CHRYS­LER SIX PA­RA TO­DO PÚ­BLI­CO

4 Ruedas - - Detrás De Cámaras - POR CAR­LOS MILLARES @DONMILLAGY | FO­TOS INTERNET

Wal­ter P. Chrys­ler posa jun­to a un Chrys­ler Six (B-70) en una ima­gen de me­dia­dos de los años vein­te. Se tra­tó de uno de los au­tos pio­ne­ros de la mar­ca nor­te­ame­ri­ca­na y que re­vo­lu­cio­nó por com­ple­to el mer­ca­do au­to­mo­tor. No obs­tan­te, la his­to­ria de su eclo­sión nos re­mi­te unos años an­tes, cuan­do Wal­ter se aso­ció con tres in­ge­nie­ros: Fred Ze­der, Owen Skel­ton y Carl Breer (que ha­bían per­te­ne­ci­do a Stu­de­ba­ker), pa­ra di­se­ñar un vehícu­lo atractivo y no­ve­do­so.

Años más tar­de y, ca­si sin que­rer, Wal­ter de­li­neó la es­tra­te­gia que per­pe­tua­ría en su na­cien­te mar­ca: pro­du­cir vehícu­los lu­jo­sos que se des­mar­ca­ran del res­to por su in­ge­nie­ría de al­to ni­vel, pe­ro que fue­ran ac­ce­si­bles pa­ra to­do el pú­bli­co. Pre­ci­sa­men­te es­to re­pre­sen­ta­ba el Chrys­ler Six, un mo­de­lo com­ple­ta­men­te nue­vo y el cual pre­su­mía dos ca­rac­te­rís­ti­cas in­no­va­do­ras pa­ra la épo­ca: un sis­te­ma de fre­nos hi­dráu­li­cos en las cua­tro ruedas y un vi­go­ro­so mo­tor de al­ta com­pre­sión de seis ci­lin­dros. Si a es­to le su­ma­mos que su cos­to no era tan al­to, es­tá­ba­mos an­te la pre­sen­cia de un vehícu­lo van­guar­dis­ta. 4R

EL CHRYS­LER SIX ES UN ÍCONO EN LA HIS­TO­RIA DE LA IN­DUS­TRIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.