LA JO­YA

4 Ruedas - - Su Nombre: Sentra Nismo. -

Sa­be­mos que Sentra “nor­mal”, por así de­cir­lo, a lo lar­go de su es­tan­cia en Mé­xi­co se ha co­lo­ca­do co­mo un ar­ma le­tal en el por­ta­fo­lio de Nissan, re­pre­sen­tan­do una gran par­te del pastel que ven­de la mar­ca en nues­tro te­rri­to­rio.

Su as­pec­to, equi­pa­mien­to y la re­la­ción cos­to/be­ne­fi­cio, son sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra enamo­rar a sus clien­tes, quie­nes ca­da que se re­nue­va ven­den el que tie­nen pa­ra ad­qui­rir la nue­va ge­ne­ra­ción.

Pro­ba­ble­men­te la fir­ma ja­po­ne­sa qui­so dar­le un re­ga­lo a to­dos los aman­tes de Sentra y traer a nues­tro país la ver­sión NISMO, crea­do por su di­vi­sión de al­to desem­pe­ño. Re­cor­de­mos que és­ta se di­vi­de en tres as­pec­tos: 1) el desa­rro­llo de vehícu­los de com­pe­ten­cia profesional 2) la pro­duc­ción de au­to­par­tes de­por­ti­vas pa­ra co­ches de pro­duc­ción y 3) la mo­di­fi­ca­ción, tan­to me­cá­ni­ca co­mo es­té­ti­ca­men­te, de al­gu­nos au­tos de la ga­ma Nissan.

En es­te úl­ti­mo apar­ta­do es don­de se cen­tra nues­tro vehícu­lo de prue­ba, el cual nos de­jó gra­ta­men­te sor­pren­di­dos.

Cuan­do en­tre ami­gos se opi­na so­bre el Sentra, hay quie­nes ase­gu­ran que es un buen vehícu­lo y quie­nes re­fu­tan es­ta ase­ve­ra­ción. Sien­do ho­nes­tos, es un gran co­che, des­ti­na­do a quie­nes bus­can buen equi­pa­mien­to, se­gu­ri­dad y am­pli­tud en el in­te­rior, pe­ro la di­ver­sión al ma­ne­jo que­da­ba a de­ber, sin em­bar­go, eso se ter­mi­nó con el arri­bo a nues­tro país de la ver­sión NISMO.

Al mi­rar por pri­me­ra vez es­ta edi­ción nos di­mos cuen­ta de los cam- bios que la di­vi­sión de­por­ti­va de la mar­ca reali­zó pa­ra es­te mo­de­lo y así jus­ti­fi­car el in­cre­men­to del pre­cio, el cual es de 200 mil pe­sos en com­pa­ra­ción con el mo­de­lo nor­mal. So­bre el ex­te­rior nos en­con­tra­mos con una re­no­va­da fas­cia de­lan­te­ra tan­to co­mo tra­se­ra, spoi­ler fron­tal, pa­rri­lla de­por­ti­va, ri­nes de 18 pul­ga­das, ale­rón tra­se­ro y un es­ca­pe cro­ma­do. Los dis­tin­ti­vos más no­ta­bles son los em­ble­mas NISMO y las mol­du­ras en co­lor ro­jo a lo lar­go de la ca­rro­ce­ría. No sa­bía­mos qué es­pe­rar al mo­men­to de abrir la puer­ta y en­trar al ha­bi­tácu­lo. Lo deseá­ba­mos con fuer­za pues es­tar fren­te a un co­che que por­ta el ape­lli­do NISMO siempre se­rá emo­cio­nan­te.

Ape­nas ti­ra­mos de la ma­ni­ja nues­tros ojos se per­ca­ta­ron de un in­te­rior de­por­ti­vo de es­qui­na a es­qui­na. De pri­me­ra ins­tan­cia, el vo­lan­te fo­rra­do en piel, ador­nos de fi­bra de car­bón, asien­tos con co­ji­nes re­for­za­dos, cu­bier­tos en al­cán­ta­ra co­lor ne­gro; el em­ble­ma NISMO apa­re­ce en el res­pal­do así co­mo en la con­so­la cen­tral.

Des­pués de el pri­mer con­tac­to vi­sual, venía el sen­so­rial. Cuan­do nues­tro cuer­po hi­zo el pri­mer con­tac­to con el vehícu­lo nos di­mos cuen­ta rá­pi­da­men­te que lle­ga­ría la di­ver­sión. Los asien­tos son rí­gi­dos, pe­ro se per­ci­be una ma­te­rial dis­tin­to y sien­tes co­mo si te abra­za­ran y te su­su­rra­ran al oí­do, “ten­drás una gran ex­pe­rian­cia a bor­do de mí”.

Co­lo­ca­mos nues­tras ma­nos al vo­lan­te y lo mis­mo; es co­mo si se ad­hi­rie­ran a él. Des­pués nos dis­pu­si­mos a pul­sar el bo­tón que rea­li­za el chis­pa­zo pa­ra ha­cer com­bus­tión y así co­men­za­mos a ma­ne­jar. El so­ni­do que ema­na su fuen­te de po­der tal vez no es el más rui­do­so, pe­ro te ha­ce sen­tir que esos 60 ca­ba­llos de más en es­ta ver­sión se dis­fru­ta­rán de ini­cio a fin.

El nue­vo Sentra NISMO se fa­bri­ca en la plan­ta Nissan A2 ubi­ca­da en el es­ta­do de Aguas­ca­lien­tes.

EL ME­JOR com­por­ta­mien­to de Sentra NISMO se da en ca­rre­te­ra.

EL DI­SE­ÑO de los asien­tos ti­po cu­bo le dan un gran to­que de de­por­ti­vi­dad al in­te­rior. SEN­SA­CIO­NES EL VO­LAN­TE ade­más de es­tar fo­rra­do en piel tie­ne in­ser­tos de al­cán­ta­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.