DES­TRUC­TOR DE ALE­MA­NES

NIS­SAN 370 NISMO

4 Ruedas - - Prueba -

¿Por qué com­prar un 370Z NISMO en lu­gar de un vehícu­lo ale­mán de una mar­ca pre­mium? El co­ra­zón de un apa­sio­na­do de los co­ches res­pon­de­ría in­me­dia­ta­men­te que el de­por­ti­vo ja­po­nés no tie­ne na­da que ha­cer an­te el nue­vo TTS Coupé o el Pors­che 718 Cay­man S, sin em­bar­go, una per­so­na con más da­tos re­fu­ta­ría que el vehícu­lo ni­pón ofre­ce una co­rrec­ta re­la­ción pre­cio-ca­li­dad, por al me­nos una di­fe­ren­cia de 100 mil pe­sos.

Cier­to es que cuan­do ha­bla­mos de es­tos co­ches el di­ne­ro po­co im­por­ta. Quien es­tá en­ca­pri­cha­do por un au­to­mó­vil de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no cam­bia­rá de opinión fá­cil­men­te, pe­ro Nis­san quie­re de­mos­trar con he­chos, y no so­lo con pa­la­bras, que es­tá lis­to pa­ra pe­lear.

EL APE­LLI­DO PE­SA

Al ver las le­tras NISMO en el 370Z nos ha­bla de que te­ne­mos an­te no­so­tros al hi­jo me­jor pre­pa­ra­do por par­te de la mar­ca asiá­ti­ca, es­to quie­re de­cir que la di­vi­sión de­por­ti­va le ha me­ti­do mano pa­ra bus­car un ma­yor desem­pe­ño en cuan­to a la ver­sión nor­mal del vehícu­lo y así jus­ti­fi­car los ca­si 200 mil pe­sos de di­fe­ren­cia con la ver­sión ba­se.

El di­se­ño ex­te­rior es si­mi­lar al del 370Z, pe­ro co­mo to­dos los her­ma­nos tie­nen ras­gos que lo ca­rac­te­ri­zan co­mo el cam­bio en la fas­cia de­lan­te­ra y tra­se­ra, cá­li­pers, ale­rón tra­se­ro, cu­bier­ta de mo­tor así co­mo ri­nes di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te. Al­gu­nos de es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes bus­can una me­jo­ra ae­ro­di­ná­mi­ca mien­tras que otras son es­té­ti­cas, pen­sa­das en di­fe­ren­ciar una ver­sión de otra.

Abri­mos la puer­ta y lo pri­me­ro que en­con­tra­mos son los asien­tos de­por­ti­vos Re­ca­ro, fo­rra­dos en piel y con in­ser­tos de alcántara, con to­na­li­da­des ro­jas. Tan pron­to nos sen­ta­mos nos sen­ti­mos abra­za­dos gra­cias a los gran­des so­por­tes la­te­ra­les.

Al in­te­rior en­con­tra­mos pe­que­ños de­ta­lles co­mo los in­ser­tos de alcántara del vo­lan­te fo­rra­do en piel con cos­tu­ras ro­jas que le dan

una li­ge­ra di­fe­ren­cia. Es en es­te pun­to don­de sus com­pe­ti­do­res ale­ma­nes sa­can una ven­ta­ja al pre­sen­tar un di­se­ño más mo­derno.

EL MO­MEN­TO DE LA VER­DAD

Aún no es­ta­mos sor­pren­di­dos, pe­ro sa­be­mos que lo me­jor de es­te co­che es­tá en su co­ra­zón y su es­que­le­to. Al en­cen­der el mo­tor el escape de do­ble sa­li­da en H ofre­ce un rui­do, que sin exa­ge­rar, de in­me­dia­to ha­ce que la gen­te gi­re la ca­be­za pa­ra ad­mi­rar­lo.

To­ma­mos ca­mino por los ca­rri­les con­fi­na­dos pa­ra ex­pe­ri­men­tar el em­pu­je que ofre­ce. La sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad in­va­dió nues­tra san­gre. Es­tá cla­ro que es­te no es un su­per­de­por­ti­vo, pe­ro es un bi­pla­za que nos ha­ce re­cor­dar que hay co­ches di­ver­ti­dos que son al­can­za­bles. La ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h es en al­re­de­dor a los cin­co se­gun­dos.

Las agu­jas de los di­fe­ren­tes in­di­ca­do­res as­cien­den mien­tras ha­ce­mos los cam­bios de la ca­ja ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des. El so­ni­do del co­ra­zón del co­che au­men­ta su vo­lu­men y nos con­ta­gia.

El ma­ne­jo es sim­ple gra­cias a la com­bi­na­ción de la di­rec­ción con las di­fe­ren­tes to­mas y salidas de ai­re que en­con­tra­mos des­de el fren­te del co­che has­ta la par­te tra­se­ra del mis­mo, to­do con el ob­je­ti­vo de que el vien­to flu­ya co­rrec­ta­men­te so­bre el vehícu­lo re­du­cien­do así la re­sis­ten­cia.

Las cur­vas no se vuel­ven nin­gún ri­val e in­clu­so ofre­cen con­fian­za de dar un to­que más fuer­te al ace­le­ra­dor pa­ra to­mar más ve­lo­ci­dad.

Es mo­men­to de sa­lir de la vía rá­pi­da pa­ra pa­sar a una zo­na re­si­den­cial. Es aquí don­de uno su­fri­rá con es­te co­che.

De­sa­for­tu­na­da­men­te los to­pes, ba­ches y des­ni­ve­les de nues­tras ca­lles son un enemi­go de es­ta cla­se de vehícu­los, no so­lo por­que en oca­sio­nes po­de­mos ras­par la par­te in­fe­rior, sino por­que ca­da des­ni­vel y su efec­to lo sen­ti­re­mos rá­pi­da­men­te en nues­tro cuer­po, aun­que des­ta­ca el tra­ba­jo que NISMO hi­zo en las sus­pen­sio­nes pa­ra no so­lo apro­ve­char­las al mo­men­to de má­xi­ma ve­lo­ci­dad, sino tam­bién pa­ra esos mo­men­tos en que va­mos a ba­ja ve­lo­ci­dad en zo­nas po­co cui­da­das.

¿Ga­so­li­na? Si eres de los que se preo­cu­pa por el con­su­mo de com­bus­ti­ble en­ton­ces es­te vehícu­lo no es pa­ra ti, por­que aun­que no es un glo­tón ga­so­li­ne­ro, el sa­ber que tie­nes a tu dis­po­si­ción un mo­tor de más de 300 ca­ba­llos de fuer­za te lle­va­rá a que pi­ses al ace­le­ra­dor sin fi­jar­te en lo que pue­da con­su­mir.

CON­CLU­SIÓN

370Z NISMO es­tá pen­san­do pa­ra per­so­nas que de­ci­den con la ca­be­za, da­tos en ma­nos, que con el co­ra­zón. En al­gu­nos as­pec­tos so­bre­pa­sa a los ale­ma­nes, pe­ro en es­te seg­men­to no to­do son nú­me­ros. Sin du­da es una gran re­la­ción pre­cio-be­ne­fi­cio.

EL DI­SE­ÑO de boo­me­rang de los fa­ros.

EL RU­GI­DO del mo­tor im­pre­sio­na.

LOS DE­TA­LLES en ro­jo des­ta­can en el NISMO.

EL TA­BLE­RO es idén­ti­co al 370Z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.