¡VE­RANO PE­LI­GRO­SO!

Aa­gos­tot es unn mes muy es­pe­ra­do, do, el ve­rano es­tá en pleno, los es­tu­dian­tes tie­nen vacaciones, y uno en­cuen­tra laa for­ma de ro­bar­le all tra­ba­jo un par de día­sas pa­ra ir­nos de “veraneo”. aneo”

4 Ruedas - - Columna Konstantonis - 4R

En nues­tro país el ve­rano es si­nó­ni­mo de llu­vias y ge­ne­ral­men­te mal cli­ma, pe­ro eso no nos des­ani­ma, y sa­li­mos des­pa­vo­ri­dos a al­gu­na pla­ya o cen­tro re­crea­ti­vo, pe­ro… ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ello?

Su­pon­ga­mos que vas a sa­lir en tu au­to­mó­vil a al­gún des­tino cer­cano y te for­mu­lo es­ta pre­gun­ta: ¿Sa­bes qué re­vi­sar­le a tu co­che? ¿Sa­bes qué de­bes o de­be­rías lle­var jun­to a tu equi­pa­je?... Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio, an­tes de lle­var tu vehícu­lo a un ta­ller a ha­cer­le una re­vi­sión –que qui­zás no ne­ce­si­te- de­bes ha­cer una ins­pec­ción vi­sual de cier­tos com­po­nen­tes, los más im­por­tan­tes son: las llan­tas, de­ben es­tar en muy buen es­ta­do, con el di­bu­jo pa­re­jo, no con un des­gas­te anor­mal, y aquí te van un par de tips, si las llan­tas se es­tán gas­tan­do por la par­te cen­tral, las es­tás usan­do de­ma­sia­do in­fla­das, si por el con­tra­rio se des­gas­tan de los la­dos, hay que re­vi­sar la ali­nea­ción del vehícu­lo.

¿QUÉ MÁS HAY QUE RE­VI­SAR?

A los co­ches mo­der­nos hay muy po­co que re­vi­sar­les, no te des­gas­tes com­pran­do una he­rra­mien­ta cos­to­sa, y pen­san­do que la ban­da se rom­pe­rá en el ca­mino y po­drás cam­biar­la, eso con un co­che ac­tual es vir­tual­men­te im­po­si­ble si no tie­nes una he­rra­men­tal es­pe­cial. Re­vi­sa que no ha­ya fu­gas de nin­gún ti­po de flui­do y si tu com­pa­ñe­ro de cua­tro rue­das pre­sen­ta fu­gas… me­jor no lo lle­ves a ca­rre­te­ra.

Otra co­sa que de­bes aten­der an­tes de sa­lir a ca­rre­te­ra es al­gu­na po­si­ble fa­lla o ave­ría que pre­sen­te tu co­che, lo más se­gu­ro es que cuan­do es­tés lo más le­jos de tu des­tino, la men­cio­na­da fa­lla se ha­ga más evi­den­te, has­ta que te que­des ti­ra­do a la ve­ra del ca­mino, es ju­gar con el fac­tor de pro­ba­bi­li­da­des, y cuan­do el que­dar­se ti­ra­do sea la peor co­sa que te pue­da pa­sar, ami­go… ¡Te pa­sa­rá! (se lla­ma la Ley de Murphy).

VE­RANO = LLU­VIA

Co­mo lo co­men­té lí­neas arri­ba, los ve­ra­nos sue­len ser hú­me­dos y llu­vio­sos, y aquí al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos pa­ra po­der en­fren­tar la llu­via en nues­tro ca­mino.

Si en los tra­yec­tos llue­ve, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es re­du­cir la ve­lo­ci­dad, ya que en con­di­cio­nes de mo­ja­do la ad­he­ren­cia del vehícu­lo se ve com­pro­me­ti­da se­ve­ra­men­te, si de por si en la ca­rre­te­ra hay que te­ner tra­zos fi­nos y lo me­nos brus­co po­si­bles, cuan­do las co­sas pa­san por agua hay que te­ner muy pre­sen­te es­to y ser el do­ble de cui­da­do­sos con las ma­nio­bras con el vo­lan­te. Re­cuer­da, to­do lo que pue­da pa­sar mal, si hay agua se po­ten­cia­li­za.

INUN­DA­CIO­NES O ANEGA­CIO­NES

Si en tu ca­mino te en­cuen­tras una acu­mu­la­ción anor­mal de agua, lo más re­co­men­da­ble es evi­tar­la, si di­cha anega­ción tie­ne más de 15 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, es de­cir el agua cu­bre la par­te ba­ja de la llan­ta, lo me­jor es evi­tar en­trar en ella a me­nos que ten­gas un vehícu­lo al­to, co­mo un SUV o To­do Te­rreno, y es­tés ca­pa­ci­ta­do pa­ra sor­tear ese ti­po de obs­tácu­los, si no tie­nes un 4X4 me­jor ni lo in­ten­tes y bus­ca una nue­va ru­ta, ya que el sor­tear esa anega­ción pue­de arrui­nar tus días de des­can­so de ve­rano, y en el peor de los ca­sos te de­ja­rá sin vehícu­lo, y co­mo da­to anec­dó­ti­co, un co­che inun­da­do ja­más que­da­rá igual.

EMPAÑAMIENTOS

Es­tos son mo­les­tos y si sa­be­mos co­mo con­tra­rres­tar­los sue­len ser inofen­si­vos, la me­jor ma­ne­ra de com­ba­tir los vi­drios em­pe­ña­dos es la pre­ven­ción y la lim­pie­za, si eres fu­ma­dor, pro­cu­ra no ha­cer­lo den­tro de tu au­to, y por amor de Dios, si llue­ve NO fu­mes ahí.

Pro­cu­ra te­ner el vehícu­lo siem­pre ven­ti­la­do, y si el em­pa­ña­mien­to apa­re­ce, con­tra­rrés­ta­lo con el ai­re acon­di­cio­na­do al má­xi­mo, hay mu­chas ve­ces que uti­li­zar el “des­em­pa­ña­dor” de­lan­te­ro sa­le peor, ya que por di­fe­ren­cias de tem­pe­ra­tu­ra en am­bos la­dos del vi­drio, en un ini­cio el em­pa­ña­mien­to se­rá se­ve­ro y to­tal, si tu au­to se em­pa­ña de pron­to en la ca­rre­te­ra, es me­jor de­te­ner­se y es­pe­rar a que el ai­re acon­di­cio­na­do ha­ga su tra­ba­jo pa­ra con­ti­nuar la mar­cha. Nos lee­mos en Sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.