[Nom­bre] [Año mo­de­lo] [Ver­sión]

4 Ruedas - - Datos -

PER­FIL

gi­li­dad e in­te­li­gen­cia, son ha­bi­li­da­des que el taek­won­do, el de­por­te in­sig­nia de Co­rea del Sur, desa­rro­lla en ca­da una de las per­so­nas que lo prac­ti­ca, con­vir­tien­do a ca­da cin­ta ne­gra en un ar­ma le­tal cuan­do se le re­quie­re.

Es­tas cua­li­da­des pa­re­cen ha­ber si­do tras­la­da­das al vehícu­lo es­tre­lla de Kia, Stin­ger, el co­che que rom­pe los es­que­mas de la mar­ca dan­do el si­guien­te pa­so de una for­ma só­li­da con uno de los mo­de­los más im­pre­sio­nan­tes que he­mos ma­ne­ja­do y que ofre­ce una al­ta re­la­ción pre­cio-ca­li­dad.

La fi­gu­ra ex­te­rior del Kia Stin­ger es co­mo la de un taek­won­doín cin­ta ne­gra, con una bue­na apa­rien­cia fí­si­ca que, sin em­bar­go, no es exa­ge­ra­da, sino es­ti­li­za­da, tra­ba­ja­do a con­cien­cia pa­ra ser ágil y no ton­to.

Al in­te­rior tie­ne un ai­re de­por­ti­vo pe­ro con un to­que pre­mium. La mar­ca quie­re de­jar en cla­ro que es­te Kia es es­pe­cial y por ello to­ma­ron co­mo ba­se la ca­bi­na del Ge­ne­sis G70, un mo­de­lo de lu­jo con el que la com­pa­ñía asiá­ti­ca pla­nea dar com­pe­ten­cia a las ale­ma­nas.

Los asien­tos en piel con re­fuer­zos la­te­ra­les te abra­zan, de tal ma­ne­ra que nin­gu­na cur­va te mo­ve­ra, ade­más cuen­tan con ca­le­fac­ción así co­mo un sis­te­ma de ajus­te eléc­tri­co (pa­ra con­duc­tor y pa­sa­je­ro) y dos me­mo­rias.

En el ta­ble­ro en­con­tra­mos una re­ji­lla de­por­ti­va tri­ple pa­ra el ai­re acon­di­cio­na­do, si­tua­do por de­ba­jo de la pan­ta­lla tác­til de 8’’ que cuen­ta con Ap­ple Car­play y An­droid Au­to.

KIA Stin­ger na­ció con la ba­se del Kia GT, un con­cep­to pre­sen­ta­do en el Au­tos­how de Frank­furt en 2011 y que da­ba un vis­ta­zo al fu­tu­ro.

El vo­lan­te de­por­ti­vo y la pa­lan­ca de la trans­mi­sión, con­jun­ta­do con la con­so­la cen­tral, crean un am­bien­te de Gran Tu­ris­mo, que nos in­vi­ta de in­me­dia­to a pre­sio­nar el bo­tón de arran­que pa­ra es­cu­char el ru­gi­do del mo­tor tur­bo­car­ga­do L4 2.2L y sus 250 bhp, que sue­na im­po­nen­te con las cua­tro sa­li­das cro­ma­das que con­for­man el es­ca­pe.

Sus di­men­sio­nes ex­te­rio­res son en­ga­ño­sas y sa­lir del es­ta­cio­na­mien­to re­sul­ta más sen­ci­llo de lo es­pe­ra­do. Con un po­co de prác­ti­ca po­drás es­ta­cio­nar­lo en cual­quier lu­gar con úni­ca­men­te dos mo­vi­mien­tos.

El trá­fi­co de ca­da día per­mi­te que la fi­gu­ra de Stin­ger se luz­ca an­te los de­más y gra­cias a su fuer­te fren­te, com­bi­na­do con la caí­da de fast­back en la ca­jue­la, ro­ba mi­ra­das de los pea­to­nes y au­to­mo­vi­lis­tas al­re­de­dor. Hay vehícu­los de ma­yor pre­cio al­re­de­dor, pe­ro no cau­ti­van co­mo es­te lo ha­ce.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que por fue­ra es una be­lle­za, lo que fal­ta por co­no­cer es el com­por­ta­mien­to de sus ha­bi­li­da­des. Aun­que no es la ver­sión to­pe, con mo­tor de seis ci­lin­dros, la mar­ca co­rea­na nos ase­gu­ra que nos di­ver­ti­re­mos a lo gran­de.

Pa­ra com­pro­bar­lo nos ale­ja­mos de la ciu­dad y en­con­tra­mos una ca­rre­te­ra tran­qui­la don­de po­de­mos pro­bar la ace­le­ra­ción y la di­ná­mi­ca de ma­ne­jo.

Sin na­die a nues­tro al­re­de­dor, qui­ta­mos el mo­do Eco pa­ra pa­sar al mo­do Sport + y no res­trin­gir de nin­gu­na for­ma las rpm del mo­tor. Pre­sio­na­mos con to­do el ace­le­ra­dor y sen­ti­mos co­mo la fuer­za lan­za­da al eje tra­se­ro nos pe­ga al asien­to. Rá­pi­da­men­te al­can­za­mos las 5,000 rpm y co­men­za­mos a ope­rar las ocho ve­lo­ci­da­des de la trans­mi­sión con las pa­le­tas de cam­bio al vo­lan­te. 40, 60, 70, 100, 180 km/h y fre­na­mos pa­ra to­mar una cur­va ce­rra­da.

