IZQUIERDIZQUIERDA O DERECHA

No, no se tra­ta de nin­gu­na ten­den­cia po­lí­ti­ca –tan de mo­da hoy- se tra­ta del buen USO de las lu­ces di­rec­cio­na­les

4 Ruedas - - Columna Konstantonis -

Es­te es un te­ma en el que he si­do re­cu­rren­te en es­tas pá­gi­nas, y la­men­ta­ble­men­te lo se­gui­ré sien­do, por que me doy cuen­ta en nues­tro país las bue­nas cos­tum­bres tras el vo­lan­te son prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes, y lo es­cri­bo con tris­te­za.

El ser hu­mano sue­le trans­for­mar­se cuan­do es­tá den­tro de su vehícu­lo, en al­gu­nos ca­sos, los más fre­cuen­tes, el conductor pien­sa que la vía es de su pro­pie­dad y que pue­de ha­cer lo que le ven­ga en ga­na, sin po­ner­se a pen­sar en que el ca­mino es­tá lleno de mu­chos más con­duc­to­res, y que bue­na par­te de ellos pien­sa lo mis­mo; que na­die al­re­de­dor im­por­ta.

Con el ad­ve­ni­mien­to de nue­vas re­glas en la cir­cu­la­ción en las ciu­da­des y co­mu­ni­da­des ur­ba­ni­za­das, esos con­duc­to­res ab­sor­tos úni­ca­men­te en el fren­te de su ca­mino han te­ni­do que ir­se edu­can­do de una u otra for­ma, sea por imi­ta­ción, o por in­frac­ción, es de­cir se han em­pe­ña­do a ha­cer las co­sas de una me­jor ma­ne­ra, o las au­to­ri­da­des los han obli­ga­do a ha­cer­las me­dian­te san­cio­nes eco­nó­mi­cas, me­jor co­no­ci­das co­mo in­frac­cio­nes.

DE MAL EN PEOR

Ha­blan­do es­pe­cí­fi­ca­men­te de la CMDX en don­de lle­va­mos ya ca­si un par de años con la apli­ca­ción de un se­ve­ro re­gla­men­to de trán­si­to, en don­de el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es re­du­cir el nu­me­ro de ac­ci­den­tes via­les. Al prin­ci­pio hu­bo una le­gión de con­duc­to­res re­bel­des que de­ci­die­ron ha­cer ca­so omi­so a las ad­ver­ten­cias, has­ta que las fa­mo­sas fo­to­mul­tas em­pe­za­ron a lle­gar­les, y aun­que mu­chos tam­bién las ig­no­ra­ron, con el pa­so de los me­ses se die­ron cuen­ta que el ‘sis­te­ma’ de fo­to mul­tas es­ta­ba li­ga­do al de ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar, y si ha­bía adeu­dos no se po­día efec­tuar di­cho trá­mi­te, y el he­cho de usar el vehícu­lo ‘sin ve­ri­fi­car’ los ha­ría acree­do­res au­to­má­ti­ca­men­te a más in­frac­cio­nes y cas­ti­gos. Así aque­llos re­bel­des em­pe­za­ron a ali­near­se –no les que­dó de otray has­ta ese en­ton­ces se die­ron cuen­ta que ade­más de que las au­to­ri­da­des aho­ra te­nían ojos en to­dos la­dos, y que no so­lo cas­ti­ga­ban los ex­ce­sos de ve­lo­ci­dad a los lí­mi­tes cla­ra­men­te mar­ca­dos, si no que tam-

bién el lar­go bra­zo de la Ley que tie­ne mi­les de ojos tam­bién em­pe­za­ba a san­cio­nar a aque­llos con­duc­to­res que in­va­die­ran las zo­nas pea­to­na­les, o in­clu­so que se pa­sa­ban los al­tos, in­sis­to, el te­ma de las fo­to­mul­tas so­na­ba tan de cien­cia fic­ción que no po­día ser cierto, y de mo­men­to a otro pa­ra mu­chos au­to­mo­vi­lis­tas pa­só a ser un “Cuen­to de fan­ta­sía” a una ver­da­de­ra “No­ve­la dra­má­ti­ca”, ya que los mon­tos por in­frac­cio­nes de ese ti­po en al­gu­nas ve­ces su­pe­ra­ba el va­lor co­mer­cial de los vehícu­los.

La­men­ta­ble­men­te las fo­to­mul­tas nos es­tán en­se­ñan­do lo que de­be­ría­mos ha­ber apren­di­do cuan­do em­pe­za­mos a con­du­cir, la­men­ta­ble­men­te las fo­to­mul­tas NO es­tán en to­dos la­dos, y aun hay mu­chos con­duc­to­res irres­pon­sa­bles que nos po­nen en ries­go a to­dos, por fa­vor vi­gi­len los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad, lean el re­gla­men­to y res­pé­ten­lo. ¿Y las di­rec­cio­na­les? -No, no se me ha­bían ol­vi­da­do

So­lo les di­go ¡ÚSENLAS por fa­vor! Es el úni­co me­dio de co­mu­ni­car­se con los de­más au­tos en el ca­mino, que por cierto NO es su­yo na­da más.

¿Du­das, su­ge­ren­cias? Con­tác­ten­me en mis re­des so­cia­les, ya sa­ben que siem­pre con­tes­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.