UN TRIS­TE ADIÓS

RA­CING El nom­bre de Wolf­gang Ull­rich pue­de no ser fa­mi­liar, pe­ro Au­di le de­be mu­cho en el de­por­te mo­tor.

4 Ruedas - - Datos -

Aun­que el nom­bre de los pi­lo­tos es el que siempre bri­lla en los equi­pos de ca­rre­ras, de­trás de ellos hay to­da una es­truc­tu­ra que les per­mi­te con­se­guir los triun­fos, pe­ro tam­bién, un je­fe de equi­po que con su as­tu­cia, in­te­li­gen­cia y ta­len­to reúne las pie­zas ade­cua­das pa­ra per­mi­tir­les pe­lear por la vic­to­ria; así es la historia de Wolf­gang Ull­rich, o me­jor co­no­ci­do en los pad­dock co­mo el doc­tor Ull­rich, el hom­bre fuer­te de la di­vi­sión Mo­tors­port de Au­di has­ta el pa­sa­do 31 de di­ciem­bre.

Pe­ro la historia de es­te per­so­na­je aus­tria­co no só­lo es­tu­vo li­ga­da a la mar­ca de los cua­tro aros, sino tam­bién a la Fórmula 1 en don­de fue par­te de pro­yec­tos co­mo el de Re­nault Sport así co­mo en el de Pors­che, ba­jo la de­no­mi­na­ción de Tag, to­do ello an­tes de to­mar la ca­be­za del de­par­ta­men­to de de­por­te mo­tor de Au­di en 1993.

Des­de su po­si­ción en la mar­ca ale­ma­na tie­ne mu­cho por pre­su­mir, em­pe­zan­do por 13 vic­to­rias en las mí­ti­cas 24 Ho­ras de Le Mans don­de vol­vió a Au­di sim­ple­men­te im­ba­ti­ble, así co­mo la evo­lu­ción de un sis­te­ma con mo­tor de com­bus­tión in­ter­na pro­pul­sa­do por die­sel con­jun­ta­do con un sis­te­ma hí­bri­do.

A ello se su­man vic­to­rias en ca­rre­ras clá­si­cas en Es­ta­dos Uni­dos co­mo Pe­tit Le Mans o las 12 Ho­ras de Se­bring, com­pe­ti­cio­nes en don­de derrotó a ri­va­les co­mo Peu­geot o To­yo­ta.

Su úl­ti­mo le­ga­do se lla­ma Fórmula E, lle­van­do a Au­di a te­ner un equi­po ofi­cial en la se­rie eléc­tri­ca, la que al­gu­nos con­si­de­ran el fu­tu­ro del de­por­te mo­tor.

Ull­rich siempre se que­dó con un de­seo al in­te­rior de su co­ra­zón: lle­var el pro­yec­to de Au­di a la Fórmula 1, al­go que siempre es­tu­vo den­tro de los ru­mo­res de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro que nun­ca se con­cre­tó.

4R

SABÍAS QUE... An­tes de in­te­grar­se a la mar­ca Au­di, el doc­tor Wolf­gang Ull­rich tra­ba­ja­ba pa­ra la cor­po­ra­ción Gi­llet, sí, la mis­ma que ha­ce na­va­jas.

Sí, el nue­vo vi­deo­jue­go de la UFC es más rea­lis­ta y se no­ta en los ges­tos de los pe­lea­do­res, los gol­pes y lla­ves de su­mi­sión.

Se es­tre­na es­te dos de fe­bre­ro a ni­vel mun­dial y en la por­ta­da po­dre­mos ver al gran pe­lea­dor Con­nor Mc­gre­gor.

Vie­ne con Real Pla­yer Mo­tion que es una nue­va tecnología de ani­ma­ción que ha­ce que ca­da mo­vi­mien­to y ca­da com­bi­na­ción sean más rea­lis­tas.

Cuen­ta con di­fe­ren­tes mo­dos de com­ba­te co­mo el de ca­rre­ra, el cual ge­ne­ra emo­ción pre­via pa­ra con­se­guir fans y crear ri­va­li­da­des pa­ra lla­mar la aten­ción del mun­do en­te­ro. Mo­do tor­neo: crea tus pro­pias re­glas pa­ra pe­lear con­tra ami­gos en tiem­po real y mul­ti­ju­ga­dor, és­te te per­mi­te en­fren­tar­te a tus ami­gos en com­ba­tes es­pec­ta­cu­la­res. Las me­jo­ras grá­fi­cas no­tan en se las tex­tu­ras del sue­lo y en la ca­li­dad de sus de­ta­lles, que fue­ron crea­dos gra­cias a un sis­te­ma tex­tu­ri­zad avan­za­do o . Tam­bién per­ci­ben se en los efec­tos de luz, que ha­cen que las con­di­cion es cli­ma­to­ló gi­cas sean rea­lis­tas. más

<<RETROGAMER>> PUNCH-OUT

Es­te vi­deo­jue­go apa­re­ció en 1984, pe­ro no fue sino has­ta 1987 cuan­do se po­pu­la­ri­zó en Asia y Amé­ri­ca. Las pri­me­ras dos ver­sio­nes fue­ron so­lo pa­ra las ma­qui­ni­tas, co­mo no­sos­tros las co­no­ce­mos. La historia era sim­ple, un bo­xea­dor tra­ta­ba de con­se­guir el cin­tu­rón de la WVBA (World Vi­deo Bo­xing As­so­cia­tion).

Pa­ra la ter­ce­ra edi­ción, de la cual ha­bla­mos, te­nía la par­ti­cu­la­ri­dad de con­tar con va­rios per­so­na­jes ale­gó­ri­cos co­mo: Bald Bull, Glass Joe, King Hip­po, Mr. Sand­man, Pis­ton Hon­da

y el inol­vi­da­ble Mi­ke Ty­son.

AU­DI IM­PU­SO un ré­cord en Le Mans.

WEC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.