La vis­ta des­de la po­si­ción del con­duc­tor es in­creí­ble. Las fuer­tes lí­neas que se des­pren­den de la cu­bier­ta del mo­tor en com­bi­na­ción con el so­ni­do de la uni­dad de po­ten­cia po­nen nues­tro co­ra­zón a mil.

La dis­tri­bu­ción del pe­so (50/50), la sus­pen­sión elec­tró­ni­ca, que se adap­ta rá­pi­da­men­te al te­rreno, así co­mo las di­fe­ren­tes to­mas de ai­re en los cos­ta­dos y las cu­bier­tas ae­ro­di­ná­mi­cas in­fe­rio­res (si­tua­das de­ba­jo del mo­tor y la trans­mi­sión, pa­ra in­cre­men­tar la car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca), ha­cen una gran com­bi­na­ción pa­ra des­li- zar­nos en ca­da una de las cur­vas con una agi­li­dad si­mi­lar a la de un ti­gre.

Las di­men­sio­nes del co­che van que­dan­do de lado y ya con la con­fian­za ad­qui­ri­da po­de­mos ir más rá­pi­do en los gi­ros sin el te­mor de su­frir un extraño, pe­ro ade­más, la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad es com­ple­men­ta­da por el con­trol de es­ta­bi­li­dad que co­rri­ge sin ser brus­co (lo com­pro­bé en una oca­sión).

El que es­te vehícu­lo sea ágil y fuer­te es el re­sul­ta­do de una cons­tan­te pre­pa­ra­ción en una de las pis­tas re­fe­ren­tes del mun­do: Nür­bur­gring, don­de se reali­zó la ma­yor par­te de su pues­ta a pun­to.

Los fre­nos tra­ba­jan en el tono jus­to, y aun­que no son el sis­te­ma Brem­bo del to­pe de ga­ma, son su­fi­cien­tes pa­ra nues­tras exi­gen­cias.

Con la tar­de ca­yen­do fue el mo­men­to de re­gre­sar a la ciu­dad. Una bre­ve mi­ra­da al clus­ter y nos di­mos cuen­ta que con­su­mi­mos un “po­co” de ga­so­li­na, pe­ro real­men­te no nos im­por­tó ya que ca­da ki­ló­me­tro de di­ver­sión va­lía la pe­na.

Es­te co­che no es un glo­tón ga­so­li­ne­ro, pe­ro si eres de los que cui­da ca­da mi­li­gra­mo de ga­so­li­na no es pa­ra ti, por­que es­te es un au­to emo­cio­nal y tan pron­to es­tés so­bre él que­rrás ace­le­rar­lo de­jan­do de lado tu es­ti­lo con­ser­va­dor.

Pa­ra tu de­lei­te, la ver­sión 2.0L GT de Kia Stin­ger cuen­ta con un equi­po de so­ni­do fir­ma­do por la mar­ca Har­man/ Kar­don con 15 bo­ci­nas. ver­sio­nes de Kia Stin­ger con mo­tor L4 2.0L tur­bo­car­ga­do es­tán dis­po­ni­bles con un pre­cio ba­se de $564,900 pe­sos. ca­ba­llos de fuer­za es la di­fe­ren­cia en­tre el mo­de­lo de cua­tro y seis ci­lin­dros. En to­tal, la plan­ta V6 desa­rro­lla 365 bhp. li­tros es la ca­pa­ci­dad del tan­que de com­bus­ti­ble de es­te de­por­ti­vo de Kia, que por cier­to, úni­ca­men­te acep­ta Pre­mium.

Po­cos ani­ma­les en la Tie­rra evo­can emo­cio­nes tan fuer­tes co­mo el lo­bo; ca­ta­lo­ga­dos co­mo in­te­li­gen­tes y te­mi­bles. En las so­cie­da­des an­ti­güas es­te ani­mal -y en oca­sio­nes de­no­mi­na­do bes­tia- sig­ni­fi­có a me­nu­do un sím­bo­lo de res­pe­to gra­cias a sus agu­dos sen­ti­dos y ha­bi­li­da­des pa­ra la ca­za.

Abun­dan his­to­rias, le­yen­das y anéc­do­tas so­bre él, que siempre nos en­vuel­ven en ai­res de ad­mi­ra­ción y asom­bro, in­si­tán­do­nos a

CA­DA LÍ­NEA de Stin­ger fa­vo­re­ce el desem­pe­ño ae­ro­di­ná­mi­co.

LA CA­BI­NA pre­sen­ta ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad y di­se­ño de­por­ti­vo.

LA PA­LAN­CA de ve­lo­ci­da­des pa­sa a se­gun­do tér­mino con las pa­le­tas de cam­bio al vo­lan­te.

EL MO­MEN­TO DE LA VER­DAD

EL FRON­TAL con el di­se­ño de na­riz de ti­gre le da una fuer­te ima­gen fron­tal.

DEL ES­CA­PE sur­ge un so­ni­do que nos en­lo­que­ce.

EL LO­GO GT lu­ce en di­ver­sas par­tes del co­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.