[Nom­bre] [Año mo­de­lo] [Ver­sión] [Com­pe­ten­cia]

4 Ruedas - - Atención -

os Re­yes Ma­gos fue­ron be­né­vo­los con no­so­tros y co­mo fui­mos “niños bue­nos” (gui­ño, gui­ño) nos tra­je­ron a nues­tras puer­tas el nue­vo vehícu­lo de la mar­ca ja­po­ne­sa. Ele­gan­te por fue­ra y por den­tro, re­ci­bió im­por­tan­tes cam­bios que lo han re­ju­ve­ne­ci­do, adap­tán­do­se a las exi­gen­cias de sus nue­vos clien­tes quie­nes ya no bus­can un co­che con to­ques ase­ño­ra­dos, sino que a pe­sar de ser ma­du­ros quie­ren di­ver­sión con un mo­tor po­ten­te, pe­ro a la vez aho­rra­dor; sin ol­vi­dar la tecnología, no so­lo en co­nec­ti­vi­dad, sino tam­bién en los sis­te­mas de asis­ten­cia pa­ra el ma­ne­jo.

La pa­la­bra Accord tie­ne una tra­duc­ción sim­ple: acuer­do, y eso pa­re­ce que hi­zo Hon­da, no so­lo con las exi­gen­cias de los clien­tes, sino ade­más con su mar­ca de lu­jo Acu­ra con quie­nes lle­gó a un arre­glo pa­ra lle­var la tecnología de la fir­ma pre­mium al vehícu­lo más glo­bal de la com­pa­ñía ja­po­ne­sa y dar­le así un nue­vo es­ti­lo al Hon­da Accord, lis­to pa­ra co­lo­car­se co­mo el re­fe­ren­te del seg­men­to.

La mar­ca ni­po­na ha pues­to mu­cho es­me­ro en con­se­guir una com­bi­na­ción ele­gan­te e im­po­nen­te en su ima­gen ex­te­rior, es­ta idea que­da a la luz cuan­do ve­mos la par­te fron­tal con su gran toma de ai­re y la pa­rri­lla cro­ma­da que trans­cu­rre has­ta los del­ga­dos fa­ros con tecnología LED.

El con­cep­to se man­tie­ne a los la­te­ra­les cuan­do ve­mos trans­cu­rrir las fuer­tes lí­neas des­de el cu­bre mo­tor o en los la­te­ra­les don­de le dan una ma­yor ro­bus­tez.

Pa­ra fi­na­li­zar, en la par­te tra­se­ra tie­ne una caí­da con es­ti­lo fast­back, que ter­mi­na con un li­ge­ro ale­rón y unos fa­ros LED tra­se­ros con di­se­ño de boo­me­rang.

4,881 mm PER­FIL cam­bia­rá tu opi­nión al ofre­cer di­ver­sión y tecnología. Accord se sir­ve de tecnología de Acu­ra pa­ra lo­grar po­si­cio­nar­se aún más en el mer­ca­do na­cio­nal.

POR­TA­DA

Sin du­da un vein­tea­ñe­ro no com­pra­rá el nue­vo Hon­da Accord. La mar­ca ja­po­ne­sa tie­ne vehícu­los más ade­cua­dos pa­ra es­tos clien­tes. El se­dán más gran­de de la com­pa­ñía en Mé­xi­co es­tá di­ri­gi­do a un con­su­mi­dor ma­du­ro, exi­gen­te y que man­tie­ne un es­pí­ri­tu di­ver­ti­do. ¿Có­mo trans­for­mar el Accord, con­si­de­ra­do un co­che de “don” en un au­to­mó­vil que le­van­te sus­pi­ros a su pa­so?

Co­mo ya di­ji­mos, la par­te ex­te­rior su­frió un im­por­tan­te cam­bio, pe­ro la apa­rien­cia no lo es to­do. Hon­da tra­ba­jó du­ro en el es­que­le­to y el co­ra­zón de es­te co­che. En el pri­me­ro re­du­jo el pe­so en­tre 50 y 80 ki­lo­gra­mos, de­pen­dien­do la ver­sión, mien­tras que en la uni­dad de po­ten­cia hu­bo un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Accord lle­ga a Mé­xi­co en tres ver­sio­nes (EX, Sport Plus y Tou­ring); las pri­me­ras dos con un mo­tor L4 1.5L tur­bo­car­ga­do de 192 bhp, mien­tras que el to­pe de ga­ma, cuen­ta con un mo­tor L4 2.0L tur­bo­car­ga­do de 247 bhp y un tor­que de 273 li­bras-pie, es­to re­pre­sen­ta ca­si 50 ca­ba­llos de fuer­za ex­tra res­pec­to al vie­jo mo­tor, y tan so­lo 30 ca­ba­llos me­nos en com­pa­ra­ción con el mo­tor V6 que equi­pa­ba la ver­sión EXL V6 Na­vi de la vie­ja ge­ne­ra­ción.

