LA HIS­TO­RIA ALTERNA

Cuan­do los com­pac­tos y los mus­cle­cars do­mi­na­ban en los ochen­ta, Chrys­ler in­no­vó al lan­zar las pri­me­ras mi­ni­vans. Sin em­bar­go, los orí­ge­nes de es­te seg­men­to se re­mon­tan 50 años atrás.

4 Ruedas - - Especial - 4R

La gen­te que ll lle­vóó a Lee A. Ia­coc­ca a Chrys­ler lo des­co­no­cía, ni si­quie­ra él sa­bía có­mo cam­bia­ría el mun­do au­to­mo­triz, pe­ro el 2 de no­viem­bre de 1983 que­da­ría mar­ca­do en los anales de la his­to­ria y al mis­mo tiem­po for­ja­ría la re­su­rrec­ción de la mar­ca tras la gra­ve cri­sis por la que es­ta­ba pa­san­do ba­jo la di­rec­ción de John Ric­car­do, el en­ton­ces pre­si­den­te de la fir­ma.

Ese día los es­ta­dou­ni­den­ses pren­die­ron el te­le­vi­sor y que­da­ron asom­bra­dos. Los pro­gra­mas da­ban la no­ti­cia de que un vehícu­lo nue­vo es­ta­ba sa­lien­do de la ca­de­na de pro­duc­ción en la fá­bri­ca de Chrys­ler Cor­po­ra­tion en On­ta­rio, Ca­na­dá. Su nom­bre era Vo­ya­ger y has­ta ese mo­men­to na- die en­ten­día na­da ¿Aca­so es­ta­ba na­cien­do un nue­vo seg­men­to? ¿Ve­nía a sus­ti­tuir a los Sta­tion Wa­gon tra­di­cio­na­les? Era tal el des­con­cier­to que la gen­te en­car­ga­da del even­to inau­gu­ral no lo­gró des­cen­der del vehícu­lo de­bi­do a que la puer­ta la­te­ral des­li­zan­te (se­llo de las mi­ni­vans) se atas­có. Afor­tu­na­da­men­te es­ta ma­la pa­sa­da no fue au­gu­rio pa­ra la na­cien­te Vo­ya­ger y, por el con­tra­rio, már­có el in­me­dia­to éxi­to pa­ra Chrys­ler.Ch Nom­bra­do Pre­si­den­te y Di­rec­tor Ge­ne­ral de Chrys­ler Cor­po­ra­tio­nCorp en 1979, Lee A. Ia­coc­ca se en­fren­tó a la di­fí­cil mi­sión ded su­pe­rar la pro­fun­da re­ce­sión­ce­si de la épo­ca. La pri­me­ra res­pues­ta­resp fue la `Se­rie K`, una ga­ma de au­to­mó­vi­les com­pac­tos­com de cua­tro ci­lin­dros pre pre­sen­ta­da en 1982. Tam­bién el Dod­ge Aries y el Ply­mouth Re­lian­tRe ob­tu­vie­ron un éxi­to in­me­dia­to.inm Si­nSi em­bar­go fue la lle­ga­da Dod­geDodg Ca­ra­van / Ply­mouth Vo­ya­ger la que co­men­zó la trans­for­ma­ción de la com­pa­ñía. El vehícu­lo más prác­ti­co de Chrys­ler Cor­po­ra­tion de­mos­tró ser el más po­pu­lar y fi­nal­men­te con­du­jo al re­na­ci­mien­to del nom­bre Chrys­ler Town & Country en una ver­sión de ca­li­dad su­pe­rior.

El pro­yec­to de fa­bri­car una mi­ni­van de trac­ción de­lan­te­ra sur­gió en 1977 cuan­do la mar­ca ame­ri­ca­na, pro­pie­ta­rio de Sim­ca, re­ci­bió una pro­pues­ta pa­ra lle­var­lo a ca­bo. To­do es­to se vino aba­jo en el mo­men­to que Chrys­ler aban­do­nó Eu­ro­pa de­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca por la cual pa­sa­ba y que la obli­gó a ven­der Sim­ca a Peu­geot. La idea se ol­vi­dó.

