CO­LUM­NA KONSTANTONIS

En es­tos me­ses de ca­lor se es­pe­ran va­rios fe­nó­me­nos que pro­vo­ca­rán el pa­ro ma­si­vo –y obli­ga­to­rio- de vehícu­los en la Cdmx.

4 Ruedas - - Indice - 4R

An­tes de em­pe­zar, quie­ro ofre­cer­le una dis­cul­pa a los lec­to­res de es­ta re­vis­ta ra­di­ca­dos fue­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ya que tra­ta­ré un te­ma que ata­ñe a la ca­pi­tal y los mu­ni­ci­pios co­n­ur­ba­dos de la lla­ma­da Me­ga­ló­po­lis.

A par­tir de ma­yo, los ha­bi­tan­tes de la con­flic­ti­va Cdmx re­ci­bi­mos los me­ses más ca­lu­ro­sos del año, de he­cho en ma­yo se re­gis­tró la con­tin­gen­cia am­bien­tal más lar­ga de la his­to­ria; del 15 al 21 del ci­ta­do mes, en esos días se re­gis­tra­ron 162 pun­tos en el Ín­di­ce de Ca­li­dad del Ai­re eva­lua­do por la CAME (Co­mi­sión Me­dioam­bien­tal de la Me­ga­ló­po­lis) lo cual obli­ga a sa­car de la cir­cu­la­ción a más de 1,5 mi­llo­nes de vehícu­los que deam­bu­lan por la men­cio­na­da me­ga­ló­po­lis y que por­ten los ho­lo­gra­mas de ve­ri­fi­ca­ción 1 y2, y ade­más un cú­mu­lo de res­tric­cio­nes a los vehícu­los lo­ca­les, los au­tos fo­rá­neos (sin im­por­tar el año de ma­nu­fac­tu­ra) así co­mo otras ac­cio­nes más co­mo la sus­pen­sión de obras pú­bli­cas.

Jus­ta­men­te ha­ce un año el mis­mo or­ga­nis­mo (CAME) anun­ció que ha­bría mo­di­fi­ca­cio­nes se­ve­ras en el pro­gra­ma de ve­ri­fi­ca­ción obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los vehícu­los au­to­mo­to­res que pre­ten­die­ran cir­cu­lar li­bre­men­te, se su­po­ne que ajus­ta­ron a la ba­ja los ni­ve­les má­xi­mos per­mi­si­bles de emi­sio­nes de un vehícu­lo au­to­mo­tor pro­pul­sa­do con un mo­tor tér­mi­co, se su­po­nía que con esos ajus­tes se­ría mu­cho más di­fí­cil ob­te­ner el ho­lo­gra­ma de ve­ri­fi­ca­ción me­dian­te el clá­si­co “brin­co”, de he­cho mo­di­fi­ca­ron la for­ma de ve­ri­fi­car ca­da au­to, pa­ra te­ner ma­yor con­trol. Los pro­pie­ta­rios de los vehícu­los “ve­ri­fi­ca­bles” de­ben ha­cer una ci­ta pre­via en el Ve­ri­fi­cen­tro y acu­dir en la fe­cha y en la ho­ra que se le ha­bía asig- na­do (al­go así co­mo el trá­mi­te del Pa­sa­por­te), y bueno no po­de­mos ol­vi­dar que el cos­to del trá­mi­te de ve­ri­fi­ca­ción se ho­mo­lo­gó, des­pués de te­ner un in­cre­men­to de pre­cio, ar­gu­men­tan­do que aho­ra la prue­ba era más es­tric­ta ob­te­nien­do da­tos del co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del au­to me­dian­te la co­ne­xión de un “scanner” al puer­to OBDII (On Board Diag­nos­tics 2) de ca­da au­to, y así ob­te­ner da­tos fi­de­dig­nos del fun­cio­na­mien­to del mo­tor, y del cú­mu­lo de sen­so­res que mo­ni­to­rean que el au­to con­ta­mi­ne lo me­nos po­si­ble, da­das las enor­mes y es­tric­tas exi­gen­cias de los go­bier­nos de los paí­ses del lla­ma­do “Primer Mun­do”.

Yo aho­ra le pre­gun­to a las au­to­ri­da­des de la CAME el por qué se­gui­mos te­nien­do con­tin­gen­cias am­bien­ta­les, cuan­do se su­po­ne que con el pro­gra­ma de ve­ri­fi­ca­ción obli­ga­to­ria, que mo­di­fi­ca­ron pa­ra que su­pues­ta­men­te los au­tos que cir­cu­len por nues­tra po­lu­ta ciu­dad, lo ha­rían de una for­ma más efi­cien­te y lim­pia, por­que tam­bién se su­po­ne que se me­jo­ró la ca­li­dad de los com­bus­ti­bles que se ven­den en el di­cho te­rri­to­rio. ¡Gran­des in­te­rro­gan­tes!

Yo le pre­gun­to de nue­vo a los al­tos fun­cio­na­rios me­dioam­bien­ta­les de nues­tra ciu­dad ¿van a se­guir car­gán­do­le TO­DO el muer­to a la con­ta­mi­na­ción emi­ti­da por los au­to­mó­vi­les? Quí­ten­se la ven­da de los ojos, me que­da cla­rí­si­mo que los au­to­mó­vi­les son en bue­na par­te res­pon­sa­bles de las men­cio­na­das con­tin­gen­cias en días de mu­cho ca­lor, sin vien­to ni llu­via, pe­ro … ¡Se­ño­res hay mu­chí­si­mas más fuentes de con­ta­mi­na­ción que us­te­des ja­más su­per­vi­san, por ejem­plo las fu­gas, aun­que sean pe­que­ñas de las es­tu­fas de Gas LP, de los tan­ques es­ta­cio­na­rios o por­tá­ti­les del mis­mo gas y pa­ra que di­men­sio­ne­mos la can­ti­dad de ellas los in­vi­to a ha­cer un ejercicio ma­te­má­ti­co sim­ple: Las es­tu­fas co­mu­nes tie­nen en pro­me­dio cua­tro o cin­co que­ma­do­res, más el que­ma­dor del horno. Su­pon­ga­mos que en un edi­fi­cio gran­de de 50 de­par­ta­men­tos, hay evi­den­te­men­te 50 es­tu­fas ca­se­ras, por lo tan­to hay 250 hor­ni­llas, más 250 co­ne­xio­nes al su­mi­nis­tro de gas, 500 po­si­bles fu­gas, tan so­lo en un edi­fi­cio ha­bi­ta­cio­nal, aho­ra mag­ni­fí­quen­lo a la Me­ga­ló­po­lis. ¿Al­guien se preo­cu­pa por esos mi­llo­nes de mi­cro fu­gas de gas que tam­bién afec­tan? OJO se­ño­res bu­ró­cra­tas am­bien­ta­lis­tas, NO to­da la cul­pa es de los vehícu­los au­to­mo­to­res, ya de­jen de car­gar­les to­do el muer­to a los co­ches ¡Nos lee­mos el pró­xi­mo mes!

Las es­tu­fas co­mu­nes tie­nen en pro­me­dio 4 o 5 que­ma­do­res, más el que­ma­dor del horno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.