CON­TRA ALIA­DO EL GA­SO­LI­NA­ZO

4 Ruedas - - Aunque El Motor Es Un Punto A Mejorar. -

El pre­cio de la ga­so­li­na no ba­ja y, te­mo ade­lan­tar­les, que eso no su­ce­de­rá en 2018. Aun­que pa­re­cie­ra que ya nos acos­tum­bra­mos al ga­so­li­na­zo, que en­cen­dió a una par­te de la so­cie­dad a prin­ci­pios de año, la reali­dad es que día a día la gen­te bus­ca aho­rrar en lo po­si­ble en es­te te­ma, en es­pe­cial aque­llos con fa­mi­lia pa­ra es­ti­rar el di­ne­ro lo más po­si­ble.

Los vehícu­los hí­bri­dos y eléc­tri­cos eran es­ca­sos has­ta ha­ce no mu­cho en nues­tro país, pe­ro la con­tin­gen­cia am­bien­tal de 2016, su­ma­do con el pre­cio de los com­bus­ti­bles, lle­va­ron a un li­ge­ro boom de es­ta cla­se de mo­de­los, de los cua­les aho­ra en­con­tra­mos al me­nos un in­te­gran­te en las prin­ci­pa­les fir­mas au­to­mo­tri­ces en nues­tra na­ción.

Prius era el rey de aque­llos que bus­ca­ban un co­che hí­bri­do por me­nos de 500 mil pe­sos, pe­ro aho­ra Hyun­dai trae Ioniq a Mé­xi­co, mo­de­lo con el que da­rán pe­lea por un mer­ca­do cre­cien­te.

EL DI­SE­ÑO

La mar­ca sur­co­rea­na te­nía en cla­ro cuan­do di­se­ña­ron Ioniq que la gen­te quie­re aho­rrar, pe­ro tam­bién desean un di­se­ño ex­te­rior atrac­ti­vo, que lla­me la aten­ción. Pa­ra al­gu­nos To­yo­ta Prius ofre­ce gran­des ven­ta­jas, pe­ro en su di­se­ño ge­ne­ra una re­la­ción amor-odio. El hí­bri­do de la co­rea­na no pa­sa por es­to; tan pron­to sa­les a la ca­lle ge­ne­ra

La mar­ca sur­co­rea­na es­tá lis­ta pa­ra com­pe­tir en el mer­ca­do de los hí­bri­dos con la lle­ga­da de su más re­cien­te mo­de­lo que pre­su­me un di­se­ño atrac­ti­vo.

una son­ri­sa en­tre quie­nes lo ven pa­sar a su la­do.

Al acer­car­te al co­che las lu­ces de las puer­tas se en­cien­den co­mo si te die­ra la bien­ve­ni­da a ca­sa, un de­ta­lle del di­se­ño que agra­da. Con­ti­nuan­do con la ima­gen ex­te­rior, esa que ro­ba los pri­me­ros sus­pi­ros, no­ta­mos que el fron­tal es­tá di­rec­cio­na­do li­ge­ra­men­te al pi­so, des­ta­ca la pa­rri­lla en tono negro piano que se ex­tien­de has­ta los fa­ros de­lan­te­ros HID de Xe­nón. Las lí­neas la­te­ra­les son te­nues; mien­tras que la par­te tra­se­ra ofre­ce una ima­gen si­mi­lar a la de un fast­back, con la po­si­ción ho­ri­zon­tal de los fa­ros tra­se­ros sien­do un di­fe­ren­cia­dor de su com­pe­ten­cia que los pre­su­me ver­ti­ca­les.

El di­se­ño ex­te­rior de es­te co­che no es obra de la ca­sua­li­dad, es­tá pen­san­do en ofre­cer el má­xi­mo ren­di­mien­to ae­ro­di­ná­mi­co pa­ra que com­bi­na­do con el sis­te­ma hí­bri­do ex­pri­ma has­ta la úl­ti­ma go­ta de com­bus­ti­ble.

La par­te in­te­rior es un pun­to a dis­cu­sión. mu­cho des­pués com­pro­ba­mos que es ideal pa­ra una fa­mi­lia y que ca­da uno car­gue con sus co­sas y has­ta con el pe­ri­co.

Con 3/4 de tan­que de com­bus­ti­ble des­de que ini­cia­mos el día, son­reí­mos al ver que aún te­nía­mos al­re­de­dor de 700 ki­ló­me­tros de au­to­no­mía por de­lan­te de no­so­tros. Co­mo es cos­tum­bre en la Ciu­dad de Mé­xi­co, las ocho de la ma­ña­na es una ho­ra com­pli­ca­da y en un co­che con pu­ro mo­tor de com­bus­tión in­ter­na ob­ser­vas co­mo tu com­bus­ti­ble rá­pi­da­men­te se con­su­me; en el hí­bri­do no es así y el mo­tor eléc­tri­co nos im­pul­só en las zo­nas de atasco vehi­cu­lar pa­ra aho­rrar­nos unos pe­sos, que, si lo cal­cu­la­mos a lo lar­go del año, se vuel­ven cien­tos y has­ta mi­les. Mien­tras su ri­val di­rec­to ofre­ce un ta­ble­ro fu­tu­ris­ta aquí se op­tó por una ima­gen al­go más si­mi­lar a lo que to­do au­to­mo­vi­lis­ta ya co­no­ce, pe­ro dan­do to­ques úni­cos co­mo el do­ble clus­ter di­gi­tal des­de el que se pue­de ob­ser­var la dis­tri­bu­ción de la po­ten­cia pro­ve­nien­te del mo­tor o del sis­te­ma eléc­tri­co.

Los plás­ti­cos son de bue­na ca­li­dad y el sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to ofre­ce lo úl­ti­mo en co­nec­ti­vi­dad con Car­play y An­droid Au­to, que des­afor­tu­na­da­men­te no se ex­plo­ta al cien por cien­to da­do que las bo­ci­nas que­dan a de­ber, pe­ro es un pro­ble­ma me­nor.

Co­mo par­te del equi­pa­mien­to, cuen­ta con un car­ga­dor de in­duc­ción pa­ra mó­vi­les.

Ya en una vía rá­pi­da, o al me­nos eso se di­ce cuan­do ob­ser­vas los le­tre­ros de 80 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma, com­pro­ba­mos que la pro­pul­sión eléc­tri­ca es po­si­ble a una ve­lo­ci­dad cons­tan­te de más de 60 km/h, aun­que cla­ro, en cuan­to to­ma­mos un li­ge­ro as­cen­so el mo­tor de com­bus­tión tam­bién en­tra en jue­go pa­ra com­ple­tar el em­pu­je.

Un desa­yuno, jun­tas, ofi­ci­na y lue­go una sa­li­da noc­tur­na no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que el ren­di­mien­to dis­mi­nu­ye­ra drás­ti­ca­men­te al mo-

LOS MA­TE­RIA­LES son de gran ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.