TO­DO EL POWER

Hayy que te­ner mu­cho co­ra­je y va­len­tía ppa­ra cam­biar,, y pa­na­me­ra Tur­bo es­tá re­ple­to de co­ra­je.

4 Ruedas - - Prueba A Fondo - POR DEREK AZUARA | FO­TOS JOR­GE CHABLE

An­te­rior­men­te pu­die­ron ver lo que mi com­pa­ñe­ro Car­los opi­nó so­bre la ver­sión 4s de és­te gran tu­ris­mo y co­mo les di­jo, tie­ne un her­mano, y es su mo­men­to de bri­llar en es­tas cua­tro pá­gi­nas. De­ja­ré de la­do la his­to­ria y me en­fo­ca­ré me­ra­men­te en la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo con la ver­sión Tur­bo.

Tan pron­to vi a es­te mons­truo de enor­mes di­men­sio­nes me enamo­ré, pues aun­que no es co­mo los de­más miem­bros de su fa­mi­lia (de dos puer­tas), Pa­na­me­ra man­tie­ne el ADN de la com­pa­ñía con su po­ten­te mo­tor que ase­gu­ra la di­ver­sión que siem­pre se es­pe­ra en un vehícu­lo de la ca­sa de Stutt­gart.

De­ba­jo del co­fre en­con­tra­mos un mo­tor V8 de 4.0L con 550 ca­ba­llos de fuer­za, ca­si na­da, ¿ver­dad? Pe­ro, si le aña­di­mos la trac­ción to­tal y el tur­bo que res­pon­de en cuan­to pi­sas el ace­le­ra­dor te­ne­mos co­mo re­sul­ta­do una bes­tia so­bre ruedas. Ha­blan­do de neu­má­ti­cos, pa­ra que se

den una idea de lo que es el Pa­na­me­ra, mon­ta llan­tas de 275 mm al fren­te y de 315 mm atrás, las cua­tro con ri­nes de 20 pul­ga­das.

MA­NOS A LA OBRA

Cuan­do me en­con­tré den­tro del Pa­na­me­ra, me di cuen­ta por qué son tan es­pe­cia­les, por don­de lo quie­ras ver se pue­de ob­ser­var la mano de obra ale­ma­na que te ase­gu­ra per- fec­ción co­men­zan­do con los asien-tos, de una so­la pie­za, in­creí­ble­men­teen có­mo­dos.

El sis­te­ma de in­fo-en­tre­te­ni­mien­to­to o me ro­bó unos mi­nu­tos pa­ra po­der aco­plar­me a él. Pa­ra em­pe­zar, no en­con­tra­ba co­mo su­bir el vo­lu­menn de la mú­si­ca, cla­ro que siem­pre lo traía en “si­len­cio”,si­len­cio , pe­ro tam­bién te­nía que es­cu­char la ca­li­dad de au­dio,au­dio, Co­no­cien­do el au­to, en­con­tré mu--

chas co­sas, en­tre ellas, las bá­si­cas co­mo la cá­ma­ra in­fra­rro­ja, la asis­ten­cia de es­ta­cio­na­mien­to, la cá­ma­ra de re­ver­sa, etc. Un vehícu­lo muy com­ple­to y se­gu­ro. En la par­te tra­se­ra del Pa­na­me­ra, cual­quier per­so­na se pue­de sen­tir co­mo el Ma­ra­já de Po­ca­jú. Es in­creí­ble­men­te có­mo­do, con ai­re acondicionado to­tal­men­te in­de­pen­dien­te del que se en­cuen­tra en la par­te de­lan­te­ra, e in­clu­so de un asien­to a otro en la par­te tra­se­ra, te­nien­do cua­tro zo­nas de cli­ma­ti­za­ción. Des­pués de po­der iden­ti­fi­car don­de es­ta­ba ca­da co­sa y es­ca­near al 100 por cien­to el au­to, lle­gó el mo­men­to de en­cen­der­lo. Nor­mal­men­te el bo­tón de arran­que, o en su ca­so el switch, es­tá siem­pre del la­do de­re­cho del vo­lan­te, y aquí es­ta­ba al iz­quier­do, pe­ro ha­bien­do su­pe­ra­do es­te con­tra­tiem­po, lle­gó el mo­men­to es­pe­ra­do.

