YO ME AMO MÁS QUE A NA­DIE…

To­dos los que ma­ne­ja­mos un vehícu­lo nos sen­ti­mos pro­te­gi­dos del ex­te­rior, ya que nues­tra co­ra­za de me­tal y vi­drio nos aís­la de los ele­men­tos y de las per­so­nas al­re­de­dor.

4 Ruedas - - Editorial -

Mu­chas ve­ces el sen­tir­nos ais­la­dos, nos ha­ce sen­tir más po­de­ro­sos, ese ais­la­mien­to –so­bre to­do cuan­do via­ja­mos so­los- nos ha­ce más agre­si­vos y cuan­do el trán­si­to se tor­na den­so, esa agre­si­vi­dad flu­ye por nues­tras ve­nas, y so­lo bus­ca­mos quien nos la pa­gue. Yo en es­ta columna men­sual in­vi­to a que le ba­je­mos “tres” ra­yi­tas a nues­tra neu­ras­te­nia ci­ta­di­na, y así po­ner nues­tro grano de are­na en pro de una me­jor con­vi­ven­cia vial.

¡Se que lo que di­go es vir­tual­men­te im­po­si­ble! ya que nues­tro ca­mino es­tá siempre lleno de malos con­duc­to­res, mi­cro­bu­se­ros o ta­xis­tas que te “avien­tan” la lá­mi­na al me­nor pre­tex­to, gen­te que por un lado bus­ca la ma­ne­ra de agre­dir –de­mos­tran­do así su in­fe­rio­ri­dad-, y lue­go, des­pués de la agre­sión, cuan­do re­ci­be una men­ta­da de ma­dre se ha­ce el in­dig­na­do y se ba­ja a liar­se a gol­pes por que le re­cor­da­ron a su je­fe­ci­ta san­ta.

Ese es el pa­trón de una bue­na par­te de los con­duc­to­res que pre­sa de la neu­ras­te­nia “vo­lan­tíl” an­dan dis­pues­tos a par­tir­se la man­da­ri­na en ga­jos.

¡No cai­ga­mos en eso! Es­te es el mes del AMOR, sea­mos pru­den­tes y cuan­do nos to­pe­mos con una víc­ti­ma de esa neu­ras­te­nia me­jor de­je­mos que pa­se. Apli­que­mos el 1 y 1, sal­ga­mos 10 mi­nu­tos an­tes de la ho­ra ha­bi­tual pa­ra lle­var más mar­gen en el tra­yec­to, sea­mos or­de­na­dos en el flu­jo vehi­cu­lar y si te to­pas con un gan­da­lla, dé­ja­lo pa­sar.

Nos lee­mos en mar­zo, re­cuer­den que en mis re­des so­cia­les siempre con­tes­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.