co, don­de re­sul­ta­ba im­po­si­ble que lle­ga­ra al­go de fue­ra. Pe­ro mi pa­dre, don Joaquín Pe­láez, siem­pre traía ma­le­tas des­de Mé­xi­co car­ga­das de sor­pre­sas, una de­trás de otra; una ma­gia que no te­nía lí­mi­tes. En esas ma­le­tas que traía mi pa­dre des­cu­bri­mos a Mé­xi­co.

Lle­ga­ron los dis­cos de vi­ni­lo de Pedro In­fan­te y Jor­ge Ne­gre­te, de Lo­la Bel­trán y Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez. Tam­bién las imi­ta­cio­nes de las más­ca­ras del San­to o de Mar­kus. Esa lám­pa­ra ma­ra­vi­llo­sa que eran aque­llas ma­le­tas ve­nían car­ga­das de re­ga­los, de fo­to­gra­fías de mu­ra­les em­pa­pa­dos de la reali­dad de Si­quei­ros o de la re­vo­lu­ción social de Diego Ri­ve­ra; de la pin­tu­ra vi­va y can­sa­da de Fri­da Kah­lo o del rea­lis­mo social de Oroz­co. Por­que aque­llas ma­le­tas eran mu­ra­les con un in­te­rior in­fi­ni­to, tan pro­fun­do que se ha­cían fuen­tes inago­ta­bles de sen­ti­mien­tos.

En la ca­sa de la fa­mi­lia Pe­láez se res­pi­ra­ba por la piel al país de los az­te­cas pi­dien­do, por fa­vor, que no de­ja­ra de res­pi­rar por­que en ca­da bo­ca­na­da ha­bía vi­das que ha­cían de mo­tor para aprehen­der la con­cien­cia de Mé­xi­co.

En­ton­ces el jo­ven Al­ber­to se mar­chó a tra­ba­jar, cru­zan­do el char­co de mi­les de ki­ló­me­tros para lle­gar a Mé­xi­co, la tie­rra a la que ama­ría para siem­pre.

Aquel país le abrió sus puer­tas y le con­vir­tió en uno de sus 130 mi­llo­nes de hi­jos. En­ton­ces se enamo­ró, se enamo­ró de ver­dad, olien­do sus flo­res, to­can­do su tie­rra, im­preg­nán­do­se de una cul­tu­ra que arrai­gó co­mo pro­pia, be­bien­do de las ve­nas de ríos cau­da­lo­sos y de ar­te­rias cu­ya san­gre via­ja­ba vi­go­ro­sa den­tro de los her­ma­nos me­xi­ca­nos, ha­cien­do de ellos al­go úni­co, en­ten­dien­do que ser me­xi­cano es el proemio de una fi­lo­so­fía de vi­da, es un pri­vi­le­gio que só­lo los me­xi­ca­nos te­ne­mos.

Y en­ton­ces co­no­ció a una me­xi­ca­na a la que con­ver­ti­ría en su mu­jer y que le dio dos hi­jos me­xi­ca­nos y es­pa­ño­les, ha­cien­do un cre­do de aque­lla per­fec­ta con­jun­ción.

Han pa­sa­do 20 años des­de que aque­llos dos jó­ve­nes se ca­sa­ron e hi­cie­ron una unión que per­du­ra y per­du­ra­rá co­mo su año­ran­za por Mé­xi­co.

Ca­da día que se le­van­ta lo si­gue re­cor­dan­do y lo ha­ce con nos­tal­gia, con ese pun­to de me­lan­co­lía que ha­ce que el ma­ria­chi si­ga so­nan­do co­mo si se tra­ta­ra de una mú­si­ca de fon­do que per­du­ra en el tiem­po.

Mé­xi­co es mu­cho más gran­de que sus pro­ble­mas, más po­de­ro­so que sus pe­ca­dos. Pi­sar mi tie­rra me emo­cio­na, su­po­ne un re­to para com­par­tir esa dig­ni­dad que tie­ne to­do ser hu­mano.

Co­mien­za un mo­men­to nue­vo para Mé­xi­co, un mo­men­to que nos di­ce que avan­ce­mos y no mi­re­mos atrás, y nos pi­de que lo ha­ga­mos to­dos jun­tos para que Mé­xi­co si­ga sien­do tan gran­de co­mo sus raí­ces.

En la ca­sa de la fa­mi­lia Pe­láez he­mos he­cho un cre­do del avan­ce por Mé­xi­co.

LEE MÁS CO­LUM­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.