DI­MEN­SIO­NES

4 Ruedas - - Prueba -

Des­pués de la in­tro­duc­ción del tra­di­cio­nal mo­de­lo Q5, y dis­tin­ción ca­rac­te­rís­ti­ca de la ale­ma­na, ¿su nom­bre? SQ5.

No exis­te emo­ción más gran­de que ma­ne­jar un SUV en el que te sien­tas fuer­te, enér­gi­co y fu­rio­so, ro­dea­do de los lu­jos y co­mo­di­dad de una mar­ca pre­mium co­mo lo es Au­di con su re­co­no­ci­do lo­go de los cua­tro aros pa­sean­do por tus lu­ga­res fa­vo­ri­tos. Así nos sen­ti­mos cuan­do des­cu­bri­mos to­do lo que SQ5 nos ofre­cía es­tan­do a bor­do.

De­ci­di­mos sa­car el vehícu­lo fa­mi­liar a pa­sear en­tre el trá­fi­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co don­de com­pro­ba­mos la co­mo­di­dad de sus asien­tos y la am­pli­tud pa­ra trans­por­tar tan­to per­so­nas co­mo equi­pa­je, o lo que pu­die­ra ocu­par sus 500 li­tros de ca­pa­ci­dad de su ca­jue­la.

En el in­te­rior no so­lo nos lla­mó la aten­ción los asien­tos de cor­te de­por­ti­vos cli­ma­ti­za­dos y la com­bi­na­ción de ma­te­ria­les alcántara y piel en puer­tas y ta­ble­ro, sino tam­bién to­da la con­so­la cen­tral y la can­ti­dad de tec­no­lo­gía que po­see es­ta im­pe­tuo­sa ca­mio­ne­ta que vio­len­tó nues­tra mirada de una ma­ne­ra su­bli­me. In­clu­so, cuen­ta con un re­co­no­ci­mien­to de es­cri­tu­ra so­bre la pe­ri­lla con la que se con­tro­la el sis­te­ma prin­ci­pal y así do­mi­nar a ple­ni­tud to­da la con­so­la.

Cuen­ta con un aba­ni­co más que com­ple­to de asis­ten­cias, sin em­bar­go, des­ta­ca una que nos pue­de fa­ci­li­tar el pa­sar tiem­po en trán­si­to pe­sa­do, ya que has­ta los 64 km/h pue­de ace­le­rar y fre­nar por sí so­lo y ha­cer al­gu­nos cam­bios a la di­rec­ción pa­ra man­te­ner­se en su ca­rril.

El vo­lan­te mul­ti­fun­ción en for­ma de D con in­ser­cio­nes en alu­mi­nio es­ta­ba lis­to pa­ra ser to­ma­do en­tre nues­tras ma­nos, y la em­pu­ña­du­ra de la pa­lan­ca de cam­bios en piel es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra mo­ver­se ha­cia un mo­do de ma­ne­jo que nos ha­ría sen­tir los 354 bhp en su mo­tor. To­do es­to con el irreal arran­que de su tor­que que em­pu­jo nues­tra ca­be­za ha­cia atrás de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria, co­mo si fue­ra un ani­mal di­fí­cil de do­mar aun­que en la reali­dad no fue­ra así.

Tan sua­ve y dó­cil co­mo un ca­cho­rro pe­ro con la fuer­za y ga­rras de un tigre nos lle­vó a re­co­rrer el Pe­ri­fé­ri­co has­ta sa­lir a ca­rre­te­ra pa­ra com­pro­bar su vi­go­ro­si­dad al ace­le­rar de 0 a 100 km/h en tan so­lo 5.4 se­gun­dos ha­cien­do no­tar su re­duc­ción de pe­so de 35 ki­lo­gra­mos. Es­tá equi­pa­da con el ya co­no­ci­do V6 TFSI de 3.0 li­tros, pe­ro aho­ra, en­vian­do to­do el po­der de sus ca­ba­llos de fuer­za a las cua­tro llan­tas, por eso el

ve­lo­ci­da­des Tip­tro­nic 8

Au­di pho­ne box, Smartp­ho­ne in­ter­fa­ce, vir­tual cock­pit, na­ve­ga­ción plus MMI con MMI touch, sis­te­ma de so­ni­do Bang & Oluf­sen, An­droid Au­to y Apple SA­BÍAS QUE... El mo­de­lo ale­mán cuen­ta con asien­tos de­por­ti­vos con una com­bi­na­ción de alcántara/piel y con es­tam­pa­do S.

nom­bre “quattro”. El mo­tor, fue re­es­truc­tu­ra­do pa­ra apro­ve­char de me­jor for­ma el flu­jo de los ga­ses de escape pa­ra ali­men­tar el tur­bo y me­jo­ró la efi­cien­cia tér­mi­ca pa­ra aho­rrar com­bus­ti­ble. Por su­pues­to, no pu­die­ron pa­sar des­aper­ci­bi­dos los mo­dos de ma­ne­jo, la sus­pen­sión y di­rec­ción adap­ta­ti­vas son sus car­tas más fuer­tes.