PRÉS­TA­MO

El nom­bre de Ha­rold Sper­lich tal vez no te di­ga mu­cho, pe­ro fue pie­za cla­ve en es­ta his­to­ria. Sper­lich con­ti­nuó con la in­ten­ción de lle­var a ca­bo es­te pro­yec­to y con la lle­ga­da de Ia­coc­ca a Chrys­ler (quien ha­bía si­do des­pe­di­do de Ford), vio su gran opor­tu­ni­dad.

Pe­ro an­te los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros

de Chrys­ler ¿de dón­de iban a ob­te­ner los re­cur­sos pa­ra rea­li­zar su sue­ño? To­do es­to no ha­bría si­do po­si­ble si Ia­coc­ca no hu­bie­ra con­ven­ci­do al go­bierno es­ta­dou­ni­den­se de otor­gar­les un prés­ta­mo pa­ra evi­tar la ban­ca­rro­ta y co­men­zar a pro­du­cir vehícu­los.

Uno de los pri­me­ros pro­yec­tos fue pre­ci­sa­men­te Vo­ya­ger. la­coc­ca in­vir­tió en él ca­si la mi­tad del prés­ta­mo, ya que el desa­rro­llo y la mo­di­fi­ca­ción de la fac­to­ría re­qui­rie­ron la in- ver­sión de 700 mi­llo­nes de dó­la­res. Si bien en aque­lla épo­ca ya exis­tían vans co­mo VW Trans­por­ter o la pro­pia Dod­ge Ram, Vo­ya­ger se eri­gió co­mo la pri­me­ra mi­ni­van de la his­to­ria...¿o no fue así?

VER­DA­DE­ROS ORÍ­GE­NES

Los ini­cios del con­cep­to de mi­ni­van se re­mon­tan a De­troit en 1935, cuan­do una pe­que­ña com­pa­ñía lla­ma­da Stout En­gi­nee­ring La­bo­ra­to­ries pro­du­jo el Stout Sca­rab ‘Es­ca­ra­ba­jo va­lien­te’, un vehícu­lo que ofre­cía un pi­so re­ba­ja­do con el ob­je­ti­vo de in­cre­men­tar el es­pa­cio in­te­rior. De­bi­do a su al­to cos­to, se pro­du­je­ron po­cas uni­da­des de es­te mo­de­lo. Wi­lliam B. Stout, crea­dor de es­te vehícu­lo, se con­vir­tió en un com­ple­to vi­sio­na­rio ya que el Sca­rab fue el pio­ne­ro de los vehícu­los fa­mi­lia­res mul­ti-pla­zas. Es­ta­ba fa­bri­ca­do con me­ta­les de avión, se mo­vía gra­cias a un mo­tor Ford V8 de 100 bhp que se mon­ta­ba en la par­te tra­se­ra e iba aco­pla­do a una trans­mi­sión de tres ve­lo­ci­da­des.

¿Era fa­mi­liar? Bueno, era el el au­to nor­te­ame­ri­cano más es­pa­cio­so de su épo­ca y pa­ra que te des una idea, aña­día una me­si­ta pa­ra ju­gar a la car­tas; de he­cho sus ocu­pan­tes la po­dían aco­mo­dar don­de qui­sie­ran. ¡Qué ma­ra­vi­lla!

PIONERAS

VW de­ci­dió fa­bri­car el mo­de­lo Trans­por­ter en 1950. Pa­ra mu­chos, es­te vehícu­lo fue el ver­da­de­ro im­pul­sor del con­cep­to. Tam­bién co­no­ci­do co­mo VW 2, te­nía bas­tan­te es­pa­cio in­te­rior, un mo­tor 4 ci­lin­dros y una po­ten­cia de 36 bhp. Se ba­sa­ba en el di­se­ño del es­ca­ra­ba­jo y te­nía la des­ven­ta­ja de un mo­tor rui­do­so y un ma­ne­jo po­co con­ven­cio­nal. Si bien tu­vo un éxi­to mo­de­ra­do, mar­có la pau­ta de las mi­ni­vans que lle­ga­rían al mun­do du­ran­te los años ochen­ta.

Des­de 1970, Lee Ia­coc­ca fue pre­si­den­te de Ford has­ta su sa­li­da en 1978, cuan­do pa­só a Chrys­ler.

LAS MI­NI­VANS de­ben ser prác­ti­cas y es­pa­cio­sas. CON LA PRE­SEN­TA­CIÓN de Vo­ya­ger se mar­có la his­to­ria. LOS AÑOS ochen­ta fue­ron im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.