UN PA­SO ADE­LAN­TE

LIN­COLN MKZ HÍ­BRI­DO

4 Ruedas - - Primer Vistazo -

Lin­coln iden­ti­fi­có tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les que sus clien­tes bus­can en un se­dán me­diano de lu­jo: tec­no­lo­gía que fa­ci­li­te su vi­da dia­ria, un di­se­ño in­creí­ble que pon­ga aten­ción en ca­da de­ta­lle y un vehícu­lo con un po­der im­pre­sio­nan­te. Así lo de­fi­nió Ku­mar Gal­ho­tra, pre­si­den­te de Lin­coln cuan­do de­ve­ló al mun­do el nue­vo MKZ Hí­bri­do que es­te mes lle­ga a Mé­xi­co.

Por fue­ra es muy si­mi­lar a su her­mano de la ver­sión Se­lect. La di­fe­ren­cia lle­ga en las en­tra­ñas don­de el mo­tor de com­bus­tión in­ter­na 2.0L IVCT At­kin­son L4 se com­bi­na con una uni­dad de po­der de trac­ción eléc­tri­ca pa­ra ofre­cer 250 hp y 400 li­bras-pie de tor­que, per­mi­tien­do una res­pues­ta más rá­pi­da al mo­men­to de pi­sar el ace­le­ra­dor.

El sis­te­ma hí­bri­do del nue­vo MKZ apro­ve­cha has­ta el 94% de la ener­gía de fre­na­do, pa­ra pos­te­rior­men­te al­ma­ce­nar­la en la ba­te­ría y re­uti­li­zar­la pa­ra im­pul­sar el vehícu­lo.

Una vez que la ba­te­ría se en­cuen­tra lle­na, per­mi­te que el co­che via­je a ve­lo­ci­da­des de has­ta 135 km/h en mo­do pu­ra­men­te eléc­tri­co, tra­du­cien­do es­to en un aho­rro im­por­tan­te de com­bus­ti­ble.

SE­GU­RI­DAD AN­TE TO­DO

Lin­coln MKZ Hí­bri­do cuen­ta con una im­por­tan­te ga­ma de sis­te­mas de se­gu­ri­dad co­mo son el Con­trol de es­ta­bi­li­dad y trac­ción elec­tró­ni­co Ad­van­ce Trac® con Sta­bi­lity con­trol, la cá­ma­ra tra­se­ra con vi­sión en la pan­ta­lla cen­tral, Sis­te­ma de mo­ni­to­reo de pun­to cie­go (BLIS) con aler­ta de trá­fi­co trans­ver­sal y Sen­so­res de re­ver­sa.

Ade­más, el Sis­te­ma de Pre­Co­li­sión y De­tec­ción de pea­to­nes que fre­na el vehícu­lo pa­ra ayu­dar al con­duc­tor a evi­tar o dis­mi­nuir la gra­ve­dad de un im­pac­to fron­tal.

DIS­FRU­TA EL MA­NE­JO

Pe­ro Lin­coln MKZ no pue­de es­tar com­ple­to sin su res­pec­ti­va do­sis de lu­jo y es­to lo en­con­tra­mos en los in­te­rio­res don­de des­ta­can los asien­tos ta­pi­za­dos en piel es­co­ce­sa Brid­ge of Weir.

Pa­ra ame­ni­zar ca­da uno de los via­jes, Lin­coln MKZ Hí­bri­do cuen­ta con un sis­te­ma de so­ni­do en­vol­ven­te, com­pues­to por 14 bo­ci­nas, am­pli­fi­ca­dor cla­se D de do­ble ca­nal y Quan­tum Lo­gic Su­rround con tec­no­lo­gía Cla­ri-fi, que per­mi­te la má­xi­ma fi­de­li­dad sin im­por­tar la fuen­te: des­de le ra­dio has­ta cual­quier ser­vi­cio de strea­ming ofre­cién­do­te la me­jor ex­pe­rien­cia en au­dio.

MKZ Hí­bri­do es­tá dis­po­ni­ble en ca­da una de las con­ce­sio­na­rias de Lin­coln en el país lis­to pa­ra man­te­ner el ro­man­ce con los co­no­ci­dos de la mar­ca y cau­ti­var nue­vos co­ra­zo­nes.

de es­tos vehícu­losícu­los co­mo ori­gi­nal.

Si uno abre el cofre se per­ca­ta que cons­tru­yen una ré­pli­ca de­lel mo­tor y de­más com­po­nen­te­so­nen­tes téc­ni­cos por en­ci­ma del ver­da­de­roo pro­pul-pro­pul­sor y par­te mo­triz­mo­triz que vie­nen es­con­di­dos­di­dos en la zo­na ba­ja.

In­clu­so re­crean­rean el so­ni­do del éxó­ti­co­xó­ti­co al en-en­cen­der­lo y con­fec­cio­na­non­fec­cio­nan las pie­zas en fi­bra de vi­drio pa­ra trans­for­mar los co-co­ches. Des­pués, y a pe­di­do del clien­te, ela­bo­ra­ban lo­gos y sig­nos dis­tin­ti­vos de es­tas mar­cas pa­ra cul­mi­nar el pro­ce­so de fal­si­fi­ca­ción.

A pe­sar de los des­man­te­la­mien­tos de las po­li­cias en Ita­lia o Es­pa­ña en los úl­ti­mos años, se pre­su­me que si­guen exis­tien­do es­te ti­po de ta­lle­res por to­da Eu­ro­pa.

Y co­mo en Mé­xi­co nos gus­ta com­pe­tir en to­do, pues Es­pa­ña no es el úni­co país en don­de se fa­bri­can es­tos sú­per­de­por­ti­vos fa­ke. De

TA­LLE­RES Y au­tos ‘patito’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.