PA­SIÓN POR LA VE­LO­CI­DAD

Uno de los mo­men­tos que mar­có el rum­bo de DLD su­ce­dió en un au­to. La ban­da no era muy co­no­ci­da; sin em­bar­go, no con­ta­ban con la ma­gia del des­tino.

4 Ruedas - - Especial -

Un día es­tá­ba­mos en un co­che Pa­co (vo­ca­lis­ta), PJ (ba­jis­ta) y yo, te­nía­mos po­co con la ban­da y una ami­ga, sin sa­ber­lo no­so­tros, man­dó a la ex­tin­ta es­ta­ción de ra­dio Ór­bi­ta 105.7 nues­tras ro­las pa­ra me­ter­las al con­cur­so “Ras­treo de Ban­das 2003”, ve­nía­mos co­to­rrean­do y es­cu­chan­do a los gru­pos cuan­do de re­pen­te el lo­cu­tor di­jo ‘les pre­sen­ta­mos la si­guien­te can­ción de una ban­da lla­ma­da Dil­do (aho­ra DLD)’ en ese mo­men­to nos sa­ca­mos de on­da, re­cuer­do que has­ta nos es­ta­cio­na­mos;

nos vol­tea­mos a ver y di­ji­mos, ¡ya nos chin­ga­ron el nom­bre!, pe­ro de pron­to di­jo ‘la ro­la se lla­ma No­ches de vi­nil’, ahí cam­bió to­do, nos emo­cio­na­mos por­que era­mos no­so­tros, es­tá­ba­mos con­cur­san­do, y a raíz de ese mo­men­to co­men­zó to­da nues­tra his­to­ria”. Otro de los gus­tos de Erik, ade­más de las gui­ta­rras y la mú­si­ca son los au­tos. Des­de tem­pra­na edad co­men­zó a ma­ne­jar y co­mo buen me­xi­cano, su pri­mer co­che fue un VW Se­dán. “Te­nía co­mo 16 años cuan­do mis her­ma­nos me en­se­ña­ron a con­du­cir en un To­paz que era de nues­tra ma­má, pe­ro lo hi­cie­ron pa­ra así man­dar­me por las tor­ti­llas. A esa edad ya que­ría te­ner mi pro­pia na­ve y co­men­cé a jun­tar una la­na, mi ma­dre te­nía una za­pa­te­ría y yo le ayu­da­ba. Co­mo te­nía po­co di­ne­ro me al­can­zó so­lo pa­ra vo­chi­to azul mo­de­lo 71, el cual es­ta­ba muy jo­di­do. Lo que­ría arre­glar pe­ro no me al­can­za­ba ni pa­ra un es­té­reo, tu­ve que po­ner­le unos ba­fles de la ca­sa de mis pa­pás pa­ra te­ner mú­si­ca”.

“Es­ta­ba tan de­te­rio­ra­do que la puer­ta no ce­rra­ba, por las ven­ta­ni­llas la­te­ra­les sa­ca­ba el bra­zo pa­ra su­je­tar­la y que no se abrie­ra. Me la pa­sa­ba muy bien en él, pe­ro co­men­zó a dar la­ta, me de­ja­ba ti­ra­do por don­de fue­ra, no le en­con­tra­ba la fa­lla y de­ci­dí ven­der­lo. Lo chis­to­so fue el día que lo ven­dí, unas ho­ras an­tes lo lle­vé a un ta­ller pa­ra en­tre­gar­lo lo me­jor po­si­ble y el me­cá­ni­co me di­jo que te­nía cás­ca­ras de na­ran­ja en el tan­que de ga­so­li­na, por eso se apa­ga­ba”.

Ne­vi­lle es fa­ná­ti­co de los au­tos de­por­ti­vos, y así co­mo ha ma­ne­ja­do vehícu­los pe­que­ños, tam­bién ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de po­ner­le las ma­nos en­ci­ma a co­ches de más de tres mi­llo­nes de pe­sos.

“Amo lo au­tos eu­ro­peos. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar un Lam­borg­hi­ni Mur­cié­la­go, pa­ra mí fue un sue­ño. Es­ta­ba en Can­cún pa­ra la inau­gu­ra­ción de un ho­tel y me pre­gun­ta­ron qué na­ve que­ría ma­ne­jar, les di­je un Lam­bo, pen­sé que me da­ban el avión pe­ro no fue así, a las dos ho­ras lle­ga­ron con él”.

¿A QUÉ DES­TINO TE GUS­TA­RÍA LLE­GAR MA­NE­JAN­DO?

De Es­ta­dos Uni­dos has­ta Alas­ka. Me iría por la cos­ta has­ta lle­gar a Vancouver; ha­ría pa­ra­da en ca­da pue­blo

¿CUÁN­DO UN NUE­VO DIS­CO DE DLD?

Ya es­ta­mos com­po­nien­do can­cio­nes; sal­drá pa­ra me­dia­dos del 2018. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.