El Ca­ma­ro ZL1 lle­gó a no­so­tros pa­ra ha­cer que nos por­tá­ra­mos mal y va­lió la pe­na.

4 Ruedas - - Índice -

Ca­ma­ro es to­do un re­vo­lu­cio­na­rio en el mun­do de los “mus­cle cars” que des­cri­bi­mos con una so­la pa­la­bra... le-gen-da­rio. Es más di­ver­ti­do en su edi­ción es­pe­cial y se lu­ció en to­pless pa­ra pre­su­mir de su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro sin de­cep­cio­nar­nos. Sí que dis­fru­ta­mos su es­ta­día.

Fuer­te, im­pac­tan­te y rui­do­so,

por fue­ra y por den­tro, esa fue la pri­me­ra im­pre­sión que tu­vi­mos de Che­vro­let Ca­ma­ro.

Lo es­pe­ra­ba en un es­ta­cio­na­mien­to don­de el eco de los so­ni­dos se ha­cía pre­sen­te de una for­ma ami­ga­ble, de re­pen­te, en­tre una con­ver­sa­ción se me­tió un ru­gi­do tan fuer­te que se inun­dó el lu­gar e in­te­rrum­pió la plá­ti­ca, el Ca­ma­ro ve­nía ha­cia mí, aún no veía pe­ro sa­bía que es­ta­ba cer­ca.

La agi­li­dad que hoy lo re­pre­sen­ta lo po­si­cio­na un es­ca­lon más arri­ba que su an­te­ce­sor, aho­ra es un po­co más “pe­que­ño” (li­te­ral­men­te en­tre co­mi­llas) y más atlé­ti­co. Es el pri­mer au­to de Ge­ne­ral Motors en in­te­grar una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de 10 ve­lo­ci­da­des, una ca­ja don­de los cam­bios en ciu­dad pue­den lle­gar a ser im­per­cep­ti­bles, pe­ro en pis­ta trans­mi­ten con un fuer­te gol­pe­teo el em­pu­je de la bes­tia en ca­da ace­le­ra­ción, ofre­cién­do­te la op­ción de ha­cer el cam­bio de ve­lo­ci­da­des ma­nual­men­te re­ga­lan­do el to­que fi­nal de di­ver­sión que bus­cas en un de­por­ti­vo, y más aún, en un con­ver­ti­ble.

Co­lor ro­jo y con el fren­te que lo ca­rac­te­ri­za se acer­có a don­de nos en­con­trá­ba­mos fir­man­do el pa­pe­leo pa­ra lle­vár­nos­lo a ca­sa, a lo le­jos dio la vuel­ta y lo ví pa­sar fren­te a mí mos­tran­do to­do su in­te­rior al cru­zar des­ca­po­ta­do, su ae­ro­di­ná­mi­ca ca­rro­ce­ría me des­lum­bró pe­ro el so­ni­do de su co­ra­zón me hi­zo es­tre­me­cer.

Che­vro­let Ca­ma­ro siem­pre ha si­do con­si­de­ra­do co­mo uno de los ri­va­les más po­de­ro­sos del fa­mo­so “pony-car”, y sin du­da tie­ne con qué dar ba­ta­lla. Trae un le­ga­do ca­lle­je­ro di­rec­to a la pis­ta y lo­gra ace­le­rar de 0 a 100 km/h en so­lo 3.5 se­gun­dos gra­cias a su mo­tor V8 su­per­car­ga­do de 6.2L, 650 bhp y 650 lb-pie.

El “Mus­cle Car” se pos­tra­ba an­te mí pre­su­mien­do de un in­men­so co­fre com­pues­to de fi­bra de car­bono con una en­tra­da de ai­re pa­ra ex­pul­sar el ca­lor del mo­tor, pro­duc­to de tan­ta po­ten­cia que bus­ca sa­lir de al­gu­na ma­ne­ra. En ca­da ace­le­ra­ción el au­to se mo­vía co­mo que­rien­do sa­car la fu­ria que lle­va­ba por den­tro, pa­re­cía un dra­gón ro­jo lleno de fue­go y... es­ta­ba es­pe­rán­do­me.

MÁS Y MÁS

En el ha­bi­tácu­lo no po­día fal­tar la de­por­ti­vi­dad ca­rac­te­rís­ti­ca de la sex­ta y nue­va ge­ne­ra­ción de Ca­ma­ro en su edi­ción ZL1 (el más po­ten­te con­ver­ti­ble); asien­tos Re­ca­ro en piel con in­ser­tos de ga­mu­za ca­le­fac­ta­bles y ven­ti­la­dos, vo­lan­te fo­rra­do en ga­mu­za con ajus­te te­les­có­pi­co y con­tro­les de man­do, ami­ga­ble tec­no­lo­gía con pan­ta­lla táctil de ocho pul­ga­das, un car­ga­dor inalám­bri­co pa­ra smartp­ho­ne y un Head-up Dis­play bas­tan­te fun­cio­nal pa­ra al­tas ve­lo­ci­da­des y ver la in­for­ma­ción que re­quie­ras so­bre el vo­lan­te (en el pa­ra­bri­sas) sin ne­ce­si­dad de vol­tear y per­der mi­lé­si­mas de se­gun­do en distractores.

Es un vehícu­lo 2+2, eso sí, las dos per­so­nas de atrás de­ben te­ner unas pier­nas muy del­ga­das y pe­que­ñas, es un de­por­ti­vo, su fuer­te no es lle­var pa­sa­je­ros ex­tras.

La di­rec­ción es pre­ci­sa y la sus­pen­sión rí­gi­da, su di­na­mis­mo en cur­vas com­ple­men­tan to­dos sus sín­to­mas pa­ra diag­nos­ti­car que es to­do un muscu­loso de­por­ti­vo con una gran he­ren­cia.

Es un au­to pe­sa­do pe­ro ya se pu­so a die­ta, y aun­que si­gue sien­do un vehícu­lo gran­de, po­de­ro­so y es­truen­do­so, sus ki­li­tos de me­nos se no­tan en su ace­le­ra­ción, al­can­zan­do una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 320 km/h.

CUEN­TA CON Cus­tom Launch Con­trol pa­ra un me­jor des­pe­gue.

EL CA­MA­RO más po­ten­te de la his­to­ria.

VO­LAN­TE DE ga­mu­za ca­le­fac­ta­ble con con­tro­les.

DIVISOR DE­LAN­TE­RO más agre­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.