32 años

Des­pués la his­to­ria se re­pi­te

4 Ruedas - - Columna -

La­men­ta­ble­men­te los que ha­bi­ta­mos en la Cuidad de Mé­xi­co –en don­de ha­ce­mos es­ta re­vis­ta- vi­vi­mos en pa­sa­dos días un tra­go amar­go, en don­de mu­chos de nues­tros her­ma­nos ca­pi­ta­li­nos se que­da­ron sin ca­sa al­gu­nos, otros per­die­ron la­men­ta­ble­men­te se­res que­ri­dos, y la ma­yo­ría nos que­da­mos con al­gu­nas afec­ta­cio­nes.

LOS HE­CHOS DEL 19 DE SEP­TIEM­BRE DEL 2017 TRA­JE­RON A MI MEN­TE AQUE­LLOS SU­CE­SOS DEL 19 DE SEP­TIEM­BRE DE 1985, en don­de su­fri­mos un te­rri­ble te­rre­mo­to de más de ocho gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter, mu­cho más des­truc­ti­vo que el que pa­de­ci­mos ha­ce un mes de sie­te gra­dos en la mis­ma me­di­ción.

En 1985 yo tra­ba­ja­ba en un lo­te de ven­ta de au­tos usa­dos ubi­ca­do en el sur de la ciu­dad, una zo­na que su­frió po­cos da­ños, pe­ro pa­ra lle­gar a ella te­nía que pa­sar por zo­nas de­vas­ta­das, con­se­cuen­cia de mu­chos de­rrum­bes en don­de mu­cha gen­te per­dió to­do, en otros so­lo hu­bo que la­men­tar pér­di­das ma­te­ria­les, por ejem­plo da­ños par­cia­les o to­ta­les en au­to­mó­vi­les, da­ños que en ca­si to­dos los ca­sos fue­ron una mer­ma en el bol­si­llo de los pro­pie­ta­rios, por­que en los años ochen­ta, los se­gu­ros eran una sim­ple “su­ge­ren­cia”.

En 2017 las co­sas son dis­tin­tas, los se­gu­ros del au­to­mó­vil son prác­ti­ca­men­te OBLI­GA­TO­RIOS.

Hoy ca­si to­do el par­que vehi­cu­lar que tran­si­ta por las gran­des ciu­da­des del país es­tá ase­gu­ra­do, en la ma­yo­ría de los ca­sos en vehícu­los con cua­tro o cin­co años de an­ti­güe­dad, la pó­li­za es de co­ber­tu­ra am­plia. Eso no es por­que de pron­to los con­duc­to­res se ha­yan vuel­to muy cons­cien­tes, sino por­que un al­to por­cen­ta­je de los mis­mos es ad­qui­ri­do a cré­di­to, y obli­ga­to­ria­men­te se de­be com­prar un se­gu­ro de co­ber­tu­ra am­plia por el tiem­po de du­ra­ción del cré­di­to. Es­ta es una bue­na no­ti­cia si al­gún vehícu­lo su­frió da­ños par­cia­les o to­ta­les du­ran­te el sis­mo. Aun­que ojo ese be­ne­fi­cio lo ob­tie­nen los que ten­gan co­ber­tu­ras li­mi­ta­das y am­plias.

Si su­fris­te la pér­di­da de tu vehícu­lo a con­se­cuen­cia de es­te acon­te­ci­mien­to, con­tac­ta con tu agen­te de se­gu­ros.