El re­sul­ta­do: un se­dán con po­ten­cia que so­bre­pa­sa a va­rios de sus ri­va­les.

De­lan­te­ra a

Al as­cen­der, nos en­con­tra­mos con un ha­bi­tácu­lo con mu­chos ras­gos re­to­ma­dos de Acu­ra. Lo pri­me­ro que des­ta­ca es la au­sen­cia de la clá­si­ca pa­lan­ca de cam­bios, aho­ra sus­ti­tui­da por el sis­te­ma Shift by Touch que con­tro­la la ca­ja au­to­má­ti­ca de 10 ve­lo­ci­da­des con unos sim­ples bo­to­nes.

El ta­ble­ro fue re­di­se­ña­do, con un cam­bio en el ta­ma­ño y la po­si­ción de la pan­ta­lla pa­ra el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to, aho­ra de ocho pul­ga­das de al­ta re­so­lu­ción, co­lo­ca­da en la par­te su­pe­rior pa­ra un con­trol más ade­cua­do mien­tras ma­ne­ja­mos.

Lo di­gi­tal ha to­ma­do la ca­bi­na del Hon­da Accord. En el clus­ter te­ne­mos una pan­ta­lla a co­lor de sie­te pul­ga­das mul­ti­fun­ción, des­de la que po­de­mos ob­ser­var las re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to, el sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to, con­fi­gu­rar las asis­ten­cias de ma­ne­jo o se­guir las ins­truc­cio­nes del GPS, to­do ello ope­ra­do des­de los di­ver­sos con­tro­les del vo­lan­te.

Pe­ro tras con­tem­plar el in­te­rior era el mo­men­to de en­cen­der­lo. Apro­ve­chan­do que la Ciu­dad de Mé­xi­co es­ta­ba va­cía sa­li­mos a dis­fru­tar de la ca­pi­tal del país. Vien­do el au­men­to en los pre­cios del com­bus­ti­ble, que en al­gu­nas zo­nas al­can­za­ba los 19 pe­sos por li­tro de Pre­mium, de­ci­di­mos co­lo­car el tra­di­cio­nal mo­do Eco de los vehícu­los Hon­da pa­ra mi­ti­gar el con­su­mo de ga­so­li­na.

Al po­ner una rue­da en la ca­lle, apre- ta­mos el ace­le­ra­dor y de in­me­dia­to sen­ti­mos el fuer­te em­pu­je del mo­tor tur­bo­car­ga­do. De­bo ad­mi­tir que no es­pe­ra­ba esa reac­ción de un co­che que al­gu­nos con­si­de­ran abu­rri­do. Al fren­te veía co­mo las re­vo­lu­cio­nes au­men­ta­ban y la nue­va ca­ja au­to­má­ti­ca de 10 ve­lo­ci­da­des ha­cía los cam­bios de for­ma rá­pi­da, ape­nas per­cep­ti­ble. Sin em­bar­go, la ima­gen que tie­nes des­de la po­si­ción del con­duc­tor en el nue­vo Accord, con las fuer­tes lí­neas fron­ta­les so­bre­sa­lien­do des­de el cu­bre­mo­tor, com­bi­na­dos con la fuer­za que en­tre­ga la uni­dad de po­ten­cia, me in­vi­ta­ron a to­mar el con­trol de la si­tua­ción y ad­mi­nis­trar a mi gus­to la trans­mi­sión gra­cias a las pa­le­tas ins­ta­la­das en el vo­lan­te.

SABÍAS QUE... A Mé­xi­co lle­ga­rán tres ver­sio­nes con dos mo­to­ri­za­cio­nes dis­tin­tas: L4 de 1.5 li­tros tur­bo con 192 ca­ba­llos de fuer­za, y un L4 de 2.0 li­tros tur­bo que ero­ga­rá 247 ca­ba­llos.

