LOBO CON PIEL DE OVE­JA

Cuan­do eres el con­sen­ti­do de la fa­mi­lia te dan to­do, lo mis­mo pa­sa con Q50 S, pa­ra Infiniti es su mu­cha­cho más apues­to y por tal ra­zón lo do­ta con el me­jor equi­pa­mien­to.

4 Ruedas - - Lanzamiento -

Es­tar fren­te a la ho­ja en blan­co al mo­men­to de es­cri­bir de Infiniti Q50 me for­mu­ló una pre­gun­ta. ¿Qué tan­to gus­ta un vehícu­lo que se acer­ca a la tec­no­lo­gía au­tó­no­ma? La res­pues­ta evi­den­te­men­te trae­rá con­si­go tan­to de­fen­so­res co­mo de­trac­to­res. Mu­chos de no­so­tros cree­mos que to­do ti­po de sis­te­mas don­de qui­te­mos las ma­nos del vo­lan­te y el au­to co­rri­ja mo­vi­mien­tos sin la in­ter­ven­ción del hu­mano, re­sul­tan abu­rri­dos; pe­ro en reali­dad, es­te ti­po de tec­no­lo­gías tie­nen gran­des be­ne­fi­cios, co­mo ba­jar la ta­sa de ac­ci­den­tes y muer­tes en nues­tras ca­lles y ca­rre­te­ras.

NUE­VA CA­RA

Des­de que es­te jo­ven lle­gó al por­ta­fo­lio de la fa­mi­lia Infiniti, las ven­tas au­men­ta­ron no so­lo en Mé­xi­co sino a ni­vel mun­dial. En nues­tro país se han ven­di­do más de 2 mil 900 uni­da­des, y es que, a pe­sar de ser un se­dán lu­jo­so y el cual es­ta­ría di­ri­gi­do a un pú­bli­co muy se­rio, el Q50 siem­pre es­tá un pa­so ade­lan­te en cuan­to a di­se­ño y tec­no­lo­gía se re­fie­re, por tal mo­ti­vo, es real­men­te di­ver­ti­do.

El nue­vo se­dán de Infiniti no es un au­to re­di­se­ña­do, so­lo re­ci­bió un fa­ce­lift pa­ra el mo­de­lo 2018, tan­to en el ex­te­rior co­mo en el in­te­rior. Sin pen­sar­lo le de­ci­mos a la mar­ca de lu­jo de Nis­san: ¡wow, qué cam­bios! Fue­ron muy su­ti­les, pe­ro tan exac­tos que le die­ron una ima­gen fres­ca, de­por­ti­va y agre­si­va. Des­de el pri­mer con­tac­to con él lo no­tas re­ju­ve­ne­ci­do y es fá­cil desear­lo.

EL ARRI­BO

En la tie­rra don­de es tra­di­ción el whis­key de Bour­bon, ln­fi­ni­ti pre­sen­tó es­te re­no­va­do in­te­gran­te, el cual, de­jó al des­cu­bier­to sus atri­bu­tos por las ca­rre­te­ras de Ten­nes­see, tan­to me­cá­ni­cas co­mo de tec­no­lo­gía en­ca­mi­na­da pa­ra la con­duc­ción au­tó­no­ma. El Q50 S es el pri­mer vehícu­lo de la fir­ma en in­cor­po­rar el sis­te­ma Propi­lot, au­to­ma­ti­zar to­tal­men­te las fun­cio­nes de ace­le­ra­ción, di­rec­cio­na­mien­to y fre­na­do del vehícu­lo. In­cor­po­ra los sis­te­mas de se­gu­ri­dad más avan­za­dos de los úl­ti­mos tiem­pos en la in­dus­tria au­to­mo­triz co­mo: Sis­te­ma de vi­sión pe­ri­fé­ri­ca 360 con de­tec­ción de ob­je­tos en mo­vi­mien­to, Fre­na­do de Emer­gen­cia Fron­tal, Sis­te­ma de Ad­ver­ten­cia e In­ter­ven­ción de pun­to cie­go, Sis­te­ma de Ad­ver­ten­cia e In­ter­ven­ción de Cam­bio de Ca­rril, y el Sis­te­ma de Pre­dic­ción. Ade­más, equi­pa la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la Di­rec­ción Elec­tró­ni­ca Asis­ti­da (DAS, por sus si­glas en in­glés) de Infiniti, tec­no­lo­gía pre­cur­so­ra de me­ca­nis­mos de di­rec­ción que se­rán una pie­za cla­ve pa­ra al­can­zar el ma­ne­jo to­tal­men­te au­tó­no­mo.

