LLAA

4 Ruedas - - Portada -

Es­te cues­tio­na­mien­to era el que los fa­ná­ti­cos de VW in­cu­rrían ca­da que in­gre­sa­ban a un fo­ro de au­tos en in­ter­net. El Golf R era un ob­je­to del de­seo pa­ra to­do aquel aman­te de la in­ge­nie­ría ale­ma­na y, sin­ce­ra­men­te, era un sue­ño muy le­jano. Re­cuer­do un via­je en Ale­ma­nia ha­ce tres años don­de tu­ve la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar es­te mo­de­lo y aún ten­go el re­cuer­do vi­vo.

Tras con­du­cir­lo en la pis­ta de prue­bas del gru­po en Eh­ra-les­sien en Ale­ma­nia, me acer­qué a uno de los RP de la mar­ca pa­ra cues­tio­nar­le so­bre las po­si­bi­li­da­des de que lle­ga­ra a nues­tro país, el hom­bre só­lo son­rió, to­mó al­go de sa­li­va y con una ho­nes­ti­dad bru­tal me di­jo: “Sin­ce­ra­men­te lo veo muy di­fí­cil”.

Hoy, tres años des­pués, sé que la es­pe­ra va­lió la pe­na. En cuan­to se me no­ti­fi­có que el Golf R lle­ga­ría a nues­tro país y que al mis­mo tiem­po se­ría la por­ta­da que en­ga­la­na­ría es­te nú­me­ro, mis pul­sa­cio­nes au­men­ta­ron y el re­cuer­do de aquel en­cuen­tro con él hi­zo que la ale­gría do­mi­na­ra mis emo­cio­nes.

La ex­tra­or­di­na­ria im­pre­sión que me ha­bía de­ja­do en esa opor­tu­ni­dad de­be­ría ser su­pre­ma y era ho­ra de com­pro­bar­lo. Por un mo­men­to, y só­lo por unas ho­ras, experimenté lo que sien­te un ‘Va­gue­to’ cuan­do ma­ne­ja, por pri­me­ra vez, un mo­de­lo del gru­po al cual es­pe­ra­ba con an­sias. Amén

¿QUIÉN FUE SU ABUE­LO? Fue el Golf más po­ten­te de la his­to­ria: el R32 de la cuar­ta ge­ne­ra­ción Golf, que in­cor­po­ra­ba un mo­tor de 241 bhp, se lan­zó por pri­me­ra vez en agos­to de 2002. No só­lo fue uno de los au­to­mó­vi­les que más en­tu­sias­mo sus­ci­tó en la ca­rre­te­ra, sino que su éxi­to de ven­tas fue no­to­rio. Las ven­tas del R32 se tri­pli­ca­ron por en­ci­ma de las pri­me­ras pre­vi­sio­nes. Pa­ra su su­ce­sor, las pers­pec­ti­vas son tam­bién ex­ce­len­tes.

LO LLE­VA­MOS a la pis­ta pa­ra ex­pri­mir­lo al má­xi­mo.

A PE­SAR de sus re­du­ci­das di­men­sio­nes, es un imán de mi­ra­das. ¿Y CUÁN­DO LLE­GA? ¿Y CUÁN­DO LLE­GA? AÑA­DE UNOS es­pec­ta­cu­la­res ri­nes de 19 pul­ga­das. EQUI­PA­MIEN­TO

CA­DA DE­TA­LLE lo ha­ce su­ma­men­te atrac­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.