La nue­va ge­ne­ra­ción de la va­rian­te más po­ten­te de Q5 es­tá acom­pa­ña­da de una ca­ja de ve­lo­ci­da­des au­to­má­ti­ca de ocho cam­bios de­no­mi­na­da Tip­tro­nic, los cam­bios de ve­lo­ci­dad fue­ron con­fi­gu­ra­das con un ra­dio cor­to pa­ra las pri­me­ras, y uno más lar­go pa­ra las al­tas, ayu­dan­do a la efi­cien­cia de com­bus­ti­ble en ve­lo­ci­da­des al­tas.

Su di­se­ño ex­te­rior es más agre­si­vo y muy di­fe­ren­te en su ga­ma, la pa­rri­lla y fas­cia fron­tal me­jo­ran la ae­ro­di­ná­mi­ca en com­bi­na­ción de las ta­lo­ne­ras la­te­ra­les y en el eje tra­se­ro. El escape vie­ne de­co­ra­do con un di­fu­sor de ai­re. Los fa­ros de­lan­te­ros y lu­ces in­te­gran tec­no­lo­gía LED con un pa­trón de di­se­ño 3D, mien­tras que los ri­nes son de 21 pul­ga­das y las llan­tas son de per­fil de­por­ti­vo por ob­vias ra­zo­nes. La na­tu­ra­le­za

Au­disq5 2018 quattro 3.0TFSI c tip­tro­ni Pors­che Ma­can

sal­va­je de es­te SUV fa­mi­liar tam­bién lo no­tas en la pa­rri­lla y to­mas de ai­re en co­lor ne­gro que re­sal­tan en­tre su ga­ma de co­lo­res, jun­to a las car­ca­sas de los es­pe­jos y los de­ta­lles de la fas­cia tra­se­ra. Lo más in­tere­san­te de es­te im­pe­tuo­so vehícu­lo es la sus­pen­sión, ha si­do pues­ta a pun­to con un sis­te­ma neu­má­ti­co adap­ta­ti­vo a tra­vés de un bo­tón que mo­di­fi­ca la al­tu­ra de­pen­dien­do el mo­do de ma­ne­jo re­du­cien­do la al­tu­ra has­ta 30 mi­lí­me­tros. Fue re­di­se­ña­da pa­ra am­bos ejes a la que se unen amor­ti­gua­do­res ajus­ta­bles que me­jo­ran la con­duc­ción di­ná­mi­ca y te ofre­cen un ma­ne­jo más sua­ve o du­ro de­pen­dien­do la exi­gen­cia que le pi­das al vehícu­lo ha­cién­do­lo aún más de­por­ti­vo.

Por si fue­ra po­co, la ca­mio­ne­ta se apa­ci­gua en con­di­cio­nes di­fí­ci­les ya que pue­de des­viar el tor­que a la llan­ta con me­jor trac­ción pa­ra ayu­dar­nos a con­tro­lar­la ade­cua­da­men­te en las cur­vas.

Se pue­de no­tar que es un de­por­ti­vo de gran­des di­men­sio­nes, y a pe­sar de su es­pa­cio y el seg­men­to fa­mi­liar pa­ra el que fue he­cho no de­ja de la­do la pa­sión por el ma­ne­jo y la adre­na­li­na de los au­tos de­por­ti­vos que el fa­bri­can­te ale­mán pro­du­ce.

POR BÉL­GI­CA GAR­CÍA @BECA_ONLINE

ELE­GAN­CIA Y DE­POR­TI­VI­DAD a to­pe.

UN ES­TU­CHE de mo­ne­rías su in­te­rior.

UN IMÁN de mi­ra­das.

EL LA­DO de­por­ti­vo se no­ta en ca­da rin­cón.

IM­PO­SI­BLE NO enamo­rar­se de su si­lue­ta.

SU PO­TEN­TE mo­tor en­tre­ga 354 ca­ba­llos de po­ten­cia.

ME­JO­RA Se ha op­ti­mi­za­do la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta en cur­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.