La vi­da ES UN

El pri­mer vehícu­lo To­yo­ta en Mé­xi­co fue Camry. El se­dán me­diano más ven­di­do de Nor­tea­mé­ri­ca por quin­ce años con­se­cu­ti­vos se po­si­cio­nó en lo más al­to de la mar­ca des­de su apa­ri­ción en el mer­ca­do.

4 Ruedas - - Lanzamiento -

Eran las cua­tro de la tar­de en el ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co don­de To­yo­ta dio ci­ta un do­min­go pa­ra lle­var­nos a tie­rras hi­dro­cá­li­das y de­jar­nos con­du­cir el to­tal­men­te nue­vo Camry 2018. Lo que no es­pe­rá­ba­mos es la ex­pe­rien­cia que vi­vi­ría­mos a bor­do del vehícu­lo de cua­tro puer­tas que nos lle­vó a re­co­rrer ca­si mil ki­ló­me­tros por to­do ti­po de ca­mi­nos de una for­ma có­mo­da, se­gu­ra y ami­ga­ble.

Aguas­ca­lien­tes nos re­ci­bió con un cli­ma cá­li­do que por la ma­ña­na se tor­nó frío y nu­bla­do sin ser im­pe­di­men­to pa­ra co­men­zar la Ru­ta Camry 2018. Seis au­tos en dos ver­sio­nes de las cua­tro pre­sen­ta­das -de co­lo­res pla­ta y ro­jo- fue­ron li­de­ra­dos y cus­to­dia­dos por una Ta­co­ma du­ran­te los di­fe­ren­tes ca­mi­nos y es­ce­na­rios con el ob­je­ti­vo de pro­bar y con­tem­plar en to­do su es­plen­dor al au­to. ¿Nues­tro des­tino fi­nal? la ciu­dad de Gua­na­jua­to.

La pri­me­ra ver­sión que ma­ne­ja­mos fue la to­pe de ga­ma de es­te se­dán, XLE Na­vi, la úni­ca que in­clu­ye un sis­te­ma de na­ve­ga­ción y un so­ni­do JBL con nue­ve bo­ci­nas. El ma­pa nos in­di­ca­ba por don­de ir mien­tras apre­ciá­ba­mos el pai­sa­je y el cie­lo azul a tra­vés del que­ma­co­cos y ven­ta­nas eléc­tri­cas. (To­das las ver­sio­nes tie­nen la mis­ma mo­to­ri­za­ción). El di­se­ño ex­te­rior sor­pren­dió des­de el pri­mer vis­ta­zo, la lí­nea que cru­za en el cos­ta­do de puer­ta a puer­ta le da un to­que más ju­ve­nil igual que los fa­ros full LED di­rec­cio­na­les y lu­ces diur­nas con ajus­te de al­tu­ra au­to­má­ti­co. Guar­da­mos ma­le­tas en la am­plia ca­jue­la que se abre fá­cil­men­te des­de va­rios pun­tos, la puer­ta no se sin­tió pe­sa­da y fue fá­cil ajus­tar el asien­to eléc­tri­co de piel y los es­pe­jos la­te­ra­les des­de la pe­ri­lla del des­can­sa­bra­zos; el clús­ter de sie­te pul­ga­das en for­ma de aba­ni­co que ro­dea­ba el ta­có­me­tro fren­te al vo­lan­te nos in­for­mó to­do res­pec­to al au­to du­ran­te el via­je (ki­ló­me­tros, ren­di­mien­to, asis­ten­cias, etc.). Y co­men­za­mos la aven­tu­ra.

¡Por fin lle­ga­mos! Gua­na­jua­to lleno de tú­ne­les y em­pe­dra­dos nos re­ci­bió con gran fol­klor y fue ho­ra de de­cir “has­ta pron­to” a Camry 2018. Una ru­ta que lo­gró enamo­rar­nos y des­cu­brir que la vi­da es un sue­ño. Gra­cias To­yo­ta.

La pri­me­ra pa­ra­da fue un vi­ñe­do en Za­ca­te­cas don­de el día so­lea­do se pres­tó pa­ra vi­vir la ex­pe­rien­cia de aplas­tar uvas co­mo se ha­cía an­tes pa­ra pro­du­cir el vino tin­to. Con­ti­nua­mos el ca­mino re­ba­san­do a los de­más vehícu­los por una ca­rre­te­ra bas­tan­te am­plia de do­ble sen­ti­do don­de es­ta­ba per­mi­ti­do ha­cer­lo, com­pro­ba­mos la rá­pi­da ace­le­ra­ción del se­dán gra­cias a su mo­tor de cua­tro ci­lin­dros de as­pi­ra­ción na­tu­ral (no tur­bo) con un tor­que de 178 li­bras pie que im­pul­sa­ban sus 201 bhp que al mis­mo tiem­po eran ope­ra­dos por una ca­ja de trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des don­de el aco­pla­mien­to es di­rec­to y los cam­bios son sua­ves pa­ra dar­le efi­cien­cia y lar­ga vi­da (Di­rect Shift ST-I). En la ver­sión SE las pa­le­tas al vo­lan­te ayu­dan a un me­jor desem­pe­ño del au­to a la ho­ra de ace­le­rar.

Tras ho­ras de ma­ne­jo lle­ga- mos al lar­go em­pe­dra­do pa­ra po­der aden­trar­nos a Real de Ca­tor­ce, la sus­pen­sión es tan sua­ve que en nin­gún mo­men­to in­co­mo­dó los más de 20 mi­nu­tos de ca­mino si­nuo­so a una ve­lo­ci­dad con­si­de­ra­ble.

A la ma­ña­na si­guien­te, re­gre­sa­mos por el mis­mo ca­mino sin su­frir nin­gu­na con­trac­tu­ra o fas­ti­dio has­ta que lle­ga­mos a la au­to­pis­ta que nos lle­va­ría vía San Luis Po­to­sí a Gua­na­jua­to, es­ta vez, el ca­mino se pu­so tor­tuo­so al es­tar lleno de cur­vas lar­gas y ce­rra­das don­de la ma­nio­bra­bi­li­dad y agi­li­dad de la re­di­se­ña­da oc­ta­va ge­ne­ra­ción de Camry se hi­zo no­tar. Cur­vas y más cur­vas lo­gra­ron ma­rear­nos un po­co pe­ro el aga­rre de las llan­tas y la pron­ta res­pues­ta del au­to nos hi­cie­ron la tra­ve­sía pla­cen­te­ra, el pe­so, lo lar­go y los ejes tan se­pa­ra­dos lo hi­cie­ron un vehícu­lo es­ta­ble y con­fia­ble.

»Ali­men­ta­ción: nor­mal­men­te as­pi­ra­do con do­ble in­yec­ción To­yo­ta Camry ini­ció en 2002 co­mo el pri­mer mo­de­lo con el que la mar­ca co­men­zó ope­ra­cio­nes en nues­tro país. De­lan­ter»de­lan­te­ra »Trac­ción: sis­te­ma de au­dio JBL con MP3 y WMA, USB, AUX, AM/FM, CD, blue­tooth y sis­te­ma de na­ve­ga­ción.

EL NOM­BRE pro­vie­ne de la pa­la­bra en ja­po­nés “Camry”, la co­ro­na del em­pe­ra­dor.

SA­BÍAS QUE...

»»Sus­pen­sión (del./tras.): Mcp­her­son in­de­pen­dien­te con ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra / do­ble­le hor­qui­lla in­de­pen­dien­te

Au­to­má­ti­ca 8 ve­lo­ci­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.