ES TURNO DEL DI­SE­ÑO

El nue­vo Q50 S no cam­bió ra­di­cal­men­te pe­ro sí to­mó una nue­va apa­rien­cia con ras­gos más lla­ma­ti­vos y atre­vi­dos. La ver­sión S e Hí­bri­da, que fue­ron las que re­ci­bie­ron los cam­bios, pre­sen­tan una fas­cia de­lan­te­ra más an­cha y an­gu­lar y en­tra­das de ai­re más ba­jas que aña­den un ma­yor im­pac­to vi­sual.

La par­te tra­se­ra se en­fa­ti­za por sus dos es­ca­pes y com­bi­na a la per­fec­ción dos to­nos: el di­fu­sor tra­se­ro cuen­ta con el mis­mo co­lor de la ca­rro­ce­ría, mien­tras que la fas­cia ba­ja lle­va un acen­to me­tá­li­co os­cu­ro. Los rines de 19 pul­ga­das le dan una pos­tu­ra más agre­si­va y me­jo­ran el ma­ne­jo y la trac­ción cuan­do se en­fren­ta a cur­vas pro­nun­cia­das y a una rá­pi­da ace­le­ra­ción, ade­más, su as­pec­to más téc­ni­co en su di­se­ño con ra­dios más del­ga­dos y pro­nun­cia­dos que an­tes.im­pac­to vi­sual.

La par­te tra­se­ra se en­fa­ti­za por sus dos es­ca­pes y com­bi­na a la per­fec­ción dos to­nos: el di­fu­sor tra­se­ro cuen­ta con el mis­mo co­lor de la ca­rro­ce­ría, mien­tras que la fas­cia ba­ja lle­va un acen­to me­tá­li­co os­cu­ro. Los rines de 19 pul­ga­das le dan una pos­tu­ra más agre­si­va y me­jo­ran el ma­ne­jo y la trac­ción cuan­do se en­fren­ta a cur­vas pro­nun­cia­das y a una rá­pi­da ace­le­ra­ción, ade­más, su as­pec­to más téc­ni­co en su di­se­ño con ra­dios más del­ga­dos y pro­nun­cia­dos que an­tes.

EL CON­FORT

Por den­tro el lu­jo se no­ta en ca­da de­ta­lle. Ma­te­ria­les en piel ro­dean el pa­nel de ins­tru­men­tos, así co­mo la nue­va cos­tu­ra de do­ble pun­to en co­lor ro­jo o pla­ta, de­pen­dien­do de la ver­sión ele­gi­da. Así mis­mo, aho­ra tie­ne in­crus­ta­do pie­zas de ma­de­ra en el ta­ble­ro, lo que le da un as­pec­to to­tal­men­te ele­gan­te.

En el ha­bi­tácu­lo to­do es so­fis­ti­ca­ción. El vo­lan­te equi­pa con­tro­les don­de se ma­ne­ja par­te de la compu­tado­ra des­ple­ga­da al fren­te, así co­mo el me­nú de la compu­tado­ra que se pue­de ver en las dos pan­ta­llas in­cor­po­ra­das en es­ta ver­sión, de 8 y 7 pul­ga­das.

Pe­ro no so­lo la tec­no­lo­gía en pri­mor­dial, tam­bién la ca­li­dad de la vi­sión y, so­bre to­do, la co­mo­di­dad de to­das las pla­zas. Q50 S es am­plio y des­de la pos­tu­ra don­de te en­cuen­tres, sea en las pla­zas de­lan­te­ras o tra­se­ras, tu es­pa­cio en el vehícu­lo se­rá co­mo una bur­bu­ja pa­ra ti.

