NUE­VO JEEP

JEEP GRAND CHE­RO­KEE TRAIL­HAWK

4 Ruedas - - Índice -

La mar­ca pre­sen­tó su nue­va Grand Che­ro­kee Trail­hawk, lis­ta pa­ra la aven­tu­ra y no­so­tros la pro­ba­mos.

De pri­me­ra ins­tan­cia cen­tra­mos la mirada en esos pe­que­ños de­ta­lles que vuel­ven a es­ta ver­sión úni­ca. Los gran­des neu­má­ti­cos to­do­te­rreno Good­year Ad­ven­tu­re cuen­tan con un re­fuer­zo de ke­vlar, el mis­mo ma­te­rial que se usa en al­gu­nos cha­le­cos an­ti­ba­las pa­ra so­por­tar cual­quier in­cle­men­cia del ca­mino y que cual­quier ro­ca sea co­mo tran­si­tar mon­ta­dos so­bre unos ri­nes de 18 pul­ga­das de alu­mi­nio.

A ello se su­man los gan­chos de re­mol­queen co­lor ro­jo, cu­bier­tas de es­pe­jo y rie­les en el te­cho así co­mo es­tri­bos de Mo­par.

As­cen­der al asien­to del con­duc­tor no re­sul­tó sen­ci­llo por­que al­guien ol­vi­dó ac­ti­var el sis­te­ma de sus­pen­sión au­to­má­ti­ca pa­ra que re­du­je­ra la al­tu­ra del vehícu­lo y fa­ci­li­tar el ac­ce­so. Es­te sis­te­ma es de mu­cha ayu­da, pe­ro ya ha­bla­re­mos de su fun­ción más ade­lan­te.

Una vez aden­tro de la ca­bi­na en­con­tra­mos que com­par­te el di­se­ño de las de­más ver­sio­nes de es­ta ca­mio­ne­ta co­mo es el clus­ter elec­tró­ni­co con pan­ta­lla de 7 pul­ga­das, aun­que tam­bién exis­ten di­fe­ren­cia­do­res co­mo el co­lor ne­gro en ca­bi­na pa­ra que las man­chas de tie­rra o pol­vo sean me­nos vi­si­bles. Los asien­tos de cue­ro y ga­mu­za con cos­tu­ras de­co­ra­ti­vas con la le­yen­da Trail­hawk son es­pe­cia­les de es­ta edi­ción.

A LA AVEN­TU­RA

Te­nien­do muy cer­ca la zo­na del Ajus­co, to­ma­mos las lla­ves pa­ra ir a pro­bar es­te de­mo­nio. Aun­que el cie­lo es­ta­ba nu­bla­do nos sen­tía­mos se­gu­ros con es­te tan­que.

Con ape­nas 15 mi­nu­tos de ca­mino una li­ge­ra llu­via se sol­tó, pe­ro la si­tua­ción em­peo­ró cuan­do avan­za­mos a la par­te más bos­co­sa don­de el ca­mino de do­ble sen­ti­do y sus cur­vas de di­fe­ren­te ra­dio, com­bi­na­do con una llu­via más fuer­te y una ne­bli­na que im­pe­día una vi­si­bi­li­dad más allá de unos me­tros, hu­bie­ran si­do un re­to com­pli­ca­do pa­ra ven­cer pa­ra cual­quier otro co­che, pe­ro no pa­ra la Grand Che­ro­kee Trail­hawk, que gra­cias a su com­ple­to sis­te­ma de ilu­mi­na­ción LED, en la par­te fron­tal co­mo tra­se­ra, nos per­mi­tía una vis­ta ade­cua­da pa­ra se­guir nues­tro ca­mino sin di­fi­cul­ta­des.

El de­par­ta­men­to de in­ge­nie­ría de Jeep me­re­ce un aplau­so por­que a pe­sar de sus di­men­sio­nes su ma­ne­jo es flui­do en con­di­cio­nes de pi­so mo­ja­do. En pri­me­ra ins­tan­cia re­du­je la ve­lo­ci­dad drás­ti­ca­men­te, pe­ro la mis­ma ca­mio­ne­ta me in­vi­ta­ba a pre­sio­nar

más el ace­le­ra­dor co­mo di­cien­do ‘usa to­da la po­ten­cia, sin mie­do que yo te cui­da­ré’.”

De­sa­for­tu­na­da­men­te lle­ga­mos a una ins­tan­cia en don­de la ne­bli­na im­pe­día la vi­si­bi­li­dad por par­te de otros co­ches y, an­te el te­mor de que ellos no pu­die­ran fre­nar re­gre­sa­mos a la redacción.

Al si­guien­te día vol­vi­mos a las an­da­das y con un me­jor cli­ma com­pro­ba­mos el com­por­ta­mien­to del mo­tor V8 5.7 li­tros HEMI, ideal pa­ra las di­men­sio­nes y pe­so de es­ta ca­mio­ne­ta. Si us­te­des es­pe­ran un vehícu­lo con una reac­ción len­ta, ol­ví­den­lo, la ace­le­ra­ción in­me­dia­ta y el so­ni­do ron­co enamo­ran.

Lle­ga­mos a una zo­na mon­ta­ño­sa don­de de­ci­di­mos aden­trar­nos. La nue­va Jeep Grand Che­ro­kee Trail­hawk cuen­ta con un se­lec­tor de mo­dos de ma­ne­jo que adap­tan el vehícu­lo de acuer­do al ca­mino que es­té en­fren­tan­do, des­de lo­do y pie­dras has­ta nie­ve. Es en es­te mo­men­to cuan­do la sus­pen­sión to­ma una al­tu­ra au­to­má­ti­ca­men­te, acor­de a las con­di­cio­nes, pa­ra es­qui­var cual­quier cla­se de obs­tácu­lo.

Ini­cia­mos nues­tro ca­mino y des­cu­bri­mos otra fun­ción in­tere­san­te. La pan­ta­lla de 8.4 pul­ga­das, des­de la que se ope­ra el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to, pro­por­cio­na en las aven­tu­ras 4x4 da­tos so­bre án­gu­los de in­cli­na­ción y se­gu­ri­dad pa­ra mo­ni­to­rear­los.

La tie­rra y los ca­mi­nos con lo­do se dis­fru­ta­ban en ca­da mo­men­to. De­sa­for­tu­na­da­men­te el tiem­po se aca­bó y ter­mi­na­mos la aven­tu­ra.

LOS DE­TA­LLES en ro­jo la di­fe­ren­cían.

LA SUS­PEN­SIÓN se adap­ta en al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.