“BRUUUM BRUUUM”

La emo­ción que sen­tí en cuan­to en­cen­dí el mo­tor no sé des­cri­bir­la, pri­me­ra­men­te por­que ja­más ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar un au­to de es­te ti­po, y ade­más por el po­de­ro­so so­ni­do de su V8, po­dría de­cir­se que me tran­si­fi­rió gran par­te de su ener­gía.

Ya to­dos los au­tos tie­nen dis­tin­tos mo­dos de ma­ne­jo que ayu­dan a li­be­rar el la­do más atre­vi­do de és­tos, Pa­na­me­ra cuen­ta con Nor­mal, Sport y Sport+, ade­más del In­di­vi­dual, el cuál es com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­ble y se pue­de ac­ce­der a ellos des­de una pe­que­ña pe­ri­lla que se

en­cuen­tra en el vo­lan­te o des­de la pan­ta­lla del au­to. Los mo­dos de ma­ne­jo se en­car­gan, ob­via­men­te, de li­be­rar to­da la po­ten­cia del Pa­na­me­ra Tur­bo al rea­li­zar los cam­bios a re­vo­lu­cio­nes al­tas, pe­ro eso no es to­do, aquí tam­bién per­mi­tían mo­di­fi­car la al­tu­ra del cha­sis en tres op­cio­nes: Al­to, Me­dio y Ba­jo. El pri­me­ro de ellos so­lo se pue­de uti­li­zar cuan­do el au­to va a una ve­lo­ci­dad me­nor a 20 km/h, des­pués de es­ta ve­lo­ci­dad, au­to­má­ti­ca­men­te cam­bia a me­dio, por aque­llo de la ae­ro­di­ná­mi­ca. Sa­bien­do ha­cer buen uso y ju­gar bien con los pa­pe­les de és­te per­fil, evi­ta­re­mos ese mie- do y de­ses­pe­ra­ción que nos da pe­gar en los to­pes.

Re­fi­rién­do­nos al per­fil ba­jo del cha­sis, en­tra en jue­go al mo­men­to de cam­biar al mo­do Sport y Sport+, la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre es­tos dos, es la li­be­ra­ción del tor­que y el Launch Con­trol, con lo que lle­ga­re­mos de 0 a 100 km/h en 3.6 se­gun­dos, y si no te bas­ta, se le pue­de dar un to­que más de­por­ti­vo con el enor­me ale­rón que so­bre­sa­le a lo an­cho de la ca­rro­ce­ría.

Lo me­jor es que pu­de com­pro­bar lo que les es­toy di­cien­do al te­ner al Pa­na­me­ra en una rec­ta en buen es­ta­do y com­ple­ta­men­te so­lo, sin na­die que es­tor­ba­ra o al­gún pe­li­gro, y de­bo de­cir que se lu­ció.

CONCLUSIÓN

Pors­che siem­pre me ha gus­ta­do por el ta­ma­ño de sus au­tos, en es­te ca­so, se arries­gó a cam­biar un po­co las co­sas y afor­tu­na­da­men­te, fue acer­ta­do. Creó un vehícu­lo Pors­che com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a lo que co­no­ce­mos y ¿sa­ben qué? Me en­can­tó. El au­to que ma­ne­jé es una be­lle­za. Fe­roz, ve­loz, có­mo­do, se­gu­ro, con­fia­ble, muy di­ver­ti­do. Eso es Pa­na­me­ra Tur­bo.

CUEN­TA CON un cro­nó­me­tro di­gi­tal y analó­gi­co, el in­di­ca­dor de ace­le­ra­ción lo lon­gi­tu­di­nal y trans­ver­sal en el cua­dro d de ins­tru­men­tos y un in­di­ca­dor de pres­ta­cion nes pa­ra tiem­pos por vuel­ta.

LA IMA­GEN de mar­ca en la par­te de­lan­te­ra: LED con luz diur­na de cua­tro pun­tos.

CONTROLES de man­do al vo­lan­te con un di­se­ño más mo­derno que nun­ca.

SPOI­LER TRA­SE­RO des­ple­ga­ble que re­du­ce el em­pu­je as­cen­sio­nal en el eje tra­se­ro a al­tas ve­lo­ci­da­des. LA VE­LO­CI­DAD má­xi­ma se al­can­za en la sex­ta mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.