VER­SUS

Por un la­do es­tá el ro­mán­ti­co que con­ser­va fiel­men­te su di­se­ño clá­si­co. Por el otro es­tá aquel que fu­sio­na an­ta­ño con pre­sen­te; en­fren­ta­mos a es­tos dos bó­li­dos en un mano a mano don­de el vi­gor fue el co­mún de­no­mi­na­dor.

4 Ruedas - - Indice -

En­fren­ta­mos al Dod­ge Cha­llen­ger con­tra el Ford Mus­tang.

La era de los pony/mus­cle cars ha re­vo­lu­cio­na­do el mer­ca­do au­to­mo­tor des­de que Ford de­ci­dió lan­zar al Mus­tang en aquel le­jano año de 1964. Es más, ni si­quie­ra la fir­ma del óva­lo azul se ima­gi­nó los al­can­ces que su na­cien­te con­cep­to de vehícu­lo ten­dría de for­ma in­me­dia­ta.

Su con­tra­par­te fue más pru­den­te y en el otoño de 1969 pre­sen­tó su ca­rro­ce­ría ti­po E. Na­cía en­ton­ces una nue­va ge­ne­ra­ción del Ba­rra­cu­da de­no­mi­na­da ‘Cu­da’ y un nue­vo au­to: el Cha­llen­ger.

Pe­ro to­da épo­ca tie­ne sus di­fi­cul­ta­des y es así co­mo la cri­sis pe­tro­le­ra de me­dia­dos de los se­ten­ta dio al tras­te con el ‘nue­vo’ seg­men­to de mus­cle cars; el que peor la pasó fue el Dod­ge Cha­llen­ger quien só­lo vi­vió cua­tro años (1970-1974) pa­ra re­gre­sar más ade­lan­te con una se­gun­da en­tre­ga (19781984) que es me­jor ol­vi­dar.

Vol­vió en 2008 y aho­ra lo en­fren­ta­mos con el pony­car por ex­ce­len­cia, el Ford Mus­tang, que si bien ha su­fri­do años di­fí­ci­les, se ha man­te­ni­do en el gus­to del pú­bli­co por ge­ne­ra­cio­nes. Dos con­cep­tos di­fe­ren­tes pe­ro una mis­ma ideo­lo­gía ¡Que arran­que el due­lo!

DI­SE­ÑO

Con­ser­va­dor y dra­má­ti­ca­men­te apues­to co­mo en to­dos los tiem­pos, su ex­clu­si­vi­dad siem­pre se­rá un pun­to ex­tra an­te cual­quie­ra, igual que su lar­go y atlé­ti­co fren­te de apa­rien­cia do­mi­nan­te. Las fran­jas dua­les que atra­vie­san el au­to a lo lar­go, su que­ma­co­cos y la ta­pa de ga­so­li­na le dan más de­por­ti­vi­dad, el spoi­ler y los ri­nes de 20” lo ale­jan de lo co­mún, sus clá­si­cas lu­ces tra­se­ras LED a lo an­cho y los nue­vos fa­ros de­lan­te­ros di­ri­gi­dos con bor­des de ha­lo LED lo me­jo­ran.

TEC­NO­LO­GÍA

Tie­ne al co­pi­lo­to per­fec­to en su pan­ta­lla de 8.4” y el sis­te­ma UCON­NECT con tec­no­lo­gía Ap­ple Car­play y Goo­gle An­droid Au­to, ade­más, in­clu­ye una pan­ta­lla di­gi­tal de 7” en el pa­nel de ins­tru­men­tos que es per­so­na­li­za­ble, re­con­fi­gu­ra­ble y úni­ca en su cla­se pa­ra no per­der in­for­ma­ción del au­to co­mo la ace­le­ra­ción, tiem­po de reac­ción, tem­po­ri­za­dor, et­cé­te­ra.

