SED IN­SA­CIA­BLE DE AVEN­TU­RA UN DA­TO

TO­DO Mud Te­rrain KM2 de Bf­goo­drich,

4 Ruedas - - Todo Terreno -

Por su cer­ca­nía a la Ciu­dad de Mé­xi­co, Va­lle de Bra­vo es uno de los cen­tros de des­can­so más vi­si­ta­dos de to­do el Va­lle de Mé­xi­co, es­pe­cial­men­te por gru­pos de ex­cur­sio­nis­tas y fa­mi­lias que gus­tan de con­vi­vir con la na­tu­ra­le­za y dis­fru­tar de un fin de se­ma­na le­jos del bu­lli­cio de la ca­pi­tal del país.

Es­te pue­blo má­gi­co, en cu­yos al­re­de­do­res exis­ten áreas na­tu­ra­les con bos­ques de pino y oya­mel, así co­mo cas­ca­das; es un si­tio con ca­sas de cam­po que te tras­la­da­rán al am­bien­te mon­ta­ñés tí­pi­co. Es­te es­ce­na­rio fue el marco pa­ra la reunión de los equi­pos par­ti­ci­pan­tes pro­ve­nien­tes de di­fe­ren­tes par­tes de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, don­de se ofre­ció un de­sa­yuno ener­gé­ti­co y un cur­so teó­ri­co pa­ra de­ter­mi­nar las prue­bas, ti­po de te­rreno y asig­nar las ac­ti­vi­da­des de ca­da uno.

Co­mo un preám­bu­lo de re­tos ma­yo­res, a los po­cos ki­ló­me­tros nos en­con­tra­mos un ca­mino con un as­cen­so de 4.1 ki­ló­me­tros que con­ta­ba con gran can­ti­dad de lo­do, zan­jas y pie­dras; las cua­les se cru­za­ban en nues­tro ca­mino, ge­ne­ran­do gran­des des­car­gas de adre­na­li­na y don­de más de uno que­do atra­pa­do, obli­gan­do a ha­cer uso de los ac­ce­so­rios ta­les co­mo (winch, guan­tes po­leas, gri­lle­tes, pa­las).

El tac­to co­rrec­to en el ace­le­ra­dor, do­si­fi­can­do la po­ten­cia del mo­tor y eli­gien­do el tra­zo ade­cua­do, el to­do­te­rreno po­día li­brar ma­los pa­sos sin com­pli­ca­cio­nes. Los miem­bros del staff se si­tua­ron en los pun­tos de ma­yor com­ple­ji­dad pa­ra dar apo­yo en el mo­men­to ne­ce­sa­rio y pa­ra eva­luar la tra­yec­to­ria de los par­ti­ci­pan­tes. Con­ti­nuan­do por un ca­mino si­nuo­so las la­de­ras se fue­ron lle­na­do

El nue­vo re­to 4x4 nos lle­vó a des­cu­brir zo­nas in­creí­bles de Va­lle de Bra­vo en una ru­ta lle­na de adre­na­li­na.

de co­ní­fe­ras a me­di­da que Bos­co’s Camp nos lle­va­ba a des­cu­brir uno de los rin­co­nes más es­pec­ta­cu­la­res de Mé­xi­co. Cuan­do te­ne­mos que su­pe­rar zan­jas, pro­cu­ra­re­mos ha­cer­lo de for­ma obli­cua pa­ra no in­tro­du­cir dos rue­das del mis­mo eje a la vez.

Al afron­tar la zan­ja se de­be ha­cer de for­ma len­ta, en pri­me­ra ve­lo­ci­dad y con un po­co de ace­le­ra­ción una vez que la llan­ta en­tró en el obs­tácu­lo.

Si se tra­ta de un pa­so en “V” o zan­ja pro­fun­da en la que en­tra­mos lon­gi­tu­di­nal­men­te, man­ten­dre­mos la di­rec­ción fir­me pa­ra lle­var el vehícu­lo en po­si­ción ho­ri­zon­tal. Es obli­ga­to­rio usar el blo­queo de di­fe­ren­cial pa­ra sa­lir sin nin­gu­na ayu­da.

En lu­ga­res don­de la ro­da­da es­tá muy mar­ca­da y pro­fun­da, po­dre­mos cir­cu­lar fá­cil­men­te sin per­der la tra­yec­to­ria, pe­ro, si la ro­da­da es muy pro­fun­da, co­rre­mos el ries­go de que­dar “em­ban­ca­dos”. En es­te ca­so, pro­cu­ra­re­mos cir­cu­lar con una llan­ta por el ex­te­rior y la otra en­tre las ro­da­das.

Cuan­do se pro­duz­ca un cru­ce de puen­tes, es de­cir, cuan­do ten­ga­mos que su­pe­rar un obs­tácu­lo con am­bos ejes a la vez, de­be­mos co­no­cer el re­co­rri­do de las sus­pen­sio­nes de nues­tro vehícu­lo. En al­gu­nas oca­sio­nes, es po­si­ble que al­gu­na de las rue­das pier­da el con­tac­to con el sue­lo.

No se­ría una jor­na­da co­mo cual­quier otra, se es­pe­ra­ban al­gu­nos chu­bas­cos y po­si­ble caí­da de gra­ni­zo. La tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma se pre­veía en la CDMX de 29ºc y mí­ni­ma de 14ºc. Ese día ha­bía ma­ni­fes­ta­cio­nes pro­gra­ma­das en re­pu­dio por el ase­si­na­to de la jo­ven po­bla­na Ma­ra. Lue­go del magno si­mu­la­cro por el 32 aniver­sa­rio del sis­mo de 1985, el pre­si­den­te, En­ri­que Pe­ña Nie­to, via­ja­ría a Nue­va York pa­ra par­ti­ci­par en el pri­mer día del ple­na­rio de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU.

El te­rre­mo­to que sa­cu­dió el cen­tro del país bo­rró por com­ple­to un día que ja­más co­no­ci­mos, una fe­cha don­de la tran­qui­li­dad iba a ser par­te de la co­ti­dia­ni­dad en una ur­be que se des­per­tó con ga­nas de ren­dir ho­me­na­je a una tra­ge­dia que la ha­bía mar­ca­do.

LOS PAR­TI­CI­PAN­TES dis­fru­ta­ron el ca­mino. LA CO­RREC­TA orien­ta­ción per­mi­tió que ca­da uno de los equi­pos pa­sa­ra los desafíos sin com­pli­ca­cio­nes.

NUN­CA EXIS­TIÓ

POR CAR­LOS MI­LLA­RES | FO­TOS NOT­MU­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.