DEVORADOR DE AS­FAL­TO

ADIC­TI­VO AL­TA­MEN­TE

4 Ruedas - - Índice -

El trac­ción de­lan­te­ra más po­ten­te de la his­to­ria de la mar­ca nos mos­tró sus cua­li­da­des di­ná­mi­cas.

El ser hu­mano tien­de a re­pe­tir las con­duc­tas que le ori­gi­nan con­se­cuen­cias sa­tis­fac­to­rias, es por ello que cier­tas ac­ti­vi­da­des pue­den ge­ne­rar com­por­ta­mien­tos adic­ti­vos, por ejem­plo, ¿yo? me de­cla­ro adic­ta a mi tra­ba­jo. Es­cri­bir so­bre mo­to­res en 4Rue­das me cau­sa tan­to pla­cer que veo es­to co­mo diversión y no co­mo tra­ba­jo. Al­go si­mi­lar pa­sa con el nue­vo Ci­vic Ty­pe R 2018.

Se­gu­ra­men­te re­cor­da­rán la sor­pren­den­te pre­sen­ta­ción que reali­zó Hon­da en el Au­tó­dro­mo de los Her­ma­nos Ro­drí­guez de no­che. Lo pri­me­ro que lla­mó la aten­ción des­pués del enor­me ale­rón tra­se­ro y ese tri­ple escape, fue la pa­lan­ca de trans­mi­sión ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des que nos hi­zo re­cor­dar la épo­ca en que los au­tos más rá­pi­dos y di­ver­ti­dos eran ma­nua­les.

La ver­sión Ty­pe R del le­gen­da­rio Ci­vic rom­pe es­que­mas; lo tu­vi­mos po­cos días y nos que­da­mos con ga­nas de más, sin em­bar­go, ese tiem­po lo su­pi­mos apro­ve­char al má­xi­mo. Ro­da­mos ba­jo llu­via y con ne­bli­na, los asien­tos ex­clu­si­vos ti­po Ty­per nos abra­za­ron to­do el tiem­po re­sal­tan­do ese co­lor ro­jo vi­vo igual que el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, don­de se sen­tía la li­ge­re­za de la fi­bra de car­bón con el que es­tán fa­bri­ca­dos.

El vo­lan­te en for­ma de “D” en nin­gún mo­men­to se res­ba­ló de nues­tras ma­nos a pe­sar de las cur­vas y el ca­mino si­nuo­so don­de tu­vi­mos que vo­lan­tear pa­ra es­qui­var ba­ches y pa­sar to­pes, que por cier­to, pa­re­ce­ría un au­to ba­ji­to pe­ro no ba­ta­lló pa­ra cru­zar­los y aun­que pen­sé en al­gún mo­men­to que ras­pa­ría no fue así.

Es­te vehícu­lo de­por­ti­vo fun­cio­na co­mo au­to de uso dia­rio y no so­lo pa­ra co­rrer­lo en una pis­ta. De he­cho, es un co­che di­se­ña­do con to­da la tec­no­lo­gía y ADN de la mar­ca pa­ra que se vea re­fle­ja­do tan­to en las ca­lles co­mo en el cir­cui­to.

Es­te cua­tro puer­tas de trac­ción de­lan­te­ra es tan emo­cio­nan­te co­mo cual­quier trac­ción tra­se­ra y es ca­ta­lo­ga­do co­mo el al­ma de Hon­da por ser el más rá­pi­do de la mar­ca de su ac­tual ca­tó­lo­go. Es la dé­ci­ma ge­ne­ra­ción de Ci­vic pe­ro la sex­ta en la ver­sión Ty­pe R y la pri­me­ra traí­da a Amé­ri­ca y a Mé­xi­co.

El adic­ti­vo vehícu­lo es tan apa­sio­nan­te que no so­lo se tra­ta de los 306 ca­ba­llos de fuer­za y los 295 li­bras pie de tor­que con los que se

im­pul­sa de 0 a 100 km/h en 5.5 se­gun­dos, sino tam­bién el he­cho de que to­do el co­che ha si­do pen­sa­do pa­ra ofre­cer diversión gra­cias a la re­duc­ción de pe­so, ae­ro­di­ná­mi­ca y pues­ta a pun­to, es­to ¿qué sig­ni­fi­ca?