SE­GU­RI­DAD

La edición Black­top que pro­ba­mos tal vez no cuen­te con bol­sas de ai­re en “ro­di­lla” co­mo su ri­val, pe­ro es­te muscu­loso bus­ca no te­ner ac­ci­den­tes, por lo que tie­ne asis­ten­cias úti­les co­mo dis­tri­bu­ción de fre­na­do (EBD), in­mo­vi­li­za­dor de mo­tor, sis­te­ma de alis­ta­mien­to y asis­ten­cia de fre­na­do de emer­gen­cia, sis­te­ma de de­tec­ción de vehícu­los en ruta trans­ver­sal de re­ver­sa, y por su pues­to, bol­sas de ai­re fron­ta­les avan­za­das mul­ti-eta­pas, la­te­ra­les de­lan­te­ros y la­te­ra­les de cor­ti­na.

MA­NE­JO

Desafian­te y ne­ce­sa­rio re­sal­tar el mo­tor ´Pen­tas­tar´ que po­see es­te ame­ri­cano, uno de los más le­gen­da­rios del gru­po y de los 10 me­jo­res del mun­do di­se­ña­do pa­ra pro­por­cio- nar efi­cien­cia, po­ten­cia y re­fi­na­mien­to, dán­do­le un ma­ne­jo im­pe­ca­ble. És­te, apro­ve­cha al má­xi­mo el do­ble ár­bol de le­vas a la ca­be­za y la sin­cro­ni­za­ción va­ria­ble de vál­vu­las pa­ra una óp­ti­ma efi­cien­cia en el con­su­mo de com­bus­ti­ble, a cual­quier ve­lo­ci­dad y con to­do ti­po de car­gas, ofre­cien­do un au­men­to de 38% en po­ten­cia y 11% en torque.

CON­FORT

La co­mo­di­dad no es pro­ble­ma, lo lar­go y an­cho que pre­su­me en su ex­te­rior lo reite­ra en su in­te­rior -a pe­sar de ser 2 puer­tas-, los asien­tos tra­se­ros tie­nen me­nor am­pli­tud que los de­lan­te­ros pe­ro con buen es­pa­cio en ro­di­llas y al­tu­ra, la su­je­ción que ofre­cen los asien­tos de­lan­te­ros dan se­gu­ri­dad. No sen­tí en­cie­rro ni in­co­mo­di­dad en nin­gún mo­men­to.

CON­CLU­SIÓN

Cha­llen­ger si­gue y se­gui­rá sien­do el le­gen­da­rio muscu­loso que­ri­do por to­dos, tan clá­si­co y mo­derno a la vez que no lo cam­bias por na­da. Equi­li­bra­do, se­gu­ro y ar­mo­nio­so por don­de lo veas. ¡Su his­to­ria lo res­pal­da! El de­por­ti­vo sa­be có­mo tra­tar a una da­ma y ser leal.

DI­SE­ÑO

Fu­sio­na mo­der­ni­dad con las lí­neas de ori­gen que tan­tos fru­tos le die­ron. Las lu­ces tra­se­ras se­cuen­cia­les con LED en los bor­des le dan ese to­que con­tem­po­rá­neo que per­mi­ten ver­lo re­ju­ve­ne­ci­do, y los ri­nes de alu­mi­nio de 19 x 8.5 pul­ga­das le pro­po­cio­nan una gran per­so­na­li­dad. El vehícu­lo ha sa­bi­do ade­cuar­se a los nue­vos tiem­pos aun­que evi­den­te­men­te se ha ale­ja­do pau­la­ti­na­men­te de los Mus­tang de an­ta­ño.

TEC­NO­LO­GÍA

Mus­tang es­tá un pa­so más allá, re­sul­ta in­tui­ti­vo y Ford lo ha adap­ta­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que bus­can, ade­más de un ma­ne­jo de­por­ti­vo, tec­no­lo­gía de éli­te. Por lo tan­to el mo­de­lo aña­de sis­te­ma SYNC 3 con pan­ta­lla LCD 8 pul­ga­das, na­ve­ga­ción, re­co­no­ci­mien­to de voz, Ap­plink y dos puer­tos USB con Car­play y An­droid Au­to.