La si­tua­ción di­fí­cil no ha ter­mi­na­do, si bien el me­xi­cano sa­có de nue­vo esa cas­ta so­li­da­ria en des­gra­cia, ese fer­vor so­li­da­rio es­tá empezando a ba­jar, y aún te­ne­mos MU­CHO tra­ba­jo que ha­cer. Oja­lá es­te du­ro gol­pe, que nos re­cor­dó lo fuer­te que pue­de ser Mé­xi­co, y que les es­tá en­se­ña­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes lo que se pue­de lo­grar jun­tos nos de­je hue­lla y mar­ca­dos pa­ra bien, nos pon­ga­mos a tra­ba­jar y sa­que­mos ade­lan­te a nues­tro Mé­xi­co, que bue­na fal­ta le ha­ce. 4R

per­so­nas per­die­ron la vi­da en el sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre se­gún in­for­mó el go­bierno fe­de­ral en su re­por­te fi­nal tras el acon­te­ci­mien­to.

plás­ti­co os­cu­ro re­don­do, que pro­te­ge la ca­rro­ce­ría al­re­de­dor de los ar­cos de las llan­tas y los la­te­ra­les, así co­mo la par­te de­lan­te­ra y tra­se­ra.

ADE­MÁS...

El es­pa­cio de la ca­jue­la has­ta el bor­de su­pe­rior de los res­pal­dos en los asien­tos tra­se­ros es de 445 li­tros. Los asien­tos tra­se­ros pue­den ple­gar­se en un án­gu­lo de 60/40, brin­dan­do una ca­pa­ci­dad de equi­pa­je de has­ta 1,290 li­tros.

De se­rie aña­de sis­te­mas de al­ta tec­no­lo­gía, co­mo Front As­sist mo­ni­to­rea­do por el Sis­te­ma de Emer­gen­cia pa­ra fre­na­do en ciu­dad y el mo­ni­to­reo de pea­to­nes, el sis­te­ma Au­to­má­ti­co de Fre­na­do Post Co­li­sión y el Sis­te­ma de Man­te­ni­mien­to de Ca­rril. Al igual que Ti­guan, el T-roc se ofre­ce con mo­to­res tur­bo­car­ga­dos: tres de ellos de ga­so­li­na (TSI) y tres a dié­sel (TDI). Dis­po­ni­bles par­cial­men­te con trac­ción de­lan­te­ra y con ca­ja de cam­bios ma­nual; y con trac­ción de­lan­te­ra 4Mo­tion trac­ción to­tal (in­clu­yen­do Con­trol ac­ti­vo 4Mo­tion de es­tán­dar) y la ca­ja de cam­bios de do­ble em­bra­gue (7 ve­lo­ci­da­des DSG). Eu­ro­pa se­rá el mer­ca­do de lan­za­mien­to en es­te mes de no­viem­bre. El mo­de­lo lle­ga­ría en 2018 a Mé­xi­co.

4R

El pi­nácu­lo del lu­jo de Buick, así se pue­de de­fi­nir Ave­nir, la nue­va sub­mar­ca que ha­ce su es­treno en Mé­xi­co con la nue­va En­cla­ve y que arri­ba a nues­tro país en es­tos úl­ti­mos me­ses del año pa­ra re­fres­car la ima­gen con un pro­duc­to don­de se pre­sen­tan gran­des mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to a su an­te­ce­sor.

Aun­que ele­gan­te, la ima­gen de es­te SUV lu­cía an­ti­cua­da an­te sus com­pe­ti­do­res, pe­ro aho­ra, la mar­ca pre­mium da un sal­to pa­ra re­te­ner y, por su­pues­to, con­quis­tar nue­vos co­ra­zo­nes.

Las mo­di­fi­ca­cio­nes se per­ci­ben des­de la par­te ex­ter­na con una ar­qui­tec­tu­ra en don­de la ae­ro­di­ná­mi­ca to­ma un pa­pel re­le­van­te con una par­te fron­tal más fi­na de­jan­do de la­do la cur­va­tu­ra de la an­ti­gua ge­ne­ra­ción. La lí­nea del te­cho es más ba­ja y se au­men­tó la dis­tan­cia en­tre ejes con dos ob­je­ti­vos: co­mo­di­dad de los pa­sa­je­ros pe­ro tam­bién

BÁ­SI­CO

[MO­TOR] V6 de 3.6L [PO­TEN­CIA] 305 bhp [TOR­QUE] 259 lb-pie [TRANS­MI­SIÓN] Au­to­má­ti­ca de 9 ve­lo­ci­da­des

E

SE RE­DI­SE­ÑO la par­te in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.