DI­VER­SIÓN AL MÁ­XI­MO

Es­te vehícu­lo ha pa­sa­do su vi­da mol­dean­do su fi­gu­ra a tra­vés del de­por­te. Aho­ra se ha des­ca­po­ta­do pa­ra pre­su­mir sus múscu­los an­te to­do el mun­do.

4 Ruedas - - Favorito Del Mes -

Des­de ha­ce años la di­vi­sión M de BMW es re­co­no­ci­da co­mo una de las le­tras más po­de­ro­sas del mun­do. En su ADN es­tán las pis­tas de ca­rre­ras pe­ro con la fi­lo­so­fía de po­der ser uti­li­za­do dia­rio con un to­que de lu­jo.

HA­BI­TA­BI­LI­DAD

En el in­te­rior en­cuen­tras los tí­pi­cos pe­ro lu­jo­sos aca­ba­dos ale­ma­nes de la mar­ca, pe­ro en co­lor ro­jo pa­ra re­sal­tar la di­ver­sión y de­por­ti­vi­dad. Tan­to en puer­tas co­mo en asien­tos, la piel es ro­ja. Es un 2+2 pe­ro los asien­tos tra­se­ros no tie­nen mu­cho es­pa­cio pa­ra pier­nas así que la in­co­mo­di­dad se da­rá a no­tar en los pa­sa­je­ros de la hi­le­ra tra­se­ra al po­co tiem­po, aun­que se­gu­ra­men­te con el vien­to en la ca­ra lo ol­vi­da­rán de in­me­dia­to.

La ca­jue­la es am­plia y ca­brían per­fec­to las ma­le­tas pa­ra ir a la pla­ya a pe­sar del es­pa­cio que ocu­pa pa­ra guar­dar la ca­po­ta. Por­ta una pan­ta­lla táctil de ocho pul­ga­das a co­lor que es in­tui­ti­va y el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to es van­guar­dis­ta.

CONFIABILIDAD

Co­mo to­do buen ale­mán su ge­né­ti­ca es tan fuer­te que ca­da cur­va y ca­da ace­le­ra­ción se vuel­ven un pla­cer, su di­ver­si­dad tan­to pa­ra ciu­dad co­mo ca­rre­te­ra es ad­mi­ra­ble vol­vién­do­so arro­gan­te an­te cual­quie­ra. Sus 340 ca­ba­llos de fuer­za se cap­tan en to­do mo­men­to y su ape­go al pi­so en ca­da si­tua­ción de ma­ne­jo te dan la se­gu­ri­dad de po­der exi­gir­le ca­da vez más y más. La di­ver­sión es­tá en to­do mo­men­to en es­te au­to, des­de el di­ver­ti­do co­lor has­ta su co­ra­zón.

DES­TA­CA­BLE

El as­pec­to de­por­ti­vo, el ca­rác­ter in­fi­ni­ta­men­te li­bre y los ma­te­ria­les en el in­te­rior en con­jun­to con los co­lo­res por fue­ra y den­tro ha­cen del con­ver­ti­ble un au­to­mó­vil tan jo­vial y alegre que no bus­ca­rás sa­car­lo a pa­sear so­lo los fi­nes de se­ma­na, co­mo es el ta­bú de mu­chos des­ca­po­ta­dos.

Su co­mo­di­dad en ta­ma­ño y con­fort in­te­rio­res pro­vo­can no que­rer sol­tar­lo, ade­más de que la sua­ve sus­pen­sión y la agi­li­dad con que se ma­ne­ja te ha­rán re­la­jar­te y pen­sa­rás en so­lo di­ver­tir­te.

MEJORABLE

Qui­zá los es­pa­cios en el in­te­rior no son lo me­jor pa­ra com­par­tir con más de un ami­go y po­drían me­jo­rar pa­ra no per­der­te ex­pe­rien­cias en com­pa­ñía de más de uno. De ahí en fue­ra y sien­do egoís­tas, no ten­drás nin­gu­na que­ja. Es­te pe­que­ño sí que sa­be en­tre­te­ner­se y ser leal a quién lo me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.