SE­GU­RI­DAD

La va­rian­te que pro­ba­mos pre­su­me de un buen ar­se­nal pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da de sus ocu­pan­tes. Aña­de dis­tri­bu­ción elec­tró­ni­ca de fre­na­do, asis­ten­cia en fre­na­da y alar­ma e in­mo­vi­li­za­dor del mo­tor. Por si fue­ra po­co, in­clu­ye más bol­sas de ai­re que su ri­val de en­fren­te.

MA­NE­JO

Una con­duc­ción pu­ra­men­te nor­te­ame­ri­ca­na, en el eje tra­se­ro se su­pri­mió el tra­di­cio­nal es­que­ma de eje rí­gi­do por un sis­te­ma in­de­pen­dien­te mul­ti­bra­zo, gra­cias a es­te es­que­ma se ga­ran­ti­za una me­jor ma­nio­bra­bi­li­dad y se­gu­ri­dad al vo­lan­te. Es­te sis­te­ma le per­mi­te ab­sor­ber un por­cen­ta­je al­to de rui­dos y vi­bra­cio­nes, con lo que se ga­ran­ti­za un me­jor con­fort de mar­cha que su ri­val.

CON­FORT

Si bien la co­mo­di­dad no es lo su­yo, exis­te buen desahogo pa­ra pier­nas en los asien­tos de­lan­te­ros, no así en la par­te tra­se­ra don­de de­ja cla­ro que lo más im­por­tan­te en es­te ‘pony car’ es el ma­ne­jo y no el es­pa­cio in­te­rior. No obs­tan­te, los asien­tos ofre­cen una muy bue­na su­je­ción cuan­do se le exi­ge al pe­dal y la caí­da del te­cho no es pro­ble­ma pa­ra una per­so­na me­nor de 1.75 me­tros.

CON­CLU­SIÓN

Mus­tang si­gue (y por aho­ra) se­gui­rá sien­do el rey de los pony cars. Un ma­ne­jo que en es­ta versión po­ten­cia­li­za ca­da uno de sus atri­bu­tos me­cá­ni­cos. Sin du­da, la va­rian­te V8 es la más equi­li­bra­da y de­ja cla­ro que aún es el ri­val a ven­cer.

VI­GOR NOR­TE­AME­RI­CANO con el mo­de­lo que más guar­da res­pe­to por su pa­sa­do.

DI­SE­ÑO ATRAC­TI­VO del ‘pu­ra san­gre’ más po­pu­lar en to­do el mun­do.

DI­NA­MI­TA A BOR­DO de dos ex­po­nen­tes de la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se.

LAS LU­CES TRA­SE­RAS a lo an­cho lo ca­rac­te­ri­zan.

FA­ROS DE­LAN­TE­ROS di­ri­gi­dos con bor­des de ha­lo LED Quad. ASIEN­TOS AM­PLIOS que te su­je­tan en to­do mo­men­to.

MA­NE­JO CLÁ­SI­CO y de­por­ti­vo con vo­lan­te er­go­nó­mi­co, bo­to­nes de man­do y pa­le­tas de cam­bio pa­ra un me­jor desem­pe­ño.

DI­SE­ÑO y tec­no­lo­gía siem­pre a la van­guar­dia.

MA­NE­JO PU­RO nor­te­ame­ri­cano, Mus­tang es si­nó­ni­mo de po­der.

CON EL PA­SO DEL TIEM­PO Ford lo ha do­ta­do de ma­yor tec­no­lo­gía.

EL DE­POR­TI­VO más ven­di­do del or­be fue una de­li­cia en es­ta com­pa­ra­ti­va. PARRILLA, RI­NES y lí­neas po­de­ro­sas; Mus­tang pre­su­me un gran ex­te­rior.

LA FU­SIÓN en­tre pa­sa­do y pre­sen­te que­da de ma­ni­fies­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.