Es un au­to fa­bri­ca­do en ca­da par­te con una ra­zón de ser. El enor­me ale­rón ayu­da a me­jo­rar el aga­rre me­cá­ni­co, el spoi­ler la­te­ral di­si­pa de ma­ne­ra más efi­cien­te el ai­re y las en­tra­das de­lan­te­ras exis­ten pa­ra dar­le un me­jor en­fria­mien­to al mo­tor. Na­da es ca­sua­li­dad o sim­ple es­té­ti­ca.

Su sis­te­ma adap­ta­ti­vo de amor­ti­gua­do­res, la di­rec­ción hi­dráu­li­ca se­gún el mo­do de ma­ne­jo, los con­tro­les de es­ta­bi­li­dad y sus de­más asis­ten­cias, se ajus­tan se­gún la res­pues­ta que bus­ques al ace­le­rar o fre­nar.

Tie­ne tres mo­dos de ma­ne­jo -y cla­ro que pro­ba­mos to­dos; pri­me­ro el mo­do Com­fort don­de la ace­le­ra­ción es más li­neal y sin tan­to rui­do con un ma­ne­jo más tran­qui­lo, aun­que ni en es­te mo­do de­ja de mos­trar las ga­rras de su personalidad.

El mo­do Sport fue el ideal pa­ra mí ya que me man­tu­vo en ciu­dad en un es­ti­lo equi­li­bra­do. La mo­da­li­dad R te per­mi­te sen­tir y re­so­nar la sen­sa­ción del vehícu­lo y del mo­tor en to­dos sus sen­ti­dos, li­be­ran­do com­ple­ta­men­te a a la fie­ra.

Las llan­tas jue­gan un pa­pel cru­cial en el desem­pe­ño ofre­cien­do la ad­he­ren­cia ade­cua­da. Los fre­nos de al­to desem­pe­ño Brem­bo ayu­dan a las fre­na­das.

Al­go que hay que re­co­no­cer es el sis­te­ma de tres es­ca­pes, que aun­que no es muy es­té­ti­co lo ha­ce ver de­por­ti­vo y le da un to­que de fuer­za. Los dos prin­ci­pa­les ayu­dan a una me­jor dis­tri­bu­ción de ga­ses del mo­tor al ex­te­rior y un ter­ce­ro que es un re­so­na­dor y es jus­ta­men­te el que va en el cen­tro y el que es­cu­cha­mos cuan­do ace­le­ra­mos y nos sen­ti­mos To­ret­to en la pe­lí­cu­la de “Rá­pi­do y Fu­rio­so”.

En el in­te­rior cuen­ta con to­do el pa­que­te de­por­ti­vo, ade­más del vo­lan­te que ya les ha­bía men­cio­na­do el ha­bi­tácu­lo es­tá de­co­ra­do con de­ta­lles co­mo cos­tu­ras ro­jas y lu­ces en el mis­mo co­lor, pa­lan­ca de ti­ta­nio y to­dos vie­nen con un nú­me­ro de se­rie úni­co de­ba­jo de la mis­ma (de to­do el mun­do). Se­gu­ro pien­san que el es­pa­cio es re­du­ci­do y no es así, per­fec­ta­men­te ca­ben per­so­nas de es­ta­tu­ra me­dia ade­lan­te y atrás sin pro­ble­ma al­guno. La ca­jue­la es una de las más gran­des de su seg­men­to con una ca­pa­ci­dad de 748 li­tros.

CA­DA DE­TA­LLE fue pen­sa­do pa­ra me­jo­rar la ae­ro­di­ná­mi­ca.

LOS ASIEN­TOS de­por­ti­vos lu­cen bien y son con­for­ta­bles.

EL VO­LAN­TE tie­ne in­ser­tos me­tá­li­cos y ro­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.