Ya en­ca­rri­la­do el ra­tón pa­sa­mos al mo­do Sport, po­co nos im­por­ta­ba el con­su­mo de com­bus­ti­ble, y es que exis­tía la du­da; si en mo­do Eco ofre­ce una bue­na res­pues­ta, ¿qué ha­rá en la mo­da­li­dad sal­va­je? La res­pues­ta lle­gó rá­pi­do. El mo­tor de in­me­dia­to se desató y fue al lí­mi­te de sus re­vo­lu­cio­nes. En me­nos de lo es­pe­ra­do su­pe­ra­mos los 150 km/h y fue el mo­men­to de re­du­cir la ve­lo­ci­dad pa­ra no ser san­cio­na­dos.

Hon­da Accord nos es­ta­ba sa­can­do una gran son­ri­sa, pe­ro aún que­ría­mos más. ¿Qué tan ágil se­ría? Pa­ra res­pon­der a es­to fui­mos a una ca­rre­te­ra ra­to­ne­ra, con cur­vas ce­rra­das y es­pa­cio ape­nas su­fi­cien­te en el ca­rril. Ahí tam­bién nos sor­pren- dió. Si bien no pue­de ne­gar su ro­bus­tez, es flui­do en ca­da mo­vi­mien­to y sua­ve al mo­men­to de tran­si­tar por las irre­gu­la­res ca­lles y ca­mi­nos de nues­tro país, es­to gra­cias al sis­te­ma de sus­pen­sión adap­ta­ti­va.

De re­gre­so a la ciu­dad fue el mo­men­to de pro­bar el sis­te­ma de man­te­ni­mien­to de ca­rril y el con­trol cru­ce­ro adap­ta­ti­vo. Con tan so­lo unos clicks fue sen­ci­llo es­ta­ble­cer la ve­lo­ci­dad y la dis­tan­cia a man­te­ner res­pec­to al co­che en­fren­te de no­so­tros y sin com­pli­ca­cio­nes cum­plió con es­te de­ber, ace­le­ran­do y fre­nan­do de for­ma au­to­má­ti­ca siempre man­te­nien­do la dis­tan­cia se­gu­ra.

El sis­te­ma pa­ra man­te­ner­nos en el ca­rril fue una historia

La era di­gi­tal lle­gó al Accord por lo cual aña­de una pan­ta­lla a co­lor de sie­te pul­ga­das.

di­fe­ren­te. Da­do que no to­das nues­tras ca­lles los tie­nen co­rrec­ta­men­te se­ña­la­dos, el sis­te­ma en oca­sio­nes sim­ple­men­te no se ac­ti­va­ba. A pe­sar de eso, en los lu­ga­res don­de la pin­tu­ra era vi­si­ble nos ad­ver­tía si in­va­día­mos la lí­nea de a lado.

Al lle­gar a la redacción, apar­ca­mos el co­che y gra­cias a sus sen­so­res y cá­ma­ras, su ta­ma­ño no fue un pro­ble­ma y pron­to pu­di­mos de­jar­lo des­can­sar. An­tes de ir­nos, va­rias per­so­nas nos hi­cie­ron la ob­ser­va­ción de que es­ta­ban ma­ra­vi­lla­dos con la fi­gu­ra que pre­sen­ta. Al de­cir­les que era un Hon­da, al­gu­nos no lo creían, so­lo has­ta ver el lo­go da­ban fe a nues­tra pa­la­bra.

Si al ver un Hon­da Accord pen­sa­bas que era abu­rri­do, la dé­ci­ma ge­ne­ra­ción de es­te au­to L

LA PAR­TE TRA­SE­RA tie­ne una caí­da ti­po fast­back pa­ra los pu­ris­tas. CA­DA DE­TA­LLE nos im­pre­sio­nó. LU­CES QUE des­pren­den mu­cha per­so­na­li­dad. HON­DA ACCORD TOU­RING $554,900 »Mo­tor: L4 2.0L tur­bo­car­ga­do­bo­car­ga­do

LOS RI­NES son de 19 pul­ga­das en la ver­sión Tou­ring y Sport.

Pan­ta­lla tác­til 8’’, USB, Blue­tooth, An­droid Au­to y Car­play. ATRÁS ha que­da­do el au­to de ‘Don’ que ubi­cá­ba­mos.

EL RE­DI­SE­ÑO de ta­ble­ro y con­so­la nos pro­vo­có una son­ri­sa.

EL CUA­DRO de ins­tru­men­tos es muy fun­cio­nal. SABÍAS QUE...

EL ES­PÍ­RI­TU de Acu­ra es­tá plas­ma­do.

LA CA­LI­DAD de ma­te­ria­les es evi­den­te.

NOS AGRA­DÓ bas­tan­te el in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.