LA JO­YA DE LA CO­RO­NA

Pa­re­ce­ría que Q50 S es so­brio en su ma­ne­jo, pe­ro no, to­do lo con­tra­rio. Por­ta un mo­tor V6 de 3.0 li­tros bi­tur­bo que en­tre­ga 400 ca­ba­llos de fuer­za. La ver­sión hí­bri­da tie­ne una fuente de po­der de ga­so­li­na- eléc­tri­co 3.5 li­tros de 360 bhp. No­so­tros pu­si­mos a prue­ba la ver­sión de com­bus­tión in­ter­na en ca­mi­nos de gran­des rec­tas y cur­vas un po­co ce­rra­das en ca­rre­te­ras dig­nas de pos­ta­les de Nash­vi­lle, Ten­nes­see.

En el ins­tan­te que co­no­ci­mos los de­ta­lles me­cá­ni­cos su­pi­mos que se com­por­ta­ría de for­ma ex­ce­len­te; con el ace­le­ra­dor a fon­do te en­tre­ga ca­da uno de los ca­ba­llos y en cual­quier mo­do de ma­ne­jo es sua­ve y se­gu­ro; has­ta en el Eco, don­de te dis­tri­bu­ye la po­ten­cia pa­ra do­si­fi­car el com­bus­ti­ble.

Uno de los as­pec­tos que nos sor­pren­dió fue­ron los con­su­mos, aun y ma­ne­ján­do­lo en Sport Plus. En 4 ho­ras de ma­ne­jo con­su­mi­mos 1/4 de ga­so­li­na.

DES­DE LAS EN­TRA­ÑAS

Ha­ce unos días pla­ti­can­do con el ba­te­ris­ta del gru­po de rock Cai­fa­nes, me co­men­tó que uno de los fac­to­res de de­ci­sión pa­ra com­prar un vehícu­lo en él es el sis­te­ma de so­ni­do. Si al mo­men­to de su­birl el vo­lu­men el es­té­reo sue­na bien y fuer­te, el au­to es su­yo. En es­te as­pec­to con­cuer­do con Al­fon­so An­dré.

Por tal mo­ti­vo cuan­do los re­pre­sen­tan­tes de Infiniti nos co­men­ta­ron que el nue­vo Q50 S es el pri­mer vehícu­lo en in­cor­po­rar el sis­te­ma Au­dio Bo­se Per­for­man­ce Se­ries de 16 bo­ci­nas, nos que­da­mos con la bo­ca abier­ta. Por eso, cuan­do es­tu- vi­mos den­tro de él, nos dis­pu­si­mos a com­pro­bar­lo. Lo di­ré con sin­ce­ri­dad, nues­tras ex­pec­ta­ti­vas se que­da­ron cor­tas, ape­nas lle­vá­ba­mos la mi­tad del vo­lu­men y ya te­nía­mos la sen­sa­ción de es­tar en una sa­la de ci­ne. Lo me­jor de to­do es que en nin­gún mo­men­to se dis­tor­cio­nó la can­ción, ni ba­jos o agu­dos pre­va­le­cían unos más que otros. To­do so­nó con cla­ri­dad.

LA NUE­VA pa­rri­lla le da sen­sa­ción de po­der.

TO­DOS LOS de­ta­lles del nue­vo Q50 S lo ha­cen ver ele­gan­te.

DES­DE EL vo­lan­te pue­des con­tro­lar los di­fe­ren­tes op­cio­nes del na­ve­ga­dor.

AHO­RA IN­COR­PO­RA dos es­ca­pes bi­tono.

LAS PLA­ZAS tra­se­ras tie­nen gran es­pa­cio y son con­for­ta­bles.

EN­TRE LOS de­ta­lles que más re­sal­tan son los rines de 19 pul­ga­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.