Mis­te­rios de la aus­te­ri­dad

24 Horas - El diario sin limites - - VIDA - @pa­to­ju­lian Escanea y lee és­te y otros tex­tos del columnista www.24-ho­ras.mx

Los ciu­da­da­nos no en­ten­de­mos de di­ne­ros pú­bli­cos y no de­be­mos opi­nar so­bre el mo­do de gas­tar de la ca­li­fi­ca­dí­si­ma nó­mi­na de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, per­mea­da ade­más, de sol­ven­cia mo­ral, pe­ro nues­tros fun­cio­na­rios y re­pre­sen­tan­tes po­drían re­cor­dar que tie­nen tam­bién una fun­ción pe­da­gó­gi­ca, que pue­den com­par­tir esa con­di­ción pre­cla­ra que los lle­vó al man­do in­dis­cu­ti­do de la pa­tria y ex­pli­car­nos la so­fis­ti­ca­da ar­qui­tec­tu­ra de la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad. Por­que a uno, li­mi­ta­di­to co­mo es, hay co­sas que lo de­jan per­ple­jo.

Es­tá lo del Gran Pre­mio, que Ana Ga­brie­la Gue­va­ra, la in­mi­nen­te ti­tu­lar de CO­NA­DE, di­jo que igual ya no va por­que sa­le en una la­na. Se le agra­de­ce el en­tu­sias­mo al­truis­ta, por­que si hay una ins­ti­tu­ción que no tie­ne que ver con la fór­mu­la uno es jus­ta­men­te CO­NA­DE: no es su cham­ba. Igual es­ta­ría bueno que nos ex­pli­ca­ra de dón­de que cues­te más ba­ra­to van a sa­lir 8500 em­pleos y una re­cu­pe­ra­ción de 14 ve­ces la in­ver­sión en el Pre­mio.

Es­tá lo Ji­mé­nez Es­priu y el ae­ro­puer­to. Pa­re­ce que si un país tie­ne 60 mi­llo­nes de po­bres no ne­ce­si­ta ae­ro­puer­tos, que co­mo to­dos sa­be­mos son ac­ce­so­rios: no tie­nen re­la­ción con la eco­no­mía, los ne­go­cios, la ge­ne­ra­ción de ri­que­za. Oja­lá nos ex­pli­que en­ton­ces el in­mi­nen­te se­cre­ta­rio por qué un país con 60 mi­llo­nes de po­bres ne­ce­si­ta un tren de 1500 dó­la­res por bo­le­to.

Es­tá lo de las die­tas de los le­gis­la­do­res. Li­te­ral­men­te. Por­que en­tre el tó­per de Ba­tres y lo de que siem­pre sí va a ha­ber bu­fet cuan­do la se­sión du­re más de cua­tro ho­ras, no sea que se le ba­je el azú­car a la le­gis­la­tu­ra, uno, erra­da­men­te, pen­sa­ría que se es­tá gas­tan­do de­ma­sia­do tiem­po en dis­cu­tir la in­ges­ta ca­ló­ri­ca de los ha­ce­do­res de le­yes.

Y es­tá lo úl­ti­mo: lo de que la “mar­ca” de la Ciu­dad de Mé­xi­co ya no va a ser el lo­go de CDMX. Que ha­brá un con­cur­so pú­bli­co para que la ciu­dad que go­ber­na­rá in­mi­nen­te­men­te Clau­dia Schein­baum ten­ga otra ima­gen. Se­gu­ro que hay bue­ní­si­mas ra­zo­nes para in­ver­tir tiem­po, bas­tan­te, y di­ne­ro, por po­co que sea, en ese cam­bio de look. Pe­ro son ra­zo­nes que per­ma­ne­cen ocul­tas, y un mal­pen­sa­do di­ría que si de lo que se tra­ta es de en­men­dar al­gu­na de­fi­cien­cia de la ad­mi­nis­tra­ción de Man­ce­ra, ca­ray, po­dría ele­gir­se otra en­tre una lar­ga lis­ta, de la llegada del cri­men or­ga­ni­za­do a las “irre­gu­la­ri­da­des” de la re­cons­truc­ción, por de­cir.

En fin, in­mi­nen­tes se­cre­ta­ria, se­cre­ta­rio, le­gis­la­do­res, je­fa de go­bierno: ahí les en­car­ga­mos unas pa­la­bras acla­ra­do­ras. Es­ta­mos to­dos an­sio­sos de apren­der. De ini­ciar­nos en los mis­te­rios de